dieta-sin

Dieta saludable

'El método sin' o cómo aprender a alimentarse bien sin rodeos

Entrevistamos al autor del libro 'El método sin', que nos da algunas claves para conseguir, por fin, un estilo de vida saludable

by hola.com

Cuando uno decide que ha llegado el momento de decir 'basta' a comer mal, a engordar y exponerse a grandes epidemias del siglo XIX como son la diabetes o la obesidad, ya ha dado un paso importante. Sin embargo, no siempre se sabe poner en práctica de manera responsable. "Puede que se sepa la teoría, pero no se sabe cómo llevarlo a cabo", asegura Pablo Zumaquero, autor del libro El método sin. "Solo y exclusivamente se consigue el éxito modificando el estilo de vida y el primer error que vemos es que no se quiere hacer el cambio de hábitos, es decir, que hacer un cambio un tiempo está bien, pero no se concibe a largo plazo", explica el dietista-nutricionista.

Los siete años de experiencia que lleva pasando consulta le han permitido saber qué temas son los más interesantes o importantes a la hora de mejorar la alimentación, así como los errores más comunes que se comenten en ese desafío, como son los factores externos que nos impiden hacerlo -como el trabajo, la familia, el entorno...- o la falta de motivación para mantener lo conseguido. Sin rodeos, sin tonterías, sin hiperrestricciones. Este nuevo título, que está editado por sinazucar.org y disponible en formato digital, pretende ir al grano y explicar "todo lo que necesita una persona para comer bien sin extenderse en chorradas, que al final si se hace largo y pesado la gente deja el libro a la mitad".

Casos reales y concretos: comer fuera de casa

El libro incluye recetas, consejos, información y muchos consejos prácticos para aprender a hacer la compra, leer etiquetas o mantener la vida social. Uno de los casos, comer fuera de casa, del que nos revela cuatro claves a tener en cuenta:

  • Prevenir mejor que curar. Intenta ir a sitios donde sepas que al menos hay buenas opciones alimentarias
  • Ve sin mucha hambre, toma algo sano como fruta y frutos secos 1 hora entes y así no arrasas
  • Selecciona alguna ensalada, gazpacho, espárragos u otra verdura como sea, tanto en un primero de un menú del día, como una de las raciones a compartir.
  • No comas por presión social, si no te apetece tomar algo, no lo hagas aunque te den la tabarra, hazlo sólo si te apetece.

Descanso, estrés y otros condicionantes

Tener en cuenta la cantidad de hidratos, optar por grasas saludables o hacer cinco comidas al día son algunos de los consejos nutricionales que todos tenemos integrados y que podemos poner, con mayor o menor éxito, en práctica. Sin embargo, Pablo nos detalla algunos otros en los que, posiblemente, no hayas reparado:

  • No dormir bien. Una persona que duerme mal tiende a comer peor, más cantidad, estar más apática y así hacer mucha menos actividad.
  • Tener estrés. El estrés también engorda. Una persona con preocupaciones o estrés crónico tiene los mismos efectos que una que no duerme bien.
  • Ser muy sedentario. No, no vale con caminar 30 minutos diarios. Hay que aumentar la actividad cotidiana y hacer ejercicio, con intensidad, sudando y con la respiración y la frecuencia cardíaca elevadas. Y no una sesión de ejercicio cada 2 semanas, sino 3 o 4 por semana.
  • No tener paciencia. Si crees que los resultados llegan de forma inmediata, siempre te vas a frustrar, porque el cuerpo no funciona tan rápido. Y menos cuando pretendes obtener un resultado voluminoso haciendo pocas mejoras de hábitos.

Más sobre: