cuerpo

Solo necesitas 3 minutos al día para lograr un cuerpo perfecto

Yoko Mizoguchi, bailarina y experta en reajuste corporal, te revela el secreto para mejorar tu postura y conseguir una figura esbelta

by Nuria Safont

Si tu deseo es conseguir un cuerpo perfecto, una silueta esbelta y dejar atrás las malas posturas que te encorsetan, estos son tus ejercicios. De la mano de Yoko Mizoguchi, bailarina profesional y autora del libro 'Cuerpo perfecto en 3 minutos', (Ed. Kitsune Books) lograrás desbloquear tus articulaciones, acabarás con la rigidez muscular y conseguirás una figura que todo el mundo envidiará. ¿Cómo? Así de fácil. 

- Leer: Ejercicios para reducir cintura en un mes según el método japonés Sakuma 

El sueño de tener el cuerpo de una bailarina 

Todos sabemos que los cuerpos de las bailarinas son flexibles, elegantes y que, además, sus piernas son largas y esbeltas. Esto era algo de lo que carecía Mizoguchi, a pesar de dedicarse al ballet, y fue lo que la llevó a investigar qué podía hacer para mejorar su figura. Así que se lanzó a buscar qué ejercicios logran una postura más correcta y cuáles son los movimientos que la perfeccionen. Esto la llevó a perfeccionar un método que se centra en escuchar al cuerpo y comprender sus necesidades: el Awareness anatomy, de la clínica Studio Pivot. 

A partir de ahí diseñó su propio programa que aplicó al yoga, pilates y al ballet y dio forma a su método de reajuste corporal. Este método se basa en ejercicios sencillos y rápidos, de menos de 30 segundos cada uno, que desbloquean las articulaciones de las caderas ya la pelvis y reajustan el cuerpo. ¿Resultados? Con la práctica diaria de estos ejercicios, que no te llevará más de 3 minutos al día, conseguirás recuperar la flexibilidad y tus movimientos se verán más elegantes y naturales. 

Otro punto positivo a favor de este método es que los ejercicios los puede llevar a cabo cualquier persona, sea cual sea su edad, peso o género, y realizarlos en cualquier lugar. 

- Relacionado: Ejercicios para perder peso con el revolucionario método Sakuma

Mejora la postura y ayuda a adelgazar

Pese a que el fundamento de esta metodología está enfocada, sobre todo, a mejorar la flexibilidad del sistema musculoesquelético, también te ayuda a perder peso, puesto que también se activa el metabolismo y se eliminan desechos. Y, por supuesto, se reducirán los dolores musculares y articulares. 

Para entender su programa de reajuste postural, Yoko Mizoguchi te explica que existen varios tipos de cuerpo o, como ella define, 'armaduras': la armadura oxidada, la armadura fornida, la armadura estilizada y la armadura invisible. Todas ellas vienen marcadas por el estilo de vida que llevamos. 

'Armadura' oxidada

Es común en aquellas personas que trabajan sentadas en una mesa o mantienen la misma postura durante mucho tiempo. Suele ser habitual que no se muevan demasiado y llevan una vida sedentaria. Eso hace que se tenga el cuerpo oxidado y tenso y que las articulaciones no se muevan con facilidad. Por eso, es más frecuente que se desarrollen problemas de hombros, de espalda o de caderas. En este caso, es necesario relajar y ajustar el cuerpo lo antes posible, puesto que incluso los estiramientos pueden provocar dolor. 

'Armadura' fornida 

Suele ser característica de aquellas personas que hacen deporte pero que no tonifican. También es habitual que estas personas utilicen los músculos de las caras exteriores para moverse, por lo que los de la cara interior estarán duros y tensos. Según la autora, es cierto que al ejercitar los músculos se queman grasas, pero si no se hace de la forma correcta tanto los hombros como las caderas se tensarán. Aunque se consiga adelgazar y ganar masa muscular, no se desarrollará una figura esbelta. Estas personas deben realizar ejercicios suaves. 

'Armadura' estilizada 

Es frecuente en aquellas personas que se preocupan mucho por su físico. También suele ocurrir que adopten posturas tensas sin quererlo, ya que al caminar con los glúteos apretados, abrir el pecho o unir los omoplatos se tensen los músculos sin querer. Al no tratarse de una postura natural, se realiza un sobreesfuerzo que acaba perjudicando la figura además de producir dolor. 

'Armadura' invisible 

Es la propia de aquellas personas que se mueven con delicadeza y suavidad. Suele ser habitual en las que practican yoga, pilates o ballet. Aunque pueda parecer que sus movimientos y su postura es natural, en realidad es fruto del trabajo y de la práctica. Y aunque parece que emplean bien las articulaciones, también corren el riesgo de sobrecargar. La autora señala que quienes entran en esta categoría tienen el cuerpo flexible, pero sufren dolores como el de cadera. 

- Relacionado: Ejercicios para adelgazar si tienes más de 50 años

 

Ejercicios para transformar tu cuerpo y lograr una figura perfecta en cinco pasos 

El método creado por Yoko Mizoguchi se centra en cinco partes elementales del cuerpo: la pelvis y las caderas, los hombros, los omóplatos, los glúteos y los tobillos. Al destensar estas partes del cuerpo, lograrás una figura esbelta y elegante además de flexible. Dejarás de forzar el cuerpo y, de manera inconsciente, adoptarás una postura natural. Realiza los siguientes ejercicios cada día durante 30 segundos cada uno. Al final, invertirás 3 minutos en completar toda la serie. 

Camina con los glúteos 

Mueve la cadera hacia la izquierda y derecha como si dieras pasos con las nalgas y, después, lleva la pelvis hacia delante y hacia atrás. Con este ejercicios desbloquearás las articulaciones de la pelvis y la movilidad de la cadera mejorará. 

Rota los hombros

El simple hecho de destensar las articulaciones de los hombros ayuda a eliminar la tensión entre el cuello y los hombros y, así reducir la tortícolis. Esto ayuda a mejorar la postura y evita el encorvamiento. 

Rota los omóplatos 

Al hacerlo, se relajan y con ello se destensa la espalda. También puedes ponerte en pie y erguida levantar suavemente los hombros como si fueran a tocarse las orejas. 

Estimula los glúteos

Si están tensos, el rango de movimiento de las articulaciones de la cadera se reduce, tiran de la pelvis hacia abajo y se produce el dolor y la tensión en la postura. Para destensarlos puedes hacer movimientos rotatorios sobre una pelota. 

Estira los tobillos

Existen varios ejercicios para destensar los tobillos. Uno de los más sencillos es estirar las piernas y poner los pies en punta y flex. También puedes poner el pie sobre un bordillo con el talón en la parte de abajo y tirar de él hacia abajo. Una vez destensados los tobillos caminarás con más elegancia. Además, ayuda a combatir la retención de líquidos.   

- Relacionado: Ejercicios en casa para reafirmar glúteos, piernas y abdomen 

Más sobre: