dieta-ovarios

Cómo debe ser tu dieta para adelgazar o mantener el peso si tienes ovario poliquístico

Este trastorno ginecológico puede producir aumento de peso en las pacientes que lo sufren. Te decimos qué debes hacer si lo padeces y cómo puedes perder esos kilos que te sobran

by Nuria Safont

Aumentar de peso cuando se padece ovario poliquístico (SOP) es algo que les sucede a muchas mujeres que sufren esta afección, algo que se puede solucionar con una buena dieta que permitirá adelgazar sin poner en riesgo la salud. Por eso, antes de empezar un régimen para perder peso, es importante averiguar qué es lo que produce ese aumento de kilos. Averiguada la causa, la ayuda de un especialista nos ayudará a conseguir nuestro objetivo. Antes de hablar de la dieta, te explicamos qué es el ovario poliquístico y qué lo causa. 

- Leer también: Dieta para perder peso: menú semanal y trucos que no fallan

¿Qué es el ovario poliquístico? 

Se trata de un desequilibrio hormonal que se suele desarrollar con el inicio de la pubertad o durante la vida reproductiva de la mujer y que afecta a entre un 8% y 20% de ellas en todo el mundo.

"Aunque se desconocen sus causas, este síndrome se relaciona con un exceso de insulina. Si los niveles de esta hormona se elevan más de la cuenta, se puede aumentar la producción de andrógeno y, en consecuencia, provocar dificultades en la ovulación, además de mayor acné o desarrollo excesivo de vello. También, el factor hereditario es otra de las causas que pueden estar detrás de esta alteración hormonal", nos explican desde Intimina. 

- Leer también: Cómo perder peso definitivamente y no volver a engordar 

¿Cómo sé si lo tengo? 

El médico es el que te tiene que indicar que lo sufres. Eso lo verá a través de una ecografía transvaginal en la visita anual al ginecólogo. Pero hay síntomas que pueden hacerte sospechar que lo sufres. Por ejemplo: 

Reglas irregulares. Puedes tener reglas muy abundantes en ocasiones y en otras no sangrar apenas. También puedes tener el periodo durante muchos días o no tener retrasos en la menstruación. 

Exceso de vello facial o corporal. Si se tiene altos niveles de andrógenos, es posible que crezca pelo en zonas no deseadas. También es posible padecer adelgazamiento del cabello en una etapa más madura de la mujer.

Aumento de peso. Como decíamos, engordar es algo habitual en las personas que sufren ovario poliquístico. De ahí que sea necesario cuidar la dieta y hacer ejercicio para evitar los kilos de más, ya que un exceso de peso puede provocar complicaciones en la salud, como diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiacas. De hecho, según indica el doctor Florentino Garrido, especialista en ginecología del Centro Ginecológico de HM Regla ha sido reconocido recientemente como el principal factor de riesgo cardiovascular en mujeres en edad reproductiva, considerándose actualmente una forma de expresión del síndrome metabólico (hipertensión, aumento de la glucosa, dislipemia, gota y obesidad abdominal). De ahí que sea tan importante un diagnóstico temprano del SOP y un abordaje multidisciplinar. 

Acné hormonal. Dos semanas antes de que baje la regla, los estrógenos y progesterona disminuyen drásticamente si el óvulo no ha sido fecundado, mientras que se produce un ligero aumento de la testosterona. En concreto, esta hormona es un tipo de andrógeno que, entre otras cosas, desencadena la producción de aceite en la piel y en los folículos capilares. Si los niveles de andrógeno son elevados, es más probable experimentar acné.

Fatiga. La falta de energía es otro síntoma común que experimentan algunas mujeres con este síndrome. También dolores de cabeza, ansiedad o, incluso, depresión.

Problemas para quedarte embarazada. Los quistes que aparecen en los ovarios pueden interrumpir la ovulación y causar infertilidad.

Dolor en el abdomen. Los calambres y el dolor abdominal son síntomas habituales que se dan en las personas que sufren este problema ginecológico. 

- Leer también: ¿Cuanto peso puedo perder en una semana?

 

¿Por qué es tan importante la dieta si sufres SOP? 

Como decíamos, el síndrome de ovario poliquístico aumenta el riesgo de sufrir una serie de complicaciones metabólicas que pueden poner en riesgo tu salud. Por eso, es importante cuidar tu alimentación para, en la medida de lo posible, reducir ese riesgo. Según explica el especialista de HM Regla, el doctor Florentino Garrido, "la atención de la paciente debe ayudarle a tratar sus necesidades inmediatas (acné, hirsutismo, transtornos menstruales, esterilidad…) y a la prevención de las complicaciones a largo plazo (resistencia a la insulina, diabetes tipo II y síndrome metabólico-riesgo cardiovascular). Cuando los cambios en el estilo de vida son apoyados por medidas farmacológicas adecuadas y un control médico mantenido, las complicaciones a largo plazo pueden ser controladas y la calidad de vida será adecuada para las pacientes con SOP". 

La dieta para adelgazar o para mantener tu peso corporal óptimo no difiere de lo que los expertos denominan una alimentación sana y variada. Antonia González, directora general de Psicofertilidad natural nos explica qué comer si sufrimos ovario poliquístico. Según la experta, "el objetivo es llegar a diseñar un estilo de vida saludable que vaya bien y fomentar la alimentación consciente, el bienestar emocional y el ejercicio físico óptimo". Estos son los cambios que debes realizar: 

  • Para mantener un peso saludable: moderar el consumo de hidratos de carbono va a aportar ventajas tanto en la pérdida de peso como en el control de las glucemias y, por tanto, en la mejora de la resistencia a la insulina.
  • Eliminar el alcohol, los ultraprocesados y el azúcar: ayudará a reducir la inflamación.
  • Pintar de verde los platos: los vegetales de hoja verde son ricos en ácido fólico, una vitamina esencial en la regulación hormonal.
  • Sumar en vegetales ricos en fibra: la fibra también es un buen aliado para mantener buenos niveles de azúcar en sangre y las hormonas bajo control además de favorecer a la microbiota (intestino). Concretamente todas las familias de las coles como el brócoli, la col kale, la col lombarda van a potenciar el correcto equilibrio de las hormonas femeninas, los estrógenos.
  • Las frutas, en abundancia: contienen elevadas cantidades de antioxidantes y polifenoles, que hacen frente a los procesos inflamatorios.
  • Prestar atención a los niveles de vitamina D: un déficit de vitamina D está asociado a una mayor resistencia a la insulina y a un aumento de peso así que una buena medicina es tomar el sol.
  • No olvidar las grasas saludables: aguacate, aceite de oliva virgen extra, frutos secos, aceitunas, pescado azul, semillas de chía. Todos ellos actúan como antiinflamatorios, permiten sentirse saciados y favorecen el equilibrio del azúcar en sangre.
  • Introducir pausas con el ayuno intermitente: se trata de una estrategia nutricional que consiste en alternar periodos de comer con otros de ayunar permitiendo al cuerpo utilizar la energía almacenada. Se puede empezar por cenar pronto y dejar entre 12-14h al cuerpo en ayuno. Eso sí, Antonia González recomienda que se realice con la ayuda de un profesional. 
  • Practicar deporte con regularidad: mejora el estado emocional, mejora el perfil hormonal.
  • Reducir el estrés: es un factor clave en la salud. Los niveles alterados de cortisol (hormona del estrés) dan como consecuencia: incremento del nivel de glucosa en sangre, retención de líquidos, fatiga, depresión, ansiedad, hinchazón, exceso de grasa abdominal, etc. Un sueño reparador, la meditación, el yoga, el mindfulness pueden ser aliados.

- Leer también: Perder peso: 15 trucos para adelgazar sin dieta ni ejercicio

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie