Braco de Weimar, como tener un perro de caza en el hogar

Braco de Weimar: un adorable perro de caza en el hogar

Son animales de temperamento fuerte pero capaces de convivir con niños y adaptarse a la vida urbana.

by Laura Bech

El braco de Weimar está considerado como una raza de perros de caza de mayor tamaño. Entre machos y hembras hay una pequeña diferencia porque estamos en presencia de un animal con diformismo sexual. Los perros pueden llegar a medir hasta 70 centímetros, mientras que las perras no suelen superar los 65 centímetros. Según el estándar de la raza, el peso también varía entre uno y otros. Los machos oscilan entre los 30 y los 40 kilos y las hembras entre los 25 y los 35 kilos.

Hablar del peso y el tamaño de esta raza es importante porque no todos los hogares cuentan con las condiciones indispensables de espacio que garantice el bienestar de todos los integrantes de la casa. Una vez conocido el detalle de su tamaño podemos comenzar a hablar de las bondades de un perro enérgico y leal. 

Leer más: Perros de agua, una raza ideal para toda la familia

La historia del braco de Weimar

Es una raza de perros que han retratado varios artistas en sus lienzos, pero no fue hasta el siglo XIX cuando aparecieron los primeros documentos que hablaban de su condición y características. Su nombre proviene de uno de sus dueños más ilustres, el duque de Weimar, un amante confeso de esta raza de perros.  

En la actualidad, los braco de Weimar son perros de compañía que se adaptan con facilidad a la vida familiar. Son sociables pero tienen mucha energía y un don especial para la vigilancia. No te sorprenderá verlo en casas rurales como perros guardianes. 

Braco de Weimar, como tener un perro de caza en el hogarVER GALERÍA

¿Cómo cuidar un braco de Weimar?

Es una raza que no requiere de cuidados muy específicos. Algunos animales presentan displasia de cadera que, con el paso de los años, puede producir problemas de movilidad. No es más común en esta raza que en otras especies, por lo que basta con los cuidados básicos y las precauciones que el veterinario vaya indicando. Al ser un animal de mucho volumen puede desarrollar problemas en los huesos y articulaciones. 

La vida en zonas amplias o rurales les sienta de maravilla, son animales que necesitan dar largos y entretenidos paseos. No olvides que es un perro de caza y, aunque esté acostumbrado a tu hogar, está en su comportamiento natural hacer mucho ejercicio. Es básico para estos animales, los ayuda a mantenerse en peso, activos y saludables. Tener un braco de Weimar es disponer de dos horas de juego y ejercicio al día. La falta de actividad los entristece y en ocasiones también los vuelve agresivos

Leer más: Estas son las razas de perro que peor llevan el frío

¿Cómo alimentar un braco de Weimar?

Tanto en los perros pequeños como en lo de un tamaño considerable, la alimentación requiere de especial atención. Los braco son perros de mucho apetito y esto los lleva a comer, en ocasiones, más de lo que deberían. Son perros propensos a sufrir hinchazones, inflamaciones y molestias estomacales. Los veterinarios recomiendan darles menos cantidad de comida en un solo plato y espaciarlas a lo largo del día. 

Tu mejor compañero para hacer deporte

Si te gusta la vida al aire libre y la actividad física un perro de esta raza puede ser de las mejores compañías con la que cuentes. Es musculoso, fuerte y tiene capacidad para saltar y correr.  Les gusta la compañía y es una especie propicia para estar con niños. Su carácter guardián y leal lo convierten en una mascota ideal para la familia. Es importante tener en cuenta que el tamaño del perro y la brusquedad de algunos de sus movimientos pueden asustar a los niños si son muy pequeños. 

Puedes educarlo con facilidad siempre que respetes su temperamento enérgico. No te preocupes si sus ojos cambian de color, de cachorros suelen tenerlos de color azul intenso pero con el paso de los años se aclaran. 

Leer más: Por qué el pomerania es el perro perfecto si vives en ciudad

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie