Familia feliz

Aceptación, respeto, empatía… Claves para fortalecer las relaciones familiares

El 'coaching' puede ayudar a manejar el conflicto y a generar un entorno de entendimiento, respeto y crecimiento, algo imprescindible para el buen funcionamiento de cualquier familia

by Gtresonline

Las relaciones familiares son un aspecto básico de nuestras vidas. A pesar de que nos viene impuesta y no podemos elegirla, las personas que forman parte de este grupo son con las que creamos los primeros vínculos y experimentamos todo tipo de emociones. Desde cariño, felicidad y bienestar, hasta celos, envidia o enfado. Mantener una relación familiar sana es una tarea complicada, especialmente en las últimas décadas, cuando la continua transformación de las familias españolas ha dado lugar a importantes cambios. Esta realidad exige a las familias un ajuste de expectativas y nuevas herramientas que fortalezcan las relaciones y mejoren la comunicación entre sus miembros.

En este sentido, el coaching ayuda a manejar el conflicto y a generar un entorno de entendimiento, respeto y crecimiento, algo imprescindible para el buen funcionamiento de cualquier grupo. "La metodología del coaching familiar y la práctica de la parentalidad positiva permiten adquirir competencias, herramientas y recursos para las familias, como una nueva forma de integrar aprendizaje y avanzar en el desarrollo individual y colectivo", explica Gema Garrido, presidenta de Asociación Praxxia (www.asociacionpraxxia.org).

Leer: 'Coaching parental': exprime tus capacidades para la paternidad

10 consejos para fortalecer la convivencia

Los conflictos y las disputas suelen ser algo habitual hasta en las 'mejores casas'. Sin embargo, siguiendo unas pautas y estableciendo unos límites, pueden resolverse. Silvia Moreno Golmar, Psicóloga clínica y forense de la asociación, nos da las claves para para mejorar y fortalecer las relaciones familiares y la convivencia en el marco familiar.

  1. El más importante es el amor incondicional, por encima de todo, tiene que existir y promoverse ese lazo y vínculo de amor y de cariño entre los miembros de la familia
  2. La aceptación incondicional, ya que muchas veces tenemos unas expectativas de cómo tendrían que ser nuestros hijos/as o nuestras parejas, y al no cumplirse nos puede generar frustración y rechazo
  3. El respeto a las necesidades y opiniones del resto ante cualquier situación
  4. La empatía para poder ponernos en el lugar del otro, a veces con niños y adolescentes se nos olvida que también pasamos por esa etapa y lo que suponía vivir en ella.
  5. Hay que saber apoyarse, en las decisiones que cada uno quiere tomar, acompañarse a lo largo de las distintas etapas de la vida y acontecimientos
  6. Algo que cuesta mucho y que se vuelve imprescindible, es la comunicación, aprender a decir las cosas de forma amable y respetuosa y también saber escuchar, con la intención de entender al otro
  7. Para poder comunicarnos, empatizar y respetar, tenemos que desarrollar un adecuado manejo de las emociones, los adultos tienen que modelar, mediante el ejemplo, a niños/as y adolescentes
  8. La gestión de los conflictos, desde un marco de no violencia y respeto, se hace fundamental, ya que la conflictividad en sí no es negativa, sino la forma de manejarla
  9. Para poder poner en marcha esto, necesitamos tiempo en familia, compartir planes, experiencias y, en definitiva, el día a día, de otro modo es difícil establecer un vínculo fuerte
  10. El entorno familiar tiene que ser amable y alegre, donde se generen emociones positivas y apetezca quedarse

Leer: Descubre el 'Zen Coaching'

Más sobre: