alopecia mujer

Alopecia femenina: ¿es normal que la mujer también sufra la caída del cabello?

Hablamos con una experta sobre un problema que afecta a un 20% de las mujeres

by hola.com

Los hechos no mienten: perdemos al día hasta unos 100 cabellos. Hasta ahí todo normal. Pero cuando la cifra es mayor o hay disminución del calibre del pelo, podemos hablar, según los expertos, de alopecia. Un problema que padecen tanto hombres como mujeres, aunque siempre se haya relacionado más con ellos. Y es que no hay que olvidar que aunque siempre se ha relacionado más con ellos, también afecta a la mujer. “En los últimos 15/20 años, ha aumentado considerablemente, y las causas son múltiples”, nos cuenta la doctora Mónica Rolando, directora de Unidad Médica Serrano, sobre un problema que se ha incrementado, y explica que puede aparecer a cualquier edad a partir de la adolescencia, etapa en la que comienzan los cambios hormonales y, en ocasiones, empeora (o aparece) durante o después de la menopausia. Hemos hablado con la especialista para que nos cuente todo lo que debemos saber sobre esta

Solemos relacionar la caída del cabello con un problema masculino, pero también afecta a la mujer, ¿no es así?
Efectivamente, la pérdida del cabello es más frecuente en el hombre, pero en los últimos años se aprecia un incremento en las mujeres. Podríamos afirmar que hoy en día un 20% de las consultas por caída de pelo corresponden a mujeres.

¿Es normal la caída del cabello en la mujer?
Debemos aclarar que hay un número de cabellos que se caen en todas las personas (entre 60 a 100 diarios), correspondientes a la renovación de los ciclos capilares considerados normales. Una pérdida superior del cabello o afinamiento del mismo (proceso de miniaturización) no se considera normal independientemente del sexo.

¿Tiene un componente genético dicha caída o influyen también los hábitos de vida?
La mayoría de la pérdida del cabello en las mujeres corresponde a la alopecia androgenética. Estos pacientes presentan antecedentes familiares por vía materna y paterna. En cuanto a su evolución, hay que tener en cuenta los factores que pueden sumarse a la causa principal como la alimentación, las horas de sueño y descanso, situaciones de estrés acentuadas, algunas enfermedades o medicamentos, etc.  Otra de las causas que produce pérdida del cabello, y que cada vez se ve con más frecuencia, son las alopecias cicatriciales, consideradas enfermedades autoinmunes que destruyen el folículo, cuyo origen todavía es desconocido.  Por último, es común que muchas mujeres consulten por caídas transitorias del cabello. Este tipo de casos suelen ser efluvios de tipo estacional o por carencias nutricionales o trastornos hormonales.

Relacionado: 'En diez años ya no habrá más calvos'

¿El estrés también influye?
Es un agravante o incluso desencadenante, pero no el único. También lo son factores como una dieta desequilibrada (falta de vitaminas del grupo B (B12, Biotina) vitamina D, ácido fólico, etc.), la falta de sueño o enfermedades como la anemia ferropénica, de tiroides o de la función ovárica.

¿Cómo afecta la alopecia a la mujer, que tiene en su cabello una de las señas de identidad de su belleza?
La afectación emocional en cuanto a la pérdida del cabello suele ser más acentuada en las mujeres. La sensación es muchas veces de angustia y desasosiego, ya que socialmente la imagen de un buen cabello representa un atributo esencial para ellas.

¿Cuál es la principal preocupación de la mujer que está viendo una pérdida de su densidad capilar cuando acude a consulta?
La principal preocupación de las pacientes es descubrir la causa que origina su pérdida de cabello y saber si podrá solucionarla.

¿Qué recomendaciones le da a una mujer en esa situación?
Acudir siempre a un profesional médico con experiencia, que realice un diagnóstico clínico correcto acerca de las causas que están produciendo la pérdida del cabello y determine los tratamientos médicos o quirúrgicos necesarios para cada caso.

¿Hay que elegir unos productos concretos para cuidar el cabello en el caso de tener este problema?
Los productos cosméticos no tienen efecto en ninguna de las posibles causas de la caída de cabello. Si queremos solucionar un problema médico, debemos buscar soluciones médicas.

¿Hay un tratamiento realmente eficaz para combatir este problema de alopecia femenina?
El tratamiento dependerá del tipo de alopecia. Por ello, es muy importante acudir a consulta médica. Un buen diagnóstico es primordial para resolver el problema alopécico. 

Relacionado: Así afecta la alopecia a tu autoestima

Los tratamientos más habituales

  • Fármacos: uno de los más conocidos es el Minoxidil, bien sea aplicado de manera tópica (los más nuevos no incorporan alcohol, por lo que son más cosméticos y resecan menos) u oral, en cuyo caso debe estar bien dirigido para no producir hipotensión. Y en función de la edad pueden administrarse antiandrógenos, como la finasterida, que impiden la acción de las hormonas masculinas a nivel del folículo piloso.
  • Infiltraciones: también son una buena alternativa, y se recurre a mesoterapia con vitaminas, minerales y oligoelementos, de plasma rico en plaquetas, o con el antiandrógeno Dutasterida. Es importante tener en cuenta que son tratamientos complementarios, es decir, coadyuvantes, y realizan según las necesidades del paciente.
  • Transplante: Sobre esta alternativa, la doctora Rolando explica que “en la mujer no siempre está indicado, pues es peor donante que el hombre. Esto ocurre porque este suele tener más zonas donantes, como los temporales, mientras que ella, al padecer una pérdida difusa, habitualmente solo cuenta con una, la de la nuca (incluso en estados avanzados la alopecia puede afectar a la zona donante). Además, cosméticamente las mujeres necesitamos más cantidad de cabello. Si estamos en un estado inicial y hay espacio para colocar los injertos sin dañar el resto del cabello podría ser candidata a la cirugía. En una alopecia cicatricial (liquen plano pilar, frontal fibrosante, etc.) habría que esperar a estabilizar el brote inflamatorio por un período mínimo de dos años y valorar la posibilidad de un injerto. Lo importante, de nuevo, es que sea el profesional quien realice el diagnóstico y decida el procedimiento oportuno”.

Relacionado: Los mejores alimentos para frenar la caída del cabello

Los tipos más frecuentes de alopecia en la mujer

  • Androgenética o hereditaria: Es la más habitual en la mujer, y a diferencia de la masculina, que comienza a manifestarse en las entradas y la coronilla, la femenina es de tipo difuso: así, comienza a clarear en las zonas centrales y puede proseguir hacia la coronilla y acabar en los temporales. El resultado es que el pelo se afina y pierde densidad.
  • Alopecia cicatricial: Cada vez es más frecuente, y es aquella que se produce por un proceso inflamatorio de causa auto-inmune, y en ocasiones es muy difícil de diagnosticar. Debe tratarse lo antes posible, para frenar así el brote y evitar que el folículo se atrofie y se pierda definitivamente.
  • Efluvios: El efluvio telógeno es una caída difusa que puede aparecer en situaciones de estrés, y a menudo se produce de 2 a 4 meses después de un acontecimiento que lo desencadena. La buena noticia es que el pelo suele recuperarse espontáneamente. El efluvio estacional (que suele suceder en otoño o primavera) afecta más a las mujeres, y normalmente suele resolverse solo. “Los efluvios suelen ser transitorios y no durar más de 3-4 meses. Si pasan de 6 podríamos hablar de efluvio crónico”, concluye la doctora. 

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie