fisioterapia

¿Cómo puede ayudarte la fisioterapia durante la gestación?

Preparar el cuerpo para la llegada del bebé es casi tan importante como tener una buena recuperación

by hola.com

Cada vez las mujeres somos más conscientes de lo importante que es cuidarse durante el embarazo. Nuestros cuerpos experimentan multitud de cambios y es necesario prepararse para la llegada de los bebés de forma adecuada para evitar posibles complicaciones durante y tras el parto. Además de llevar una buena alimentación y de practicar ejercicio – siguiendo las indicaciones de un especialista-, recibir sesiones de fisioterapia también pueden ser muy beneficiosas tanto para la madre como para el feto. Según Christel Alcaide, fisioterapeuta y socia del centro Fisiohm de Madrid, este tipo de tratamientos son incluso más importantes durante la gestación que tras el parto, pues "ayudan a prevenir desgarros musculares, diástasis abdominal, dolores pélvicos y otras complicaciones que pueden surgir a consecuencia del enorme cambio que sufre el cuerpo durante el embarazo y el proceso de parto".

Evitar dolores y complicaciones

Muchas mujeres experimentan dolores de espalda y de cadera durante el embarazo debido al aumento de la curvatura lumbar que se genera de forma natural. Para evitar estas molestias lo mejor es acudir a un especialista que nos ayude a estirar la zona, realice masajes descontracturantes y nos guíe a la hora de realizar actividades físicas de baja intensidad. Así, aunque una caminata diaria de 30 minutos de duración podría ser suficiente, la experta recomienda también practicar algo de yoga o pilates, natación e incluso danza del vientre. "De este modo mantendremos la columna y la pelvis más flexibles y reduciremos los riesgos de sufrir ciáticas y demás complicaciones", explica mientras añade que realiza tratamientos personalizados a cada mujer tras realizársele una valoración de suelo pélvico, a partir de la cual desde su centro elaboran tablas de ejercicios adecuadas a las necesidades de cada paciente para que las realicen a diario en su domicilio y lleguen al parto en buena forma física.

- Leer más: Una recuperación posparto perfecta con los consejos de la fisioterapeuta de Pilar Rubio

La labor del fisioterapeuta

"El fisioterapeuta puede ayudar durante todo el proceso de gestación, incluida la etapa previa al embarazo. En Fisiohm acompañamos a la mujer desde que quiere quedarse embarazada hasta que se recupera del post-parto. Una adecuada preparación durante el embarazo, dirigida e individualizada, ayuda a corregir las alteraciones propias del despliegue abdominal y facilita la dilatación muscular durante el periodo expulsivo del parto, disminuyendo la incidencia de problemas post-parto y mejorando la recuperación", asegura Alcaide.

La especialista insiste en la importancia de trabajar el suelo pélvico durante la gestación y de hacer una valoración previa para que se establezcan las pautas necesarias para así acondicionar el cuerpo de forma adecuada y tener una mejor recuperación postparto. "Durante el embarazo recomendamos trabajar la consciencia corporal, el control postural y la resistencia física con Pilates prenatal y ejercicios específicos para embarazadas. También tratamos problemas inherentes a la gestación como las ciáticas, dolores de espalda, hinchazón de piernas, edema vulvar, etcétera. Si es necesario tratamos lesiones de partos anteriores, como cicatrices muy fibrosadas que presenten riesgo de desgarros para que no creen problemas", comenta.

Tratamientos personalizados por semanas

El cuerpo de la mujer cambia en cada semana durante la gestación. Por ese motivo es importante realizar una preparación progresiva prácticamente desde el primer momento. No obstante, y aunque previamente se puedan realizar ejercicios para fortalecer la musculatura, no es hasta aproximadamente mitad del embarazo el momento en el que los fisioterapeutas comienzan a preparar a las mujeres para el parto propiamente dicho. "A partir de la semana 28  preparamos la llegada del parto con la mujer y su pareja. En primer lugar realizamos una valoración completa del abdomen, pelvis y musculatura perineal para tomar consciencia de las necesidades específicas de cada una y a partir de ahí diseñamos un plan de actuación (ejercicios, consejos, aprendizaje del masaje perineal, aprendizaje de la respiración específica para facilitar la dilatación y los pujos, etcétera). Más adelante, sobre la semana 37, preparamos la fase de dilatación y el expulsivo aprendiendo movimientos y posturas que facilitan la salida del bebé y alivian el dolor".

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie