cáncer coronavirus

Cáncer y coronavirus: ¿qué precauciones tienen que tener los pacientes oncológicos?

Los expertos dan una serie de recomendaciones de higiene y prevención a este colectivo especialmente vulnerable en esta situación

by hola.com

En una época de incertidumbre como la que nos ha tocado vivir, con la crisis sanitaria del coronavirus, hay que tener muy en cuenta a grupos especialmente sensibles a esta situación, como pueden ser los pacientes oncológicos, que ven cómo han de afrontar su particular situación de salud junto con esta emergencia sanitaria que tiene al borde del colapso el sistema hospitalario. Por eso, distintas organizaciones, como la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) o la Fundación CRIS contra el cáncer, han querido recopilar una serie de recomendaciones útiles que tienen que tener en cuenta todas aquellas personas que tengan o hayan tenido un cáncer.

Y es que parten de una idea: al tratarse el coronavirus de una infección nueva, de la que tenemos aún muchas dudas, no existen aún datos concluyentes sobre su comportamiento en personas con cáncer. Pero sí que sabemos que los distintos tipos de tratamientos oncológicos pueden dar lugar a una inmunosupresión e, incluso, el propio cáncer, afectar al correcto funcionamiento del sistema inmune en muchas ocasiones. Así, se tiene muy estudiado el riesgo de infecciones en general en pacientes con cáncer, por lo que hay que ser especialmente cuidadoso y vigilarse, especialmente en el caso de estar recibiendo tratamiento activo. Y es que nos encontramos, por lo tanto, ante un colectivo vulnerable, que tiene que tener todo tipo de precauciones para evitar el contagio por el COVID-19.

Lee también: Coronavirus: ¿puedo subir las defensas para evitar el contagio?

En CRIS contra el cáncer nos explican que el coronavirus, como el resto de virus, necesita multiplicarse en el organismo para poder causar una enfermedad. “Para ello, debe sobreponerse a las defensas del sistema inmunitario. Estas defensas pueden encontrarse debilitadas en ciertos pacientes que padezcan cáncer o que se encuentren en medio de determinados tratamientos; en estos pacientes, el virus podría multiplicarse más eficazmente y provocar formas de la enfermedad más severas”, explican y llaman a la calma, explicando que no hay que alarmarse, sino simplemente ser cuidadosos y seguir una serie de precauciones que, en realidad, no difieren mucho de las que debe tomar la población general.

  • Evitar salir de casa salvo que sea imprescindible.
  • Evitar contacto físico (dar la mano, besos, abrazos) con familiares y amigos y, por supuesto, el resto de la población.
  • Evitar viajar y estar en espacios públicos.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 segundos, o bien con un desinfectante para manos a base de alcohol (al menos 60% de alcohol).
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca en general, pero, sobre todo, antes de lavarse las manos.
  • Realizar limpieza habitual en objetos y superficies de la casa regularmente con toallas o aerosoles de limpieza para el hogar.
  • Emplear pañuelos desechables y tirarlos luego a la basura, así como taparse con la cara interna del antebrazo en el momento de toser o estornudar y lavarse las manos enseguida.
  • Evitar el contacto con personas que padecen síntomas de infección respiratoria (fiebre, tos, dolores musculares generalizados, dolor de garganta o dificultad respiratoria), y no compartir con ellas las pertenencias personales.

Lee también: ¿Qué medidas tengo que adoptar si tengo las defensas bajas?

  • Seguir una correcta alimentación.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco, son perjudiciales para la salud, y además debilitan el sistema inmunológico.
  • El uso de mascarilla se recomienda en pacientes que presenten síntomas respiratorios sospechosos. Además, los pacientes inmunodeprimidos han de llevarla para protección y seguridad.
  • Evitar compartir comida, utensilios de comida (cubiertos, vasos, servilletas, etc..), así como otro tipo de objetos sin limpiarlos debidamente.
  • Finalmente, si eres un paciente oncológico y tienes síntomas como fiebre, tos, dolor de cabeza y dificultad respiratoria, contacta con a ser posible con tu especialista o con Atención Primaria, preferiblemente por vía telefónica, pues son quienes mejor conocen tu historial clínico y la situación de la enfermedad en ese momento. Indica tus síntomas, describe tu caso y detalla los tratamientos que estás siguiendo. Ellos tomarán las medidas necesarias que se ajusten a tu situación.

Lee también: Posturas de yoga para fortalecer las defensas

Más sobre: