Así es como la resiliencia puede ser la mejor manera de ponerte en forma

Así es como la resiliencia puede ser la mejor manera de ponerte en forma

Descubre como los momentos más duros de la vida se convierten en tus mejores aliados

by Laura Bech

La resiliencia es un término que asociamos a la superación personal después de una crisis importante. Cada vez tenemos más herramientas para reconocer ese camino hacia la resiliencia y ser conscientes del proceso que atravesamos. 

Si eres resiliente no lo sabrás hasta el final, una vez superado el problema, pero sí puedes proponerte crecer a partir de ello. De todo lo que se presenta como un conflicto puedes obtener beneficios aunque sea de manera indirecta. 

Lee: Cómo dejar de preocuparte

La resiliencia es la capacidad de cualquier ser vivo a adaptarse a un agente perturbador o la adversidad. No hay una lista de problemas que puedan hacer de una persona un ser más o menos resiliente, es nuestra capacidad personal y la predisposición ante ello lo que lo determinará. 

Resiliencia y dieta

Cuando ganas peso sueles perder confianza y bajar tu autoestima. Son procesos naturales que, sin darnos cuenta, nos sumergen en un problema mayor. Atravesar una situación de crisis en esas condiciones no favorecerá, en nada, que resurjas de ella como el Ave Fénix. 

Tu valor personal no está asociado de ninguna manera con el peso o la apariencia física, ya lo sabes, ni con los éxitos profesionales o personales. Las mujeres solemos cuestionarnos con mayor facilidad que los hombres estos aspectos estéticos. La obesidad es perjudicial para tu salud, por ello debes tratarla sin mortificarse. 

Así es como la resiliencia puede ser la mejor manera de ponerte en formaVER GALERÍA

En muchos casos, el sobrepeso está ligado a pautas psíquicas y emocionales, es una respuesta a una situación que no podemos sobrellevar de otra manera. En estos casos, ser resiliente puede significar que enfoques la perspectiva de tus problemas hacia una salida productiva. 

Si bajar de peso te llevará tiempo, puedes aprovechar ese lapso para evaluar nuevos proyectos e ilusiones. Así el adelgazamiento está acompañado de algo que te ilusiona tanto como perder esos kilos de más. 

Leer más: Seis consejos que te ayudarán a ser más resiliente en tu día a día

¿Cuándo nos hacemos resilientes?

No hay una edad determinada en la que descubras si eres o no resiliente. Tampoco una situación que determine si lo serás siempre o jamás lo lograrás. Buscar ser resiliente puede ser hasta contraproducente. Las metas que logres fijarte en este proceso te ayudarán a mantener la constancia y la motivación. 

La palabra resiliencia comenzó a utilizarse gracias a los aportes del psiquiatra y psicólogo francés Boris Cyrulnik. Es un término muy aplicado en física para designar a aquellos materiales que no se rompen al doblarse y luego recuperan su forma original.

Leer más: Cómo enfocarse en el aprendizaje y dejar atrás el error

Darle una segunda vida a los problemas

Estarán allí, a lo largo de la vida, apareciendo y desapareciendo. Algunos problemas tendrán tanta significancia que cambiarán nuestro pensamiento. Si alguna vez sufriste acoso o bullying por no responder al peso socialmente establecido, sabrás que me refiero a un dolor intenso, que produce decepción y frustración personal. Eres la primera persona con la que te enfadas por haber engordado. Para cambiar estos hábitos puedes ayudarte de las consecuencias. Sí, como lo lees, eso es ser resiliente, buscar ventajas donde a simple vista no hay nada.

Si quieres darle un nuevo sentido a tu vida, no tienes que ponerte metas estratosféricas, basta con que observes a tu alrededor y medites en los cambios que quieres tener. No es tan sencillo como leerlo, pero es una manera simple de demostrar que salir reforzado de los problemas tampoco es tan complejo.

Si buscas perder peso, puedes motivarte con aquellos otros aspectos de tu vida que saldrán beneficiados, tu salud, tu bienestar físico y tus vínculos personales. Estarás más alerta ante los factores que te llevaron a engordar y será más fácil detectarlos a tiempo. La actividad física, fundamental en cualquier dieta de adelgazamiento, renovará tu estado anímico y tu condición física. Enseguida notarás cambios en tu piel y en tu agilidad. 

Si en la adversidad encuentras motivos para reconciliarte contigo, reforzar tus valores y una fortaleza para tus emociones, estarás en el camino de los resilientes.

Leer más: ¿Ser resiliente te garantiza tener éxito en todo lo que te propongas?

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie