Vientre plano

8 ejercicios hipopresivos para hacer a diario y reducir abdomen

La gimnasia abdominal hipopresiva refuerza la zona de la faja abdominal y la musculatura del suelo pélvico.

by Laura Bech

La gimnasia abdominal hipopresiva es una actividad que está recomendada para tonificar y reducir la faja abdominal y el suelo pélvico. Puedes realizarla antes y después del parto, porque uno de sus beneficios es favorecer la musculatura perineal. También aumenta la capacidad respiratoria al tonificar la musculatura respiratoria.

Los ejercicios hipopresivos pueden reducir hasta un 9% el perímetro de la cintura. Consiste en una técnica de aspiración diafragmática de múltiples beneficios. Cada vez es más popular por la combinación de las técnicas empleadas.

Leer más: Abdominales hipopresivos o isométricos, cuál te conviene

Hipopresivos estáticos

Los ejercicios hipopresivos pueden clasificarse en tres clases, los estáticos, los de movimiento o dinámicos y los dance. Los ejercicios estáticos son los recomendados para iniciarte en esta práctica. Como lo indica su nombre no hay desplazamiento, por lo que aprender la técnica es más sencillo. 

Loading the player...

 

Los hipopresivos dinámicos son ejercicios se incluyen en una segunda etapa, cuando tienes algo de técnica. Se suelen realizar en grupo, muchos gimnasios tienen clases de hipopresivos, hacerlo en conjunto es lo recomendable para corregir posturas y movimientos. 

8 ejercicios hipopresivos para hacer a diario y reducir el abdomen  VER GALERÍA

Los hipopresivos dance son ejercicios que se incluyen en una última etapa, para realizarlos se requiere cierto conocimiento y práctica. Existen más de 10 torsiones diferentes en distintas posiciones. Las hay para hacer de pie, sentada, a gatas o estirada. Propicia nuevas conexiones neuronales y propician la conciencia corporal. 

Postura Inicial

En la mayoría de estos ejercicios los pies se ubican en paralelo, se estira la columna y el cuello y se lleva la barbilla hacia adentro. El peso del cuerpo se apoya sobre las puntas de los pies. Puedes comenzar con esta postura para mantener el equilibrio y la respiración constante.

Leer más: Así se produce la diástasis abdominal

Eleva las manos

Manteniendo la postura anterior, inspira y eleva las manos. Después de unos segundos, lleva las manos hacia los hombros, con las palmas hacia adelante, ahora puedes expulsar el aire. Cuando hayas expirado todo el aire que tenías en los pulmones, mantente erguida sin inspirar durante no más de diez segundos.  

Reprograma la faja abdominal

Durante este ejercicios tendrás la sensación de alargar la columna. Comienza con las rodillas semiflexionadas con las manos sobre los muslos, pero sin apoyar el peso corporal en ellas. La cabeza debe estar alineada con las vértebras lumbares y el peso del cuerpo se ubica en la parte delantera. 

Boca arriba

 

 

Recostada en el suelo, boca arriba, flexiona las piernas. Los brazos colocados en paralelo con tu cuerpo. Lleva el peso de tu cuerpo hacia la planta de los pies. 

Un hipopresivo dinámico

Este ejercicio se realiza de pie, con una pierna flexionada hacia adelante y la otra al ras del suelo, sin tocarlo. Los manos se colocan a la altura del hombro con las palmas hacia delante. Expira todo el aire mientras abres las costillas. Lleva el tronco hacia adelante y ubica los brazos encima de la cabeza. Repite el ejercicio con la otra pierna. 

Leer más: ¿Hipopresivos o Pilates? Mejor, una mezcla de ambos

Más sobre: