Cómo conseguir que te siga gustando tu trabajo

'Coaching'

Así podrás mantener la motivación y la ilusión por tu trabajo

No resulta fácil mantener la motivación en el trabajo con el paso del tiempo, pero hay formas de lograrlo y queremos ayudarte a que lo consigas.

by Cristina Soria

Mantener la ilusión en nuestro trabajo no siempre resulta fácil, a pesar de que sea vocacional y se corresponda con las expectativas profesionales que teníamos cuando accediamos a nuestro puesto profesional. Pero el tiempo siempre pesa sobre cualquier actividad, y nuestro trabajo, sea cual sea, siempre estará acompañado de momentos complicados y de falta de motivación que pueden hacer que nos desmotivemos y que olvidemos todo lo que nos atrajo en un principio.

Pero seguramente solo es cuestión de cambiar la mirada y de revisar algunas actiudes lo que necesitemos para recuperar la ilusión perdida y volver a disfrutar con nuestro trabajo como lo hacíamos al principio. Es más, seguro que puedes empezar a disfrutar de él con más fuerza porque, aunque ya apenas lo recuerdes, en un primer momento las inseguridades y los nervios por la nueva responsabilidad adquirida te impedían ser tan eficaz y resolutiva como seguramente lo eres ahora.

Leer: Cómo evitar que la rutina del trabajo se transforme en estrés

Ten presente cuáles son tus metas

Decide cuáles son tus objetivos y metas, a corto y largo plazo. Las primeras le darán sentido a cada jornada laboral, porque no hay nada peor que ir a trabajar sin tener un rumbo fijo, sin saber para qué nos hemos levantado esa mañana. Del mismo modo, poder mirar al futuro y proyectar en él nuestros sueños nos hace querer ser mejores en lo que hacemos. Así resulta más sencillo aprender de los errores que cometemos porque, además, es inevitable que ocurran; y también podemos permitirnos celebrar nuestros logros y aciertos, ya que son el impulso que necesitamos para mantener bien arriba nuestro ánimo y empeño, sin permitir que decaiga a pesar de las adversidades.

Cómo conseguir que te siga gustando tu trabajo VER GALERÍA

Cambia la queja por el optimismo

En esto coinciden todos los expertos: quejarte te impide ser feliz, y eso incluye al trabajo. Es cierto que no se puede vivir en una falsa felicidad y que los contratiempos hay que tomarlos como lo que son. Pero no te instales en la queja y busca siempre las opciones positivas antes cada problema, porque lo resolverás antes y mejor, sin que haga mella en tu ánimo.

Una de las principales causas de queja son los cambios que puedan producirse en el ámbito laboral, pero hay que entenderlos siempre como una oprtunidad y estar receptivos a ellos. En general no se trata más que de asumir que salir de nuestra zona de confort y asumir un cambioes un reto, pero hay que convertir este hecho en una oprtunidad para encontrar nuevos estímulos que nos ayuden a mantener la ilusión en nuestra carrera profesional.

Leer: No dormir lo suficiente conlleva todos estos riesgos

Cuida tu espacio y la relación con los compañeros    

Pasamos demasiadas horas en el trabajo, ya sea una oficina o cualquier otro espacio, como para tratarlo como una zona de paso. Es fundamental que te sientas cómoda allí donde estés y que busques lo que necesitas para que te resulte un lugar agradable y que te motive a realizar lo mejor posible tus tareas.

Del mismo modo, los compañeros de trabajo no son personas que simplemete pasan por allí. Son aquellos con los que compartes gran parte de tu tiempo, así que, sin necesidad de que se conviertan en tus mejores amigos (aunque es algo que puede pasar) sí es muy positivo que te interese por ellos y sus vidas, procurando cuidar las relación al máximo. Esto te será devuelto, y no hay nada mejor que llegar cada mañana al trabajo recibiendo el aprecio y el respeto de los que te rodean.

Leer: 'Soy como soy' y otras frases que no te permiten evolucionar como persona

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie