compromiso

Pareja

Cómo afrontar el miedo al compromiso

El miedo a comprometerse es una de las principales causas del fracaso de las relaciones de pareja o, dicho de otro modo, del hecho de que no se encuentre una pareja estable. Aprende a detectarlo y a afrontarlo.

by hola.com

Hay personas que, por mucho que lo intenten, son incapaces de encontrar pareja estable. Esto puede generar frustración y, aunque generalmente tendemos a echar la culpa al otro y justificar nuestra falta de éxito sentimental alegando que todavía no ha aparecido ese alguien especial, es probable que parte del problema resida en ti y estés saboteando sin darte cuenta todas tus relaciones. Idealización y expectativas demasiado altas, miedo al fracaso, egoísmo o incapacidad para gestionar las emociones podrían ser algunas de las principales causas por las que muchas personas nunca encuentran a su 'media naranja'.  Comprometerse con una persona a nivel sentimental no es fácil y muchas veces asusta. Pero para que funcione tiene que haber mucho cariño, comunicación y diálogo y que todo ello pese y una por encima de las dificultades.

Lee: ¿Por qué hay tantos conflictos en las relaciones de pareja?

Giulia de Benito, psicóloga especialista en Psicología General del Instituto Centta, asegura que cuando acabamos perdiendo el control, gestión y seguridad sobre esas dificultades es cuando comienzan a aparecer "preocupaciones y cuestionamientos que, junto al malestar emocional asociado (ansiedad, tristeza, frustración, etc) y la percepción de poca capacidad de gestión y equilibrio entre los costes y beneficios de apostar por una relación, acaban por buscar el alivio inmediato que supone la ruptura".

- Leer más: Decidir no tener una relación estable: una decisión que aún cuesta entender

Posibles motivos

El miedo al compromiso puede arrastrarse desde hace años. Cada relación es diferente, sin embargo, tal y como comenta la experta, ninguna nace desde el mismo punto de partida. Todos tenemos una "mochila vital" a la espalda cargada de buenas y malas experiencias y aprendizajes que acaban de un modo u otro marcando nuestras futuras relaciones y nuestra manera de gestionarlas. Partiendo de esta base, las causas que hay detrás del miedo al compromiso pueden ser varias. "Por un lado, podemos toparnos con el miedo a perder algo: autonomía, control y nuestra seguridad. Cualquier cambio, aunque sea positivo y nos conduzca a una etapa de mayor crecimiento, supone una amenaza y puede despertar un sentimiento de desequilibrio. Por el otro, experiencias previas de fracaso y sufrimiento hacen que el compromiso esté ligado a un estado de alerta. Inconscientemente nos protegemos de formas que acaban por provocar que una relación no avance y cumplamos con lo que en psicología llamamos la profecía autocumplida. Algo que nos da miedo que ocurra acabamos provocando que se produzca. El miedo al abandono, la inseguridad de que el otro no nos cuide toman protagonismo y sabotean la relación por miedo al sufrimiento".

¿Cómo superarlo?

Para superarlo, Giulia propone varias soluciones, entre ellas, la de identificar cuál es la causa por la que todas tus relaciones fracasan o por las que te niegas a volver a estar con alguien. Huir del problema tampoco es una solución, pues es "el mayor enemigo del conocimiento y del desarrollo personal"; aprende a gestionar tus emociones y a comunicarte y a dialogar, tomándote el tiempo que necesites para afrontarlo. Por otro lado, la psicóloga recomienda asistir a terapia "si la dificultad vine marcada por aprendizajes o heridas pasadas para desbloquear aquello que impide que se pueda disfrutar de relaciones plenas y de crecimiento".  

Más sobre: