Tener un gato mejora tu salud

Tener un gato mejora tu salud

Aunque tengan fama de ariscos, lo cierto es que los gatos adoran la compañía de sus dueños y lo demuestran en una relación empática, en la que se ha demostrado que resultan altamente beneficiosos para nuestra salud.

by Cristina Soria

La alergia a los gatos tiene que ver con una proteína que desprenden, denominada Fel D 1, y que se libera en su caspa y pelos cuando se lamen. Lo cierto es que a quienes les afecta puede producirles desde picores cutáneos hasta irritación de ojos y, de forma más grave, asma. Para vacunarse contra esta denominada popularmente como “enfermedad de los gatos” bastaría con haber crecido en un hogar en el que viviera un gato.

Los estudios han demostrado que los bebés que nacen en un entorno con un gato no solo no desarrollan alergia a la proteína Fel D 1, sino que son inmunes de por vida a esta. De la misma manera, cuando se padece ya esta alergia en la edad adulta, la forma de forzar a nuestro organismo a asimilarlo es convivir con un gato durante un periodo no inferior a dos meses. Solo en el caso de que alguien sea asmático, convivir con un gato que produzca alergia se desaconsejaría para afrontar esa intolerancia a dicha proteína. 

También existen estudios del Hospital Universitario de Kuopio (Finlandia) que demuestran que, en un hogar con gato, la probabilidad de desarrollar asma no congénita es mucho menor. De esta forma, crecer en un hogar con gatos nos hace más fuertes y resistentes. Esto tiene que ver con que respirar esta proteína podría fortalecer nuestro sistema inmunológico y combatir las infecciones respiratorias.

Leer: Qué puedes hacer para evitar que tu mascota engorde

Acariciar gatos contra el infarto

Un estudio de la Universidad de Minnesota en EE.UU. realizó una evaluación sobre más de 4.300 personas durante 10 años para evaluar en qué medida les afectaba a la salud convivir con gatos. Uno de los resultados fue llamativo, pues se encontró que entre los dueños gatos el índice de ataques cardíacos se reducía drásticamente en comparación con quienes no tenían gato ni guardaban ninguna relación con ellos a nivel familiar. 

Tener un gato mejora tu salud VER GALERÍA

En estudios siguientes se demostró que también los dueños de perros se acogen a este beneficio cardiovascular, aunque el motivo no es biológico, sino emocional. Según los expertos, convivir con una mascota ayuda a paliar los efectos del estrés diario y nos centra en un plano más terrenal, ayudándonos a destensar nuestra ansiedad. 

Un estudio del Centro Nacional de Información Biotecnológica (EE.UU.) determinó que, efectivamente, tener gato disminuye en un 30% las posibilidades de sufrir un infarto. Esto se explica por la relación que mantenemos con ellos, pues tanto perros como gatos son mascotas que demandan nuestra atención, pero no introducen elementos explicativos, sino que simplemente demandan cariño y lo dan, y bajo esa situación se pueden generar fisuras en las causas de nuestro estrés cotidiano, para hacer mella en él y neutralizar las altas dosis de tensión a la que estamos expuestos de forma cotidiana.

Leer: Las gatas también pueden tomar anticonceptivos

El poder curativo del ronroneo

Cuando nuestro gato ronronea no solo está produciendo un sonido que asociamos con algo agradable, sino que emite vibraciones a una frecuencia entre 20 y 140 hertzios, y es precisamente este intervalo de frecuencia el que ahora está en estudio, por considerarse que podría tener un efecto positivo sobre nuestro organismo, ayudando incluso a reparar lesiones óseas y musculares.

Además, otro estudio de la Clínica Mayo, ha determinado que dormir en la misma habitación que un gato produce mejores resultados de descanso. Un 41% de las personas que se prestaron voluntarias a este estudio afirmaron que descansan mejor si su mascota está cerca de ellos. Esto también está relacionado con un sentido emocional de relacionar la afectividad que tenemos con nuestra mascota y los resultados de relajación que nos pueden conceder. De la misma manera que observar a un bebé dormir nos puede producir relajación, saber que la mascota dormita cerca también establece un vínculo de sueño con ella, y produce mayor sensación de armonía y tranquilidad.

Leer: Pros y contras de castrar o esterilizar a tus mascotas

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie