tomillo

Cómo aprovechar todos los beneficios y propiedades del tomillo

Esta hierba aromática tan utilizada en la cocina mediterránea es útil para tratar procesos de las vías respiratorias, así como problemas digestivos

by Pilar Hernán

No son pocas las plantas medicinales nos echan una mano para mitigar problemas de salud. Desde la antigüedad, se vienen usando sus propiedades, aprovechando los múltiples beneficios de estos remedios naturales que tenemos al alcance de nuestra mano. Una de ellas es el tomillo, una hierba muy habitual en las cocina mediterránea, por sus propiedades aromáticas. Pero sus usos son muy variados, tal y como nos explica la farmacéutica Mar Sieira, que nos detalla que esta planta tiene múltiples propiedades beneficiosas para nuestra salud, entre las que podemos destacar las siguientes: antibacterianas, antivíricas, antiinflamatorias, antifúngicas, expectorantes, digestivas, mucolíticas, antioxidantes, carminativas, analgésicas, antisépticas, antitusivas o diuréticas, además de que puede ayudarnos a disminuir la presión arterial. Sin duda, un cúmulo de virtudes que nos anima a incorporarlas a nuestro particular botiquín de remedios caseros.

Lee también: Convierte tu huerto en un botiquín natural

En forma de infusión

¿Cómo podemos sacarle partido? La experta nos cuenta que del tomillo podemos utilizar tanto sus hojas y flores, para realizar infusiones con ellas, como su aceite esencial, tanto de manera externa como ingerido. “Según su modo de uso, se utilizarán unas u otras propiedades de esta planta aromática con usos medicinales”, matiza y nos cuenta que ingerido como aceite esencial (3-5 gotas es suficiente, mezclado siempre con miel o azúcar disuelta en agua, o añadido en tu infusión) se considera un estimulante de las defensas, antiséptico, antibacteriano y antifúngico. También por sus propiedades balsámicas y expectorantes, se utiliza en procesos de las vías respiratorias. Y detalla además que puede utilizarse también como estimulante del apetito, para mejorar la digestión y como diurético.

Lee también: Te contamos cómo sacar partido a estos 10 aceites esenciales

Un gran antioxidante de la despensa

Meritxell Martí nos cuenta que destacan también sus propiedades antioxidantes, gracias sus componentes fenólicos (la luteína, la zeaxantina y timonina), útiles para captar los radicales libres. Y detalla que uno de los componentes responsables de sus acciones es el timol, de propiedades desinfectantes y antiespasmódicas, además de cicatrizante y expectorante. Tiene un alto contenido en vitamina C, cobre, hierro y manganeso. Tal vez desconocías otro de sus usos, en enjuagues bucales, para ayudarnos a evitar los problemas de piorrea y otras infecciones bucales, mediante el uso de una infusión concentrada de tomillo. Y la farmacéutica nos explica que ayuda a mejorar el estado de ánimo, gracias a su alto contenido en vitamina B6.

Lee también: Dieta antiedad: ¿Cuáles son los cinco alimentos que te ayudan a envejecer mejor?

También beneficia a tu piel y tu pelo

Mientras, en relación a su uso externo, Mar Sieira nos cuenta que puede ser utilizado como relajante muscular y como repelente de mosquitos. De manera externa puedes usarlo mezclado con alcohol o aceite. La experta nos cuenta que también tiene otros usos cosméticos para mejorar el estado de tu piel y de tu pelo. “Sobre el rostro puedes añadir unas gotas a tu crema hidratante para conseguir un efecto sebo regulador y antiarrugas. En el cabello, puedes mezclarlo con otros aceites para nutrirlo, mejorar la apariencia de las puntas abiertas y aportar brillo”, nos detalla la experta. Solo una cosa más que tienes que tener en cuenta: se desaconseja su uso en trastornos inflamatorios intestinales, durante el embarazo y en caso de insuficiencia cardíaca.

Lee también: Propiedades del jengibre y otras plantas medicinales

Bueno también para tu jardín

Un último uso que no tiene que ver directamente con tu salud, pero que te puede ser de mucha utilidad, es que puede ayudarte a tener tu huerto a salvo, pues es especialmente eficaz contra la mariposa de la col, un insecto inofensivo, pero que es un quebradero de cabeza pues se come los cultivos y constituye una verdadera plaga cuando reparte sus huevos entre lo sembrado.

Lee también: Protege tu pequeña huerta de las plagas de forma natural

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie