anacardo

Los motivos que te animarán a incluir los anacardos en tu dieta

Este fruto seco destaca por ser una excelente fuente de grasas saludables, así como de vitaminas y minerales

by Pilar Hernán

Los frutos secos se han ganado, por méritos propios, su lugar de honor dentro de las dietas saludables. Son muchos los nutricionistas que recomiendan su consumo, convirtiéndolos en uno de los snacks más recomendables para tomar a media mañana o a media tarde. Mucho te hemos hablado de las almendras, los pistachos o las nueces. Y hoy queremos centrarnos en el anacardo. Es importante destacar que este saludable tentempié, crudo o tostado al horno y preferentemente orgánico, es una excelente fuente de grasas saludables, minerales como el hierro, ácido fólico, vitaminas, antioxidantes y fibra, tal y como nos cuenta Laura Parada, nutricionista del centro madrileño Slow Life House.

¿Cuáles son los beneficios que podemos destacar?

  • Son un buen aliado en los casos de hipertensión, pues contribuyen a disminuir las cifras de la presión arterial sistólica.
  • Reducen los factores de riesgo del síndrome metabólico y, por consiguiente, ayudan a tener un un menor riesgo de padecer diabetes.
  • Mejoran nuestra salud cardiovascular.
  • Su consumo está relacionado con una mayor longevidad.
  • Favorecen el buen descanso, gracias a su contenido en triptófano.
  • Y, por último, la farmacéutica Mar Sieira destaca además que uno de sus mayores beneficios radica en la regulación de los niveles de colesterol, ya que se ha estudiado que un puñado al día de este preciado alimento, ayuda a rebajar el LDL.

Lee también: Descubre cuáles son los mejores frutos secos

Evitar los fritos y mejor sin sal

La experta de Slow Life House recomienda que sean tostados, no fritos, y preferiblemente sin sal. Entre sus propiedades hay que destacar, como decíamos, que nos aportan proteínas y grasas buenas, por lo que, además, nos mantendrán saciados durante más tiempo, gracias a su aporte de fibra. Son, sin duda, un alimento muy completo en opinión de la experta en nutrición, que aún destaca un extra más: contienen proporciones equitativas de hidratos de carbono, proteínas y grasas, lo que los convierte en un tentempié perfecto para comer entre horas. Eso sí, tal y como cuenta Laura Parada, su sabor dulzón no engaña, y es que los anacardos son los frutos secos con mayor contenido en azúcar. Sin embargo, compensan este exceso aportando buenas dosis de vitaminas B3, K, A y potasio. Son estupendos a la hora de reforzar el sistema inmunitario.

Lee también: Frutos secos, sí, pero hay que tomarlos con moderación

Comerlos con moderación

“Y no nos deben preocupar sus calorías si los tomamos naturales y en raciones moderadas. Un puñadito de frutos secos para merendar es un snack perfecto y son también un complemento ideal para las ensaladas o para los desayunos”, nos contaba la nutricionista Elisa Blázquez. “Efectivamente, los mal llamados frutos secos (en realidad son semillas), están compuestos, en su gran mayoría, por grasa. Pero grasa vegetal, muy poco saturada, tan buena como la del aguacate y tan saludable como el aceite de oliva. Todas son grasas vegetales y engordan, por supuesto, si se toman en grandes cantidades. Pero además los frutos secos también aportan, minerales, vitaminas, oligoelementos y hasta proteínas”, añade el doctor Leo Cerrud.

Más sobre: