Mujer con ansiedad anticipatoria

Psicología

¿Sabes qué es la ansiedad anticipatoria?

¿Y si mi pareja rompe conmigo? ¿Y si me despiden del trabajo? Perdemos mucho tiempo y energía vaticinando cosas negativas que, después, ni siquiera suceden

by Gtresonline

Nerviosismo, agitación, aumento del ritmo cardíaco, sudoración, dificultad para controlar determinadas situaciones… Son muchas las personas que han sufrido ansiedad en algún momento de su vida. Tanto es así que, la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha advertido de que este trastorno mental, que afecta al 6,7 % de la población de nuestro país, exactamente la misma cifra de personas con depresión, está en aumento. Sin embargo, la ansiedad a veces viene acompañada por un apellido desconocido por muchos: anticipatoria. La anticipación está relacionada con imaginar el futuro, algo que no tendría por qué ser necesariamente negativo. No obstante, cuando hablamos de ansiedad, estos pensamientos son negativos. El organismo se activa para advertirnos de un posible peligro, aunque este sea inexistente. Como ocurre con todos los trastornos mentales, la ansiedad anticipatoria tiene que ser tratada cuanto antes para que el problema no vaya a más. 

- Lee también: ¿Se puede vivir sin emociones?

Pensamientos catastróficos

¿Y si mi pareja rompe conmigo? ¿Y si me despiden del trabajo? ¿Y si no responde mis llamadas por que le ha pasado algo? La inmensa mayoría de personas perdemos mucho tiempo y energía vaticinando cosas negativas que, después, ni siquiera suceden. Nos gusta tener todo bajo control e imaginamos lo peor que podría ocurrir en cualquier situación. La ansiedad anticipatoria no entiende de géneros ni edades. Puede afectar a cualquier persona, aparecer en cualquier momento y, a pesar de ser síntomas desagradables, puede contribuir a nuestro crecimiento personal, ya que nos mantiene alerta y nos protege ante hechos que podrían ser peligroso. Sin embargo, cuando se nos va de las manos, este estado de alerta constante puede convertirse en una verdadero quebradero de cabeza.  

Esta respuesta de anticipación del organismo, que es involuntaria, se produce al pensar en una determinada acción, pero no cuando la estamos ejecutando. Además del miedo y la angustia que rodean a estos pensamientos, este trastorno mental puede venir acompañado de una serie de síntomas físicos, como taquicardia, mareos y nauseas, tensión muscular, tartamudeo, dolor de cabeza o incapacidad de concentración. Estas molestias pueden ser muy intensas y vívidas, por lo que pueden conducir a la persona a un ataque de pánico. La pandemia del coronavirus puede alimentar este tipo de ansiedad. Una de las preguntas más repetidas desde que se desatara la alarma sanitaria ha sido: '¿Y si me contagio?'

-Lee también: Que el coronavirus no pueda contigo: así debes vencer el pánico social y la ansiedad

Pautas para 'silenciar' pensamientos negativos

  • Céntrate en el 'aquí' y el 'ahora': La ansiedad anticipatoria se produce porque estamos pensando en el futuro. Tenemos que centrarnos en el momento presente e intentar vivir el hoy y no obsesionarnos con lo que podría pasar.
  • Aprende a controlar la negatividad: Tenemos que tratar de desviar los pensamientos negativos de nuestra mente. Sustituye el mensaje de 'Voy a ser incapaz' por el de 'Estoy preparado: yo puedo'.
  • Prepárate para la incertidumbre: La vida está llena de cosas inciertas, que pueden acabar siendo realmente satisfactorias. Tenemos que aprender a vivir con la incertidumbre que nos rodea y aprender a gestionarla sin miedo.
  • Técnicas de relajación: Además de practicar ejercicio físico, que libera la mente, podemos ayudarnos de técnicas de relajación y mindfulness, que contribuyen a tomar conciencia de nuestros procesos mentales haciendo que la mente deje de 'dominarnos'. 

-Lee también:  Descubre cómo la albahaca puede ayudarte a dormir mejor

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie