dolor muñeca

¿Cómo aliviar el dolor de la tendinitis? ¿Cuánto tarda en curarse? Resolvemos todas tus preguntas

Se trata de una lesión inflamatoria que afecta a la calidad de vida de quien la padece

by Pilar Hernán

Estamos ante uno de los procesos inflamatorios que más molestias genera a muchas personas. Sobre todo, porque son lesiones que de forma habitual tardan en curarse y afectan a la calidad de vida de quienes las padecen. Y para entenderlas, lo primero es dar una pequeña clase de anatomía para principiantes. Tal y como nos explica el doctor Marcos Paulino, portavoz de la Sociedad Española de Reumatología y del Hospital General de Ciudad Real, los tendones son las estructuras fibrilares que unen los músculos a los huesos. Por tanto, mueven al hueso transmitiendo la fuerza del músculo. También dan estabilidad a la articulación y permiten su adecuado funcionamiento. “Cuando el tendón se daña, lo puede hacer con inflamación importante (tendinitis) o con degeneración progresiva de su estructura y propiedades (tendinosis). Aparecerá dolor periarticular en movimiento y/o en reposo y la palpación de la zona suele ser dolorosa. Con el tiempo, si la lesión se cronifica, se desarrolla rigidez y pérdida progresiva del arco de movimiento, que puede estar presente desde el principio en casos severos”, nos detalla.

¿Se pueden prevenir?

Las más habituales se manifiestan en zonas como el hombro, el codo, la muñeca, la cadera, la rodilla, el tobillo o el pie, aunque  lo cierto es que cualquier articulación de puede verse envuelta, especialmente las que tienen más rango de movilidad o soportan más carga. Nos preguntamos si se pueden prevenir. “La realización de buenas normas de higiene postural, ejercicios aeróbicos, tablas rutinarias de estiramiento muscular, mejorará la elasticidad y tono de nuestro aparato locomotor y hará más difícil la aparición de las lesiones tendinosas”, nos cuenta el experto.

Lee también: Higiene postural: qué es y cómo cuidarla

¿Por qué se producen?

Dentro de las causas, se encuentran las sobrecargas repetitivas o los esfuerzos bruscos, como los que se desarrollan con el deporte. “De ahí que muchas tendinitis reciban nombres como codo de tenis, codo de golf, rodilla del saltador, del corredor, hombro del nadador, etcétera, relacionados con el ejercicio”, nos explica. “Por otro lado, hay personas predispuestas por su constitución, su carga genética, la calidad de su tejido conectivo, etc, lo que les origina frecuentes lesiones ante pequeños esfuerzos o de manera espontánea”, añade el doctor que matiza además que no hay que olvidar que ciertas enfermedades (diabetes, problemas de riñón), medicamentos (ciertos antibióticos, corticoides) o la propia edad (aumento claro del riesgo a partir de los 60 años), favorecen la presencia de tendinitis.

Lee también: La 'whatsappitis' y otras lesiones habituales que provoca un uso excesivo del móvil

Otra duda que nos surge es qué es mejor para la tendinitis, aplicar frío o calor. “Por norma general, el frío local es más beneficioso para combatir el componente de inflamación que en mayor o menor grado, se asocia a esta patología”, nos cuenta el experto que apunta que lo primero es diagnosticarla correctamente. “No es lo mismo una tendinitis aislada que otra que sea manifestación de una enfermedad reumática de base (inflamatoria, por depósito de cristales…) o que exista una rotura o desgarro tendinoso asociado (junto a la buena historia clínica y exploración física, la realización de la ecografía u otras técnicas de imagen, puede resultar fundamental)”, comienza explicando. Y detalla que el plan de acción parte de la realización de un reposo relativo inicial, evitando movimientos que exacerben el dolor, aunque no es aconsejable la total inmovilidad por riesgo de anquilosis articular. “Se usarán analgésicos, antiinflamatorios en ciclos cortos en cuadros con abundante inflamación y, en casos seleccionados o refractarios, férulas u ortesis puntuales e infiltraciones locales de medicamentos o productos biológicos”, nos cuenta.

Lee también: Trucos para reducir las lesiones, si pasas muchas horas de pie al día

Así es el proceso de recuperación

Como sucede en la mayoria de los casos de lesiones articulares y musculares, la fisioterapia puede convertirse en una buena aliada. “Los tratamientos fisioterápicos son un complemento ideal en este tipo de patologías. Las técnicas y aparatos del fisioterapeuta pueden acelerar la recuperación y conseguir que el paciente aprenda ejercicios y normas para minimizar recaídas”, explica. Y le hacemos al doctor una de las preguntas del millón: ¿cuánto tiempo se tarda en recuperarse de una tendinitis? “Es muy variable. Dependerá de la naturaleza de la lesión, el componente inflamatorio, la presencia de roturas asociadas, la constitución del enfermo… de unos días a meses, en función de los factores anteriormente mencionados y de los tratamientos recibidos”, nos dice.

Lee también: Así puede ayudarte la fisioterapia en casos de estrés

Y a muchos pacientes les queda la duda de cuáles son sus posibles complicaciones. “La principal, que exista un desgarro parcial o total del tendón, que se produzca retracción de los extremos tendinosos, presencia de calcificaciones o de abundante líquido en las vainas o bursas que los rodean. Cuando surgen complicaciones o el paciente es refractario a todo el tratamiento conservador, la opción quirúrgica (habitualmente artroscopia), resulta necesaria”, concluye el doctor Paulino.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie