Hay verduras que te inflaman el abdomen pero que no debes dejar de comer

Hay verduras que te hinchan el abdomen, pero que no debes dejar de comer

No renuncies a una alimentación saludable, basada en el consumo de alimentos vegetales, por el miedo a que puedan inflamarte el abdomen.

by Cristina Soria

Mientras que los expertos en nutrición hacen cada vez más hincapié en la necesidad de que la base de nuestra dieta la conforme la ingesta de vegetales como frutas, verduras y hortalizas, se extiende de manera paralela la creencia de que hay una serie de verduras que nos porvocan inflamación abdominal. Según esta idea, si prescindimos de estas verduras y hortalizas estaremos más cerca de lucir un vientre plano, además de evitar molestias como las casuadas por los gases. Y si hacemos esto, según los expertos, estaríamos cometinedo un gran error.

La nutricionista Gabriela Morales advierte que “la mayoría de los alimentos que ingerimos generan gases a nivel intestinal”. En concreto, señala que los alimentos ricos en hidratos de carbono (azúcares, almidones o fibra) son los que producen más gases, que los ricos en proteína y grasas generan muchos menos, y que otros como el arroz directamente no generan gases. Pero Morales insiste en la idea de que “los gases que produce el intestino forman parte del funcionamiento regular y normal del mismo, y deberíamos dejar de verlos como  un problema”. Aún así, parecemos estar empeñados en evitarlos a toda costa, aunque eso suponga renunciar a alimentos muy beneficiosos para nuestra salud, como son las legumbres y determinadas verduras. 

Hay verduras que te inflaman el abdomen pero que no debes dejar de comerVER GALERÍA

Además, según Morales, evitar que se produzcan es imposible, aunque “hay algunos alimentos que generan más gases, como el brócoli, la coliflor, el repollo, los espárragos, la cebolla o las legumbres, pero no es relevante la relación entre nuestra flora intestinal y las flatulencias. No hay estudios concluyentes que determinen que se puede modificar la flora intestinal cambiando el tipo de alimentación”.

Leer: No pierdas el objetivo: cómo perder la grasa abdominal sin perder el tiempo

No es lo mismo inflamación que distensión

En cuanto al término “inflamación abdominal”, la nutrcionista cree necesario diferenciarlo del de “distensión abdominal”, que es lo que realmente pueden provocarnos verduras como las que acabamos de nombrar, ya que cuando no tenemos una buena musculatura abdominal e ingerimos alimentos que producen gases, el abdomen se distiende.

“El término inflamación intestinal se relaciona con enfermedades inflamatorias en donde se generan alteraciones en la pared del intestino, como son la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa crónica, el síndrome de intestino irritable, el colon irritable, etc.” Si no padecemos ninguna de estas enfermedades, comer veduras y hortalizas no va a provocarnos ningún tipo de inflamación intestinal y los gases que puedan generar son necesarios para el buen funcionamiento del organismo. “Evitar los gases no es posible -aclara Morales- ya que los gases son la suma de los gases tragados y los que forman las bacterias del intestino que conviven en armonía con nosotros.”

Leer: Estos deportes te ayudarán a trabajar tus abdominales (aunque no lo creas)

¿Por qué no deberías dejar de comerlas?

Morales se muestra rotunda en este punto: “Hay que comerlas porque son la base de la alimentación y, sobre todo, porque no provocan inflamación, aunque ninguna verdura u hortaliza es imprescindible en nuestra alimentación”. 

Si alguna de estas verduras nos provocan distensión abdominal y gases, la nutricionista nos da una serie de pautas que pueden ayudarnos a evitar estas molestias:

  • Come más despacio, masticando más los alimentos, evitando las bebidas carbonatadas (gaseosas) y el tabaco, para disminuir el aire que tragamos y que llega al intestino.
  • Si acompañamos la verduras con legumbres, poner estas en remojo antes de cocinarlas, hervirlas durante dos minutos, dejarlas reposar 1 hora, luego escurrir el agua de la cocción y volverlas a cocinar con otra agua. 
  • Incorpora a tu alimentación aquellas verduras y hortalizas que te provoquen gases de manera progresiva para que se produzca una adaptación de su digestión. 
  • Disminuye o evita el consumo de productos edulcorados con sorbitos, xilitol y maltitol (presentes en chocolates sin azúcar, galletas sin azúcar, productos light, etc.). Disminuye también el consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono (almidones, azúcares y fibra).

Leer: Tabla de abdominales exprés para librarte de la barriguita del verano

Más sobre: