miedo-salir

Psicología

Miedo a salir de casa tras la cuarentena: así se manifiesta el 'síndrome de la cabaña'

Los psicólogos explican que hay personas que prefieren mantenerse en casa pese a la desescalada, por considerarlo el lugar más seguro frente al coronavirus

by Pilar Hernán

Llevamos días en los que se van dando pequeños pasos para el desconfinamiento. Se ha permitido, por fin, salir de casa a la mayoría durante franjas horarias establecidas, más allá de lo estrictamente necesario. Podemos hacer deporte de nuevo -para alegría de los runners- o pasear después de semanas encerrados en nuestras casas debido a la crisis sanitaria motivada por el coronavirus. Pero, aunque una gran parte de la población se echó a la calle, ávida de recuperar ese soplo de aire libre –aunque condicionado-, lo cierto es que mucha gente ha optado por permanecer en casa estos primeros días. Hemos pasado por muchas fases emocionales a lo largo de estas semanas y ahora hay quien tiene incluso cierta sensación de miedo a salir de su hogar a causa del virus que vino para robarnos el mes de abril, que diría Sabina, y nos atrevemos a decir que la primavera.

Lee también: Aprendizajes emocionales que nos llevaremos de la cuarentena

Así, nos podemos encontrar con síntomas como ansiedad y miedo, además de una incertidumbre mayor de lo normal ante el desconfinamiento progresivo anunciado por nuestros gobernantes. En estos casos, deberíamos pedir ayuda psicológica, en opinión de la experta Pilar Conde, directora técnica de Clínicas Origen, para quien la situación que estamos atravesando nos hace susceptibles de padecer el llamado 'Síndrome de la Cabaña', y que implica el temor a abandonar nuestro refugio durante estas semanas para no encontrarnos con ese 'enemigo' que aún sigue fuera, como nos repiten a diario las autoridades.

Lee también: ¿Por qué vamos a salir de la cuarentena siendo más resilientes?

Temor e inquietud ante un cambio de entorno

Aunque no se trata de una patología propiamente dicha, sí que hace así referencia a un trastorno que se manifiesta por medio de un conjunto de reacciones de temor e inquietud que una persona padece ante un cambio inminente de entorno, en este caso pasar del aislamiento a un ámbito de movimiento y relación normales, dentro de que todo parece un poco irreal en estos días de mayo. Una situación que encaja con este periodo de confinamiento y vuelta a la normalidad por fases. Estas circunstancias, explica la psicóloga, se producen tras nuestro aislamiento prolongado en casa (que ha sido más marcado en el caso de las personas que han pasado la cuarentena en soledad), un periodo de tiempo en el que, además, podemos haber padecido pérdidas significativas. Si a esto le sumamos el miedo a que alguien de los nuestros le suceda algo o a contagiarnos nosotros mismos, somos candidatos ideales a padecer alteraciones anímicas, estados ansiosos y otros problemas de conducta que nos hagan preferir quedarnos en casa, por considerarlo el lugar más seguro en estos momentos.

Lee también: Aburrirse durante la cuarentena: ¿puede tener también una parte positiva?

La pandemia como detonante de problemas psicológicos

Los expertos ya están atendiendo consultas on line de perfiles de pacientes con este cuadro, y como reconoce Pilar Conde, sobre todo en quienes viven solos y/o tienen dificultades de acceso a internet. La brecha tecnológica influye pues en este Síndrome de la Cabaña, que, por otro lado, no excluye a personas que nunca hayan tenido problemas psicológicos. Y es que los expertos apuntan a que una situación de pandemia puede ser un detonante para que comiencen a dar la cara problemas como la hipocondría, la tendencia a la depresión o sencillamente la falta de tolerancia a la incertidumbre y la frustración.

Lee también: Ser hipocondríaco en tiempos de coronavirus: así deben afrontar la cuarentena

Consejos para superar esta situación

  • Conviene ir retomando las actividades del día a día poco a poco, a nuestro ritmo, a medida que vaya ampliándose la desescalada.
  • La clave es hacerlo de manera progresiva, tanto en el tiempo como en las distancias, manteniendo al pie de la letra las medidas de seguridad recomendadas, para tener la confianza de que lo estamos haciendo bien.
  • Es muy importante no aislarse y mantener contacto con familiares y amigos, gracias a las nuevas tecnologías, y, cuando se pueda y siguiendo las pautas de las autoridades, en persona.
  • Expresar nuestros temores, entenderlos, validarlos, y elegir el camino de afrontamientos que queremos.
  • Si nos encontramos ante un nivel considerable de impedimento para reintegrarnos a la vida de manera escalada, lo mejor es solicitar siempre la ayuda de un profesional.

Lee también: Estrés postraumático y gestión del duelo no resuelto, las 'facturas' que tendremos que pagar

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie