suplemento de vitamina d

Vitamina D: ¿es necesario tomar suplementos también en los meses de verano?

Cuando hay más horas de luz y vivimos más al aire libre, es más sencillo recibir la dosis diaria necesaria. Por eso, nos planteamos si hay que suplementar también en la época estival

by Pilar Hernán

Mucho te hemos hablado en estos meses de confinamiento de los posibles déficits en los niveles de vitamina D debido a las largas semanas que hemos pasado en casa, en los casos de muchas personas sin contacto con el sol. Por eso, es importante que, tras la larga cuarentena, hagamos un chequeo para valorar cuáles son sus niveles. Y es que nos encontramos ante una vitamina con un gran peso en el buen funcionamiento del organismo. Y no deja de llamar la atención que pese a ser un país con un número muy elevado de horas de sol -su principal fuente-, son muchas las personas que tienen carencia de ella.

"Hoy en día en España más de la mitad de la población tiene unos niveles inadecuados de vitamina D, tanto los jóvenes como la población adulta y los ancianos. Varios estudios corroboran que esas deficiencias varían desde el 33% en los jóvenes hasta el 87 o 100% en los más mayores. En las personas mayores la piel va perdiendo la capacidad de sintetizarla y el hígado y el riñón también disminuyen su capacidad para convertirla en la forma activa de la misma (calcitriol).  Es cierto que ahora se pide en los chequeos de rutina, lo que nos permite tener y valorar datos de los que antes no disponíamos", nos cuenta la doctora Nines Almazán, médico de familia de la Clínica Instituto Palacios de Ginecología y Salud de la Mujer.

Lee también: ¿Es necesario tomar suplementos? Los expertos resuelven todas tus dudas sobre la vitamina D

La importancia de la exposición solar

Tal y como nos cuenta la farmacéutica Mar Sieira, de todas las acciones de la vitamina D, la mejor estudiada y la más importante se relaciona con la salud ósea. Y nos explica que para la mayoría de la población el 90-95% de los depósitos corporales dependen de la síntesis cutánea por la exposición solar.  Así, seguro que has escuchado que se estima que una exposición solar directa de 5-15 minutos/día en cara y brazos durante primavera, verano y otoño es capaz de mantener los depósitos de la vitamina en niveles adecuados. " La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio. El calcio es uno de los principales componentes de los huesos, la falta de calcio mantenida durante tiempo nos puede conducir a una osteomalacia, osteoporosis y, por consiguiente, a fracturas óseas. La vitamina D también juega un rol importante en el sistema nervioso, muscular e inmunitario", nos explica la doctora Almazán.

Lee también: Vitamina D: alimentos y hábitos que te ayudan a combatir su déficit en la cuarentena

¿La encontramos en los alimentos?

Todo ello porque, además, como nos confirma Mar Sieira, muy pocos alimentos contienen vitamina D. Es cierto que podemos echar una mano apoyando con la dieta, pero no es una vitamina que encontremos de forma habitual en nuestra cesta de la compra. Los ácidos grasos del pescado marino representan la fuente más rica de colecalciferol, siendo el salmón la fuente principal. Por esto, en determinados casos de carencia de Vitamina D, se hace necesario el aporte exógeno mediante suplementos nutricionales.

Lee también: Diez alimentos que te aportarán un extra de vitamina D

La pregunta es: ¿también en verano?

“Es posible que durante los meses de verano, si estamos expuestos al sol durante ese periodo de tiempo anteriormente mencionado, sea suficiente para que no tengamos que suplementarnos con Vitamina D. Pero si tienes deficiencia de ella, es muy probable que tu médico te haya prescrito tomarla durante todo el año, disminuyendo quizá la dosis durante la época estival”, nos explica la farmacéutica. "Depende fundamentalmente de si se tiene déficit de vitamina D y de las horas de luz a las que se vaya a estar expuesto. Se podría decir que, por lo general y teniendo en cuenta lo anterior, en verano no es necesaria la suplementación", nos explica por su parte la doctora Nines Almazán.

Lee también: Encuentran una relación entre los niveles bajos de vitamina D y el cáncer de mama

¿Podemos llegar a tener un exceso de vitamina D?

Tal y como nos explica la farmacéutica, la exposición excesiva al sol no produce toxicidad por vitamina D debido a los mecanismos de autorregulación de nuestro organismo, que limitan la cantidad de la misma producida en la piel. Mientras, “la probabilidad de toxicidad por ingesta de vitamina D proveniente de los alimentos es mínima. Es mucho más probable que se produzca toxicidad por el alto consumo de suplementos dietéticos que contengan vitamina D”. Por eso, que hayamos escuchado que, en general, la población española tiene un déficit de vitamina D no significa que todos tengamos que lanzarnos a tomar suplementos y, es más, hay que tomar siempre la dosis prescrita por nuestro médico. “Un exceso en sangre de vitamina D podría provocar depósitos de calcio en los tejidos blandos, la desmineralización difusa de los huesos, aumento de los niveles de calcio en la sangre (o hipercalcemia), además de toxicidad renal y cardiovascular irreversible”, nos explica la experta que recomienda, por ello, como siempre, consultar con el médico antes de tomar suplementos de vitaminas y minerales.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie