series-psicologia

Psicología

Si te gusta la psicología, no te puedes perder estas series

Las tramas relacionadas con la mente humana se han convertido en todo un reclamo a la hora de hacer y producir series de televisión

by hola.com

La mente humana es un completo misterio. Los psicólogos tratan de analizar y comprender el comportamiento de las personas, muchas veces marcadas por factores o trastornos neurológicos, así como por problemas externos que acaban condicionando nuestra forma de actuar. La psicología se ha convertido en uno de los grandes reclamos de los productores y directores de series, que aprovechan para tratar temas relacionados con estos aspectos para crear tramas que consiguen enganchar al espectador. Irene Herreros, especialista en pedagogía terapéutica, nos ayuda a comprender algunas de las más populares entre los espectadores.

'Atípico'

Es uno de los últimos grandes éxitos de Netflix. La serie cuenta ya con tres temporadas en la plataforma, donde la vida de Sam ha conseguido atrapar y sensibilizar a los espectadores. El protagonista de la ficción es un joven de 19 años con un trastorno del espectro autista, que trata de llevar una 'vida normal', con todo lo que eso conlleva. Una serie en el que la psicología cobra una gran importancia, pues plantea la cuestión de lo que significa realmente la normalidad. En busca del amor y la independencia, en los capítulos se puede ver cómo el personaje principal de Atípico emprende su propio viaje en aras del autoconocimiento, mientras sus familiares, especialmente su madre ultraprotectora, y su entorno asumen y aceptan los importantes cambios que se irán produciendo en sus respectivas vidas. 

El término normativo es bastante ambiguo. "¿Qué es lo normal?", se pregunta la experta. Sam es un joven 'con autismo de alto funcionamiento' (un término informal que suele utilizarse para hablar de personas con autismo con mayor funcionalidad o capacidad que otras con este mismo trastorno): "El autismo no tiene cura, es difícil de diagnosticar y cada paciente necesita un tratamiento diferente, aunque existan técnicas y terapias que se pueden aplicar a la gran mayoría, dependiendo o no de si el paciente tiene o no intención comunicativa, así como de sus capacidades y desarrollo. Sam es un personaje con muchas ganas de integrarse y de dejar de ser considerado un bicho raro, que sufre y tiene constantes bloqueos por sus características y dificultades a la hora de entender el mundo como los demás", reflexiona Irene Herreros.

- Leer más: ¿Cómo detectar los primeros síntomas de autismo?

'The Big Bang Theory'

Se trata de una de las sitcoms más populares de la última década. La comedia está plagada de trasfondos psicológicos. La serie trata la historia de un grupo de amigos geeks con ciertas dificultades para relacionarse. El personaje más peculiar de todos Sheldon Cooper, un brillante científico con estrictos protocolos y rutinas, hipocondría y dificultades para socializar y para comprender las emociones. Aunque su actitud ha sido exagerada por los guionistas, Sheldon tiene Síndrome de Asperger, una de las variedades del TEA (Trastorno del Espectro Autista).

"El Asperger suele ser más común en hombres que en mujeres. Las personas que sufren este trastorno pueden llegar a tener un coeficiente intelectual por encima de la media y están 'obsesionadas', en cierto modo, con alguna materia en concreto. En el caso de Sheldon, es la ciencia y todo lo relacionado con los videojuegos y superhéroes. En esas áreas específicas que les interesan tienen un nivel de conocimiento más elevado que la media, ya que tienden a investigar mucho sobre ello. Sin embargo, a la hora de relacionarse no suelen ser capaces hacerlo o encuentran dificultades", comenta la experta en pedagogía terapéutica.

'Dexter'

La serie Dexter se centra en la vida del aparentemente normal experto de la psicología forense Dexter Morgan. Un inteligente y atractivo personaje con un gran sentido del humor que vive en Miami junto a su novia y el hijo de esta.  Durante el día, trabaja resolviendo crímenes. Por la noche, tras terminar su turno, es un psicópata que se dedica a cometerlos en secreto. Marcado por el prematuro asesinato de su madre cuando era pequeño, Dexter guarda un inevitable impulso asesino al que da rienda suelta de manera escrupulosamente metódica y estudiada. Pero en esta segunda 'profesión', Dexter no mata por matar. Sus víctimas son escogidas de forma meticulosa y solo asesina a criminales y asesinos en serie.

De pequeño, Dexter fue adoptado por Harry, un policía que le ayuda a canalizar sus problemas y a intentar integrarse en la sociedad, ya que también muestra serias dificultades para sentir y socializar. "La patología de Dexter tiene su origen en componentes traumáticos, como es el asesinato de su madre. Un problema que acaba convirtiéndolo en un psicópata en su vida adulta y, aunque no es un asesino en serie perverso ni con adición al crimen, los sucesos que vivió durante su infancia acaban provocando una disociación estructural de su personalidad que le llevan finalmente a cometerlos y a guardar una fachada durante el día y actuar completamente diferente de noche", explica la especialista.

'Miénteme'

Miénteme (Lie to me) es una serie estadounidense basada en el trabajo del psicólogo Paul Elkman, un reputado catedrático experto en las conexiones entre las emociones, el comportamiento de las personas y sus expresiones corporales. La ficción se centra en el trabajo del dr. Carl Lightman y de su equipo de especialistas, que trabajarán tanto de manera independiente como colaborando con diferentes organizaciones gubernamentales para resolver crímenes y averiguar, a través de los movimientos y expresiones de los 'sospechosos' si su lenguaje corporal se corresponde con la verdad o si por el contrario mienten.

"La comunicación, en general, suele dividirse en dos vertientes, la que manifestamos de forma oral y la que no. La no verbal es la que se realiza a través de los gestos y movimientos. Cuando mentimos, el subconsciente puede traicionarnos y es ahí donde entra el papel de los especialistas en la materia que, en el caso de la serie, acaban detectando a los criminales a través del estudio de las miradas, tics, posturas corporales, etcétera", matiza Irene Herreros.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie