dieta-perder-peso4

¿Por qué adelgaza la dieta rica en proteínas?

Te ayuda a perder peso rápido pero tiene sus riesgos. Te explicamos en que se basan estos planes de alimentación y si es recomendable para librarte esos kilos de más

by Nuria Safont

Si estás buscando una dieta para perder peso, quizá hayas considerado realizar una dieta rica en proteínas, una forma de adelgazar rápido que, pese a su popularidad y que le ha servido a muchas personas para motivarse a deshacerse de los kilos que le sobran, cuenta con algunos detractores. A este tipo de régimen pertenecen dietas como la Dukan, que se basan en la eliminación de hidratos de carbono y grasas durante un tiempo para consumir solo proteínas. Estos nutrientes tienen un alto poder saciante. Sin embargo, consumir solo proteínas conduce al organismo a un estado que puede poner en riesgo la salud. 

Y es que necesitamos todos los nutrientes, puesto que son la base de las reacciones que se producen en nuestro organismo y que nos permiten vivir. Si se deja de consumir hidratos de carbono o se ingieren en cantidades mínimas se consumen las reservas de lípidos -grasas-. Esto moviliza rápidamente las grasas para utilizarlas como fuente de energía, con lo cual se adelgaza. El problema es que todo esto genera muchos cuerpos cetónicos en sangre (se acidifica el organismo, algo también muy tóxico). Cuando las reservas de energía bajan demasiado y como la ingesta de proteínas es muy elevada se fomenta la degradación de proteínas y suben los niveles de amonio (amoniaco). En conclusión, una dieta rica en proteínas puede adelgazar muy rápido, pero se produce una elevación de cuerpos cetónicos y amonio en la sangre, productos de alta toxicidad 

- Relacionado: Perder peso: Los 12 alimentos que te ayudan a quemar grasa 

En qué consisten las dietas ricas en proteínas 

Suelen constar de varias fases. Pongamos el ejemplo de una de las más famosas, la Dukan: 

Fase 1

Se consumen alimentos como carne, marisco, aves de corral, huevos o lácteos sin grasa. En total, son 72 alimentos autorizados. Excepto la clara de huevo, todos estos alimentos contienen otros nutrientes  como glúcidos y lípidos. La idea de esta primera fase es reducirlos al máximo. Dependiendo de cuánto peso se desee perder puede durar entre uno y diez días.

Fase 2

Durante un periodo de tiempo se combinan verduras más proteínas en días en las que se comen proteínas puras y otros en los que se consume proteínas más verduras. No existen restricciones en cuanto a la cantidad siempre que se consuman los alimentos autorizados que en esta fase suman 100 (72 proteínas más 28 verduras). Esta fase se prolonga hasta que se consigue el peso deseado.

Fase 3

En esta fase se vuelven a introducir todos los grupos alimenticios pero debe ser poco a poco y con limitaciones. Al volver a alimentarse con todos los nutrientes el organismo tratará de almacenar reservas, reducirá el gasto energético y asimilará cualquier alimento consumido. Por ello recomienda prolongar esta fase durante diez días por cada kilo perdido. Por ejemplo, si se han perdido cinco, se permanecerá 50 días.

Fase 4

Para no volver a recuperar el peso, se recomienda un seguimiento de la dieta al menos una vez por semana. Este día, se llevará a cabo el plan de ataque inicial, es decir, consumir proteínas puras. 

Pese a que puede parecer una dieta fácil y rápida, así como atractiva, el riesgo para la salud es elevado. Por ello, los nutricionistas insisten en que si se quiere perder peso sin dañar la salud se debe acudir a un experto que estudie el caso particular y diseñe una dieta a medida teniendo en cuenta el estilo de vida de cada uno. Rafael Birlanga, vicepresidente del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de la Comunitat Valenciana (CODiNuCoVa) y dietista-nutricionista nos lo explica en esta entrevista. 

- Relacionado: Perder peso: Caminar adelgaza, pero si lo haces así

¿Por qué adelgaza la dieta proteica?

Por lo general este tipo de "Dietas milagros" o "de moda" conllevan aparejadas malas pautas de alimentación: nos hacen perder el peso por la restricción de diferentes grupos de alimentos necesarios en nuestra alimentación cotidiana. En este caso concreto, eliminan grupos como son las grasa y los hidratos de carbono, entre otros.

Siempre que busquemos mejorar o realizar cambios en nuestra alimentación deberíamos acudir a un/ dietista-nutricionista, profesionales sanitarios que nos ayudarán a obtener nuestros objetivos sin poner en riesgo nuestra salud. 

- Relacionado: Dieta para perder peso: menú semanal y trucos que no fallan

¿Puede perjudicarnos?

Si no tenemos una supervisión sanitaria adecuada a través de un dietista-nutricionista, sí. Y si, además, partimos con alguna patología previa, es más probable que tenga consecuencias negativas para nuestra salud. También es muy posible que nos cause un "efecto rebote" por eliminar las buenas pautas de alimentación durante el proceso.

 

¿Qué alimentos se consumen?

Principalmente se trata de alimentos proteicos; carnes, pescados, huevos, lácteos. También se suelen incluir verduras. Y, en muchas ocasiones, se acompañan de batidos proteicos o suplementos específicos.

¿Cuáles son los prohibidos?

Por lo general hay una gran restricción de muchos grupos importantes de alimentos no proteicos como son las grasa (aceite de oliva), Hidratos de carbono (integrales y refinados), las frutas (por su contenido en fructosa), o las legumbres.

- Relacionado: Ejercicios y dieta para un vientre plano, si tienes más de 40

¿Cuánto se puede adelgazar?

No es tan importante el cuanto si no el cómo. A través de este tipo de "dietas de moda o milagro", se consiguen resultados (si se consiguen) rápidos que nada van a tener que ver con una mejora ni en nuestra salud, ni en nuestros hábitos de alimentación, ni en nuestro estilo de vida. Es muy probable que, una vez finalizada la dieta, se produzca el conocido “efecto rebote”.

¿Es apta para todos?

Será la o él Dietista-Nutricionista quien, a través de la realización de una historia clínica exhaustiva, un registro y valoración de nuestros hábitos alimentarios y dietéticos y una revisión de nuestro estilo de vida diseñe de manera adaptada y personalizada la pauta más adecuada a cada paciente, teniendo en cuanta estos factores. También debe ser el encargado de realizar una supervisión hasta conseguir mejorar o alcanzar el objetivo.

- Relacionado: Perder peso: 15 trucos para adelgazar sin dieta ni ejercicio

Más sobre: