rutina-fitness

Los cuatro pilares básicos para planificar una rutina 'fitness' perfecta

La base de cualquier entrenamiento radica en una buena planificación de la actividad física que nos lleve a alcanzar los objetivos que nos hemos marcado. Descubre qué elementos tienes que tener en cuenta para llevarla a cabo.

by Gtresonline

Cada vez son más las personas que entienden que un estilo de vida saludable pasa por seguir una rutina de actividad física. Ya no se trata de deporte, de musculatura o figura, se trata de salud y, además de hacer más ejercicio, queremos saber y entender qué ocurre en nuestro cuerpo cuando lo practicamos.

Los gimnasios están convirtiéndose en verdaderos centros wellness, hay una apuesta generalizada por los servicios personalizados y ya no se entiende el fitness sin un equilibrio con la nutrición. Todo está cambiando pero hay que ser responsable, solo marcando objetivos reales y alcanzables obtendremos resultados positivos.

Para ayudarnos con ellos, últimamente suena con fuerza el acrónimo FITT. Parece una nueva  tendencia,  pero en realidad no deja de ser un principio teórico en el que se basa un buen planteamiento de actividad física y que todos los expertos conocen por su formación. Está basado en cuatro principios básicos (frecuencia, intensidad, tiempo y tipo) y sirve para cualquier tipo de entrenamiento, desde pesas a estiramientos, pasando por cardio o circuitos;,y esto es lo que significan:

Frecuencia

Este apartado permite plasmar cuántos días a la semana se va a realizar una sesión de entrenamiento. Para establecer la frecuencia es importante tener en cuenta tanto el estado físico como los tiempos de recuperación necesarios.

intensidadVER GALERÍA

Intensidad

¿Cuánto de duro será el entrenamiento? Este punto establece el ritmo que se va a seguir y también depende del tono físico así como de los objetivos a conseguir. También es importante conocer la frecuencia cardiaca máxima para delimitar la intensidad, para ello usa el método Carbonell, es decir, resta tu edad a 220. De esta manera, se pueden establecer diferentes niveles de intensidad:

  • una intensidad baja (60% al 70% de la frecuencia cardíaca máxima, para calentamientos o principiantes);
  • moderada (del 70% al 80%, quema de calorías, pérdida de peso);
  • alta (del 80% al 90%, quemar más calorías y aumentar su umbral anaeróbico); y máxima (del 90% al 100%, intervalos de alta intensidad).

Tiempo

¿Cuál será la duración de cada una de las sesiones? En este campo no solo debes decidir el tiempo total sino también la especificación de tiempos dentro del circuito, bien en minutos bien en repeticiones.

Leer: Cómo hacer ejercico con tu bebé, según la entrenadora de Pilar Rubio

Tipo

Aquí se especifica qué se va a trabajar: fuerza, velocidad, resistencia, flexibilidad, con ejercicios de cardio, estiramientos, pesas… Cuando más específico, mejor. También es recomendable exponer qué zona y grupos musculares entran en juego en cada sesión.

Progresión y variedad

No entran dentro de los principios básicos del sistema FITT pero son dos variables a tener muy en cuenta. La progresión nos permite ver el avance de nuestro desafío y adecuar los entrenamientos a este avance, mientras que la variedad es un factor importante para evitar el aburrimiento y las lesiones.

Más sobre: