piel

Cómo preparar la piel para la salida a las calles

Con el desconfinamiento debemos intentar que nuestra piel sufra lo menos posible. Esta es la rutina que mejor la protegerá

by Nuria Safont

La mayoría de nosotros ya hemos podido salir a la calle a pasear con nuestros hijos, sacar a los perros o hacer ejercicio físico. Sabemos que el retorno a las calles debe ser gradual y que si nos ponemos a correr o hacer cualquier otra actividad debemos realizarla de forma paulatina. Pero, ¿qué pasa con nuestra piel? ¿Sabemos cómo debemos protegerla? Esto es lo que nos cuentan los expertos. 

- Relacionado: Remedios caseros para cuidar la piel seca durante la cuarentena

¿Cómo preparar la piel?

Debido al tiempo que hemos estado confinados en casa, es importante que extrememos las precauciones cuando salgamos de casa para evitar sufrir rojeces, deshidratación, quemaduras de piel y, a la larga, problemas graves como el cáncer o melanoma, todos ellos trastornos derivados de la exposición de la piel a los rayos UV. “La fuerte y constante radiación solar del verano debilitan la dermis y la epidermis, siendo la primera causa de fotoenvejecimiento. Por ello, debemos cuidarla con perseverancia y mimo para que sufra lo menos posible una vez comience el ansiado verano”, señala el doctor Vila-Rovira, del Instituto Vila-Rovira de Madrid. ¿Por dónde empezamos?

- Relacionado: Ejercicios de calentamiento, cardio y fuerza para el desconfinamiento

Lo primeros es seguir los mismos cuidados de higiene, hidratación, nutrición y exfoliación. Por ejemplo, Mar Santamaria, farmacéutica experta en salud y dermocosmética de PromoFarma, nos da las pautas

  • Exfolia. A nuestra limpieza diaria, es recomendable añadir la exfoliación una vez a la semana, para eliminar células muertas e impurezas. Pieles muy sensibles pueden no tolerar bien una exfoliación, por lo que resulta imprescindible escoger el producto adecuado, así como un limpiador diario adaptado a nuestro cuadro cutáneo.
  • Más hidratación. Es muy importante potenciar la hidratación en esta época. Factores como las altas temperaturas o la sobreexposición al aire acondicionado pueden provocar sequedad en la piel. Aunque tengamos una piel mixta o grasa, el mantenimiento de la hidratación es necesario.
  • Siempre con fotoprotector. Es el aliado imprescindible en cualquier rutina facial, por básica que ésta sea. No solo previene el fotoenvejecimiento de la piel y el daño solar; también potencia radicalmente la eficacia de los activos que hayamos podido aplicar antes. Si usamos un fotoprotector que aporte buena hidratación y algún “plus” como activo (reparador, antiedad o antimanchas), lo podemos aplicar como producto único tras la limpieza (con o sin color, y tendremos una rutina más que correcta). Las texturas ya no son como en el pasado: existen formulaciones para cada tipo de piel. Con hidratación duradera para las pieles secas o libres de aceite y muy ligeras para las pieles grasas. Si sales a correr, por ejemplo, elige un fotoprotector de absorción rápida, tipo gel y aplícalo 20 minutos antes de salir a la calle. 
  • Un plus en protección pero no un sustituto. La nutricosmética solar nos proporciona una ayuda extra para proteger la piel a la vez que favorecen la pigmentación. Hay que recordar que no sustituye el uso de un fotoprotector (aplicarlo cada 2 horas) cuando nos expongamos de manera más intensiva.
  • Si llevas mascarilla. Estos artículos de protección frente al coronavirus pueden acabar produciendo irritaciones en la piel. Tras el uso, aplica una crema hidratante con activos calmantes, por ejemplo, a base de ácido hialurónico. 
  • Qué hacemos con el maquillaje. Con el uso de las mascarillas, el sentido común nos dice que el maquillaje pasará a un segundo plano. Si queremos destacar los ojos “tengamos en cuenta que las pestañas llevan casi dos meses protegidas de los agentes externos, para ello deberemos maquillarlas con productos que tengan en cuenta la salud de la piel y la traten con delicadeza, al tiempo que la protegen de radicales libres, contaminación, etc.”, explica Diana Suárez, de RevitaLash Cosmetics.

- Relacionado: Coronavirus: las lesiones en la piel, un posible síntoma de la Covid-19

 

Cuídate también por dentro 

Más allá de los cuidados cosméticos, una buena alimentación también repercute en el estado de la piel. Por eso, debes prestar atención a lo que comes y elegir aquellos alimentos que favorecen. Raquel González, directora de educación de Perricone MD, sostiene que “la dieta es una parte fundamental para que la piel sea resistente a estos cambios bruscos, mejorando su barrera y reforzándola con ingredientes ricos en antioxidantes, como los frutos rojos o el té verde, ácidos grasos como el omega 3 (presente en el salmón), o con proteínas de alta calidad y bajo contenido en grasa”.

  • Frutas y verduras: son ricas en antioxidantes, antirradicales libres. Las de colores intensos como los tomates, las zanahorias, los pimientos, etc, son ricas en betacarotenos, sustancias que favorecen la producción de melanina. 
  • Huevo en tu dieta: es un alimento muy completo, que aporta los aminoácidos esenciales, bajo en calorías y que admite diversas preparaciones culinarias. 
  • Bebe agua: entre seis y ocho vasos diarios de agua al día, puesto que es necesaria para que el organismo funcione bien, hidrata y, además, mejora la elasticidad de la piel. 
  • Más omega 3: estas grasas poliinsaturadas, presentes en alimentos como el pescado azul o el aguacate, contribuyen a mejorar el aspecto de la piel, devolviendo un tono más luminoso. 
  • Fuera tóxicos: el tabaco, el exceso de alcohol, u otras sustancias nocivas para el organismo también alteran la salud de la piel, la vuelven más gris e intensifica la mala circulación y las ojeras. 

- Relacionado: Remedios caseros contra las ojeras

Un tratamiento para mejorar el aspecto 

Tras estos días de confinamiento, es probable que, al mirarnos al espejo, nos veamos la piel más grisácea, sin luminosidad e incluso apreciemos más líneas de expresión. En estos casos, quizá nos planteemos recurrir a un tratamiento de medicina estética para sentirnos más a gusto. El doctor Vila-Rovira insiste en la necesidad de tomar esta decisión con conciencia y acudir a un centro donde realicen, previamente, una evaluación médica, ya que no todos los tratamientos son aplicables a todas las personas. 

Y es que,  con la evolución de la digitalización y de las redes sociales, “la sociedad ha comenzado cada vez a ser más consciente de los beneficios que la medicina estética consigue. De forma exponencial a este conocimiento, emerge una alarma social debido a la mala aplicación y a la falta de información que muchos pacientes disponen sobre láseres pulsados, inyecciones de bótox o ácido hialurónico, en casos extremos, cirugías plásticas”.

“El éxito de estos tratamientos depende de la fisonomía, del tipo de piel y de la salud de cada uno, mientras que, si no se realiza en centros especializados, el resultado puede ser adverso y extremadamente perjudicial para el cliente”, concluye el experto.  

- Relacionado: Si vas a ponerte bótox o ácido hialurónico debes saber esto

Más sobre: