cerebro

Coronavirus

Estrés postraumático y gestión del duelo no resuelto, las 'facturas' que tendremos que pagar

Cuando todo esto acabe nuestro cerebro nos podrá jugar malas pasadas. Aunque la resistencia ha sido su bandera durante el confinamiento, en la vuelta a la normalidad podremos experimentar cierta 'rendición'.

by Nuria Safont

En estos últimos meses, con la crisis sanitaria provocada por el coronavirus SARS-CoV-2, responsable de la Covid-19, hemos demostrado que nuestro cerebro es capaz de adaptarse a todas las situaciones. Incluso a una situación de confinamiento como el que hemos tenido que vivir, con el que continuaremos, aunque con cierto alivio. Sí, el cerebro y nosotros mismos, por ende, nos podemos adaptar. Ahora bien. Con matices. El estrés postraumático y la gestión del duelo no resuelto serán algunas de las 'facturas' que nos pasará el cerebro cuando todo esto pase y volvamos a esa 'nueva' normalidad. 

- Relacionado: Ansiedad: Cómo afrontar la vuelta a la nueva normalidad

Somos seres resilientes

“Nuestro cerebro es resiliente, término que procede de la capacidad de algunos metales de estirarse y volver a su posición inicial. Nos hemos adaptado muy bien a esta situación. Sobre todo, los más pequeños”, indica el psiquiatra José Ángel Alda, coordinador de la Consulta Dr. Alda, en Sant Cugat del Vallés, y vicepresidente de la Asociación española de psiquiatría del niño y el adolescente (AEPYNA). 

Ahora bien. Nos hemos podido adaptar para cumplir con las medidas de contención del coronavirus y para proteger la los más vulnerables frente a la Covid-19, patología que se ceba con los más mayores. Pero eso no quiere decir que nuestro cerebro no ‘proteste’. De hecho, ya estamos familiarizados con las diferentes fases que hemos atravesado durante el confinamiento (incredulidad, preparación, ajuste, aclimatación, resistencia, alivio, …). Incluso hay personas que han podido experimentar momentos de mucho estrés.

“Las alteraciones del sueño, las crisis de ansiedad, la agorafobia o la claustrofobia, por ejemplo, son algunos de los trastornos que hemos vistos estos días”, indica el doctor Alda, quien, además, señala que algunos pacientes han podido sufrir un empeoramiento en sus patologías o trastornos de base. “Es el caso, por ejemplo, de los los trastornos de la conducta alimentaria, o los trastornos del espectro autista”. 

- Relacionado: Coronavirus: así será la nueva sociedad post covid-19

¿Qué pasará cuando esto acabe?

El especialista, apunta, no obstante que probablemente, cuando todo esto acabe y volvamos, poco a poco a esta ‘nueva’ normalidad se verán más casos en las consultas de psiquiatría o psicología. De hecho, es probable que la situación vivida nos pase ‘factura’. 

Una situación que preocupa a los especialistas, por ejemplo, es la gestión del duelo no resuelto. “Las personas que han perdido a un ser querido no podían conocer el estado de salud de sus allegados, no pudieron acompañarles en sus últimas horas, sabiendo que ese familiar o amigo estaba solo en el hospital, y tampoco han podido despedirles con un funeral o un entierro. Esto es algo muy dramático que costará superar. 

Otro problema que surgirá cuando volvamos a la normalidad, porque ahora aún estamos preocupados por no infectarnos o no poder relacionarnos, es el estrés postraumático. “Ocurrió, por ejemplo, en la crisis económica del 2008. Las personas empezaron a acusar emocional y psicológicamente lo que habían vivido tras salir de la crisis y, probablemente, observemos muchos casos de estrés postraumático, algo que también se vio tras la caída de las Torres Gemelas o el 11M”. 

También podrán aparecer casos de agorafobia o no querer salir a la calle por miedo al contagio, algo que se está viendo ya en algunos niños. 

- Relacionado: Coronavirus: claves para mantener la actitud positiva 

Cómo seguir gestionando bien esta situación 

Pero todo esto pasará, antes o después, aunque, probablemente, tras haber superado las últimas fases de la desescalada. Mientras tanto, toca seguir quedándose en casa. Y es importante que lo hagamos del mejor modo posible para mantener nuestra integridad física y mental.

La mejor manera es marcándonos una rutina. “Por ejemplo, levantarnos a la hora que solíamos hacerlo, mantener un horario de comidas, hacer el ejercicio que podamos realizar en casa, si podemos salir a la calle para mantenernos activos, incorporarlo en la rutina, acostarse a la misma hora, etc. También es importante que los festivos los consideremos como tales”, concluye el el doctor José Ángel Alda, que colabora además en NeuraxConecta, impulsado por Neuraxpharm, el primer servicio en España de soporte emocional para los profesionales del sector farmacéutico.

- Relacionado: Coronavirus: libros de psicología y resiliencia para afrontar las crisis

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie