vitaminad

El déficit de vitamina D puede aumentar el riesgo de padecer osteoporosis

Los niveles bajos de esta vitamina en el organismo provocan problemas relacionados con la estructura ósea, ya que impide que el intestino haga bien sus funciones y absorba macrominerales esenciales, como el calcio

by Gtresonline

La osteoporosis es una enfermedad ósea en la que la constitución esquelética se va debilitando con el paso del tiempo y los huesos se vuelven frágiles y quebradizos. Tal y como informan desde la Clínica Mayo, el hueso es tejido vivo que se descompone y reemplaza constantemente. Y esta dolencia ocurre cuando la generación de hueso nuevo es más lenta que la pérdida de viejo. Cuando esto sucede, se vuelven más porosos y las probabilidades de sufrir lesiones y roturas aumentan considerablemente, llegando incluso a producirse con un simple golpe o caída. La vitamina D es un micronutriente esencial para prevenir y proteger el organismo de cara a esta enfermedad. Aunque el calcio sea quizás el mineral más popular en lo que respecta al cuidado y buen funcionamiento de la estructura ósea, esta vitamina juega un papel fundamental en su absorción.

Relacionado: Los niveles óptimos de vitamina D3 proporcionan menos fatiga y mayor inmunidad

osteoporosisVER GALERÍA

- Leer más: 5 señales de que podría faltarte vitamina D

Dos vías para absorber vitamina D

La Vitamina D es popularmente conocida como 'la vitamina del sol'. Es la única que el cuerpo humano es capaz de producir por sí misma y obtener directamente de los rayos solares, realizando un proceso parecido a la fotosíntesis. Aunque también se encuentra disponible en numerosos alimentos, el astro rey es la principal fuente de este micronutriente.

En relación a la osteoporosis, la vitamina D tiene mucho que ver, puesto que esta es la encargada de ayudar al intestino a absorber el calcio. En este contexto, un déficit de vitamina D puede promover e incentivar la aparición y desarrollo de esta enfermedad. María Pilar Aguado Acína, del Servicio de Reumatología del Hospital madrileño de La Paz, lleva años estudiando la relación existente entre esta enfermedad y la falta de vitamina D en el organismo. En una de sus investigaciones, la doctora recalca la importancia de este micronutriente en el organismo y de la necesidad de buscar otras vías de absorción más allá de la exposición solar.

"La vitamina D regula la síntesis de otras hormonas calciotropas y actúa en diversos órganos implicados en la homeostasis cálcica, sobre todo en el intestino, favoreciendo la absorción intestinal de calcio, que es el principal regulador de su absorción activa", explica en uno de sus artículos publicados en la Revista Española de Reumatología. "La disminución en la ingesta y síntesis de vitamina D y la disminución en los valores séricos de calcitriol producen una disminución de la absorción y de los valores plasmáticos de calcio, con el consiguiente hiperparatiroidismo secundario que contribuye al aumento del recambio óseo y a la pérdida ósea. Es lógico pensar que por esta función la vitamina D está implicada en la patogenia de la pérdida ósea, siendo necesarios para el organismo unos valores adecuados de dicha vitamina", añade.

- Leer más: Estos alimentos contribuyen a prevenir la osteoporosis

- Leer más: Si tienes déficit de vitamina D, puede que necesites magnesio

¿De qué alimentos podemos obtener esta vitamina?

  • Productos lácteos
  • Carnes grasas
  • Vegetales de hoja verde oscuro
  • Aceite de oliva
  • Salmón
  • Productos elaborados con soja, como el tofu
  • Frutos secos y frutas como el aguacate

Más sobre: