Los arándanos son el superalimento del otoño

Dieta saludable

Los arándanos son el superalimento del otoño

Ricos en antioxidantes y en todo tipo de nutrientes esenciales, los arándanos son una de las mejores frutas que existen y no deberían faltar en tu alimentación.

by Cristina Soria

Los arándanos pertenecen a la familia de los frutos del bosque y son unas pequeñas bayas de color azul oscuro (también las hay rojas) que son consideradas una de las frutas más saludables que existen. Bajos en calorías, los arándanos tienen un valor nutricional que les hace ser increíblemente beneficiosos para nuestra salud hasta el punto de que ya hay quien la llama “la fruta del siglo XXI”.

Nos ayudan a cuidar el corazón

Según varios estudios, una dieta saludable que incluya arándanos nos ayuda a protegernos del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes, además de evitar los niveles altos de colesterol en sangre y la acumulación de grasa en la zona del abdomen. Todo ello gracias a uno de sus componentes, llamado pterostilbeno.

Son ricos en antioxidantes

Ricos en antocianinas (hasta 15 diferentes) y carotenoides, los arándanos poseen un gran poder antioxidante que ayuda a neutralizar los radicales libres, que son los responsables del envejecimiento celular. De hecho, existen estudios que concluyen que es el alimento con mayor poder antioxidante entre decenas de vegetales analizados. Contienen también taninos, minerales esenciales, vitamina C y vitaminas del grupo B.

Los arándanos son el superalimento del otoñoVER GALERÍA

Leer: 'Smoothie bowl' de plátanos y arándanos

Acción antiinflamatoria y antiinfecciosa

Además, las antocianinas también tienen una función antiinflamatoria que ayuda en los procesos articulares y que los hace muy recomendables para los deportistas. Y estas mismas antocianinas, junto a la vitamina C ayudan a frenar el crecimiento de las bacterias cuando estamos pasando por un proceso infeccioso.

Si pensamos que podemos estar bajos de defensas o sufrimos infecciones con frecuencia los arándanos son los frutos que necesitamos para fortalecer nuestras defensas. Ha quedado demostrada la eficacia del consumo de arándanos a la hora de tratar las infecciones de orina causada, sobre todo, por la bacteria Escherichia coli. También se ha demostrado su eficacia para hacer frente a infecciones digestivas.

Bajos en calorías y ricos en fibra

Una de las bondades de los arándanos es que cuentan con un alto poder nutritivo, pero con un aporte calórico muy bajo (46 calorías por cada 100 gramos) y sin apenas azúcares. Ricos en fibra, los arándanos ayudan a regular el tránsito intestinal, a combatir el estreñimiento por su ligero efecto laxante y la falta de tono del intestino. También ayudan a limpiar el hígado y mejoran, por tanto el aspecto de la piel.

Leer: Cistitis: ¿se puede tratar de forma natural?

Cuidan de nuestra vista

Estudios realizados en Estados Unidos demuestran el efecto positivo de los arándanos en la visión nocturna y en la pigmentación de la retina. También ayudan a regenerar el ojo que sufre degeneración macular, glaucoma, cataratas y daños en la retina. En concreto, son las antocianinas las encargadas de proteger al ojo de cualquier posible daño y de ayudarle a regenerarse.

Revitalizan nuestra memoria

Una vez más son las antocianinas las responsables de otro de los beneficios de los arándanos, y es que protegen nuestra memoria de la pérdida que se produce con el paso del tiempo y con el deterioro neurológico. Según varios estudios, el consumo de arándanos ralentiza el declive cognitivo que acompaña a algunas enfermedades degenerativas, como es el caso del Alzheimer

Leer: 'Charlotte' de arándanos

Más sobre: