huerto-hierbas

Convierte tu huerto en un botiquín natural

Plantar tus propias hierbas para uso medicinal o culinario puede proporcionarte muchas satisfacciones

by Gtresonline

La agricultura ecológica es una práctica que se ha revalorizado mucho en los últimos años. En el afán de llevar una alimentación más saludable libre de productos químicos -como pesticidas o fertilizantes- y de contribuir a hacer un mundo más sostenible y menos contaminante, cultivar vegetales para el consumo propio supone una gran satisfacción y una excelente manera de proteger el medio ambiente. Frutas, hortalizas y hierbas aromáticas suelen ser los cultivos más frecuentes, tanto si dispones de tierra para ello o bien de un pequeño huerto urbano en tu terraza o balcón. Unas opciones que harán que tengas vegetales frescos siempre disponibles en la cocina. Aunque también puedes plantearte la posibilidad de crear un autentico 'botiquín natural' con plantas medicinales con las que elaborar remedios naturales con los que tratar dolencias comunes y ganar en salud.

No obstante, es importante que tengas en cuenta de que a pesar de que dispongas de estos ingredientes, nunca debes sustituirlos por los fármacos y tratamientos de la medicina tradicional dictados por médicos y expertos. Simplemente se trata de un complemento con el que tratar leves molestias de una manera más natural y menos invasiva.

Lee: Tener tu propio huerto podría aumentar tu esperanza de vida

macetas-hierbasVER GALERÍA

Cómo hacer un huerto medicinal casero

Para comenzar a planificar tu 'herbolario' particular, lo primero que tienes que hacer es buscar el lugar idóneo para situarlo, ya sea en terreno o en tu propia casa. Lo ideal es que sea lo más soleado posible para que las plantas puedan recibir la mayor cantidad de horas de luz natural y que, si es posible, disponga de una toma de agua para poder implantar un sistema de riego automático.

A la hora de plantar puedes hacerlo directamente en la tierra o en bancales o macetas cerámicas o de madera. Empieza colocando un sistema de drenaje con arena o pequeñas piedras y después crea capas intermedias con pajas, hojas secas, ceniza y compost donde se encontrarán la mayor parte de los nutrientes. La última deberá ser de tierra fértil o estiércol. Puedes sembrar directamente las semillas en primavera (lo que será un proceso más lento) o bien trasplantarlas cuando tengan cierto tamaño. Lo ideal es que agrupes las plantas según el riego que necesiten y coloques en primer lugar y estén más accesibles tus preferidas o las que más vayas a utilizar.

Lee: Estos son los alimentos ecológicos que puedes cultivar en tu terraza

Qué plantas cultivar

Lo más recomendable es que elijas tus plantas en función de los recursos que disponga del lugar seleccionado para el huerto (cantidad de sol, agua…). La aromáticas pueden tener distintos usos y aplicaciones, ya sean medicinales o culinarias. Las más frecuentes en pequeñas plantaciones son estas: menta, hierbabuena, albahaca, perejil, cilantro, salvia, tomillo, romero, hinojo, orégano, melisa, lavanda, caléndula…

Remedios naturales

Una vez hayan crecido tus hierbas, ya dispones de una amplia botica natural donde encontrarás todo lo necesario para crear remedios naturales con los que tratar diversos tipos de afecciones. Según el caso, las puedes utilizar en forma de ungüentos, cataplasmas, infusiones, aceites, macerados… Pero ojo, te recordamos que esto no quiere decir que debas dejar de lado la medicina tradicional; solo se trata de soluciones alternativas para aliviar casos leves y muy concretos. Ante cualquier duda consulta siempre con un especialista que te indique más adecuadamente el tratamiento a seguir. Aún así, te indicamos que hierbas son las más efectivas para tratar determinados problemas:

  • Tomillo: En infusión favorece la digestión. Además, es un buen calmante de la tos, de las irritaciones del aparato respiratorio y en procesos catarrales.
  • Orégano: Tomado en infusión se utiliza contra la tos y bronquitis. En forma de aceite se emplea para fabricar ungüentos y cataplasma contra el reuma y los dolores articulares
  • Melisa: Sus propiedades sedantes y tranquilizantes la convierten en ideal para combatir el insomnio y los nervios.
  • Salvia: Es un eficaz tónico digestivo tomado en forma de infusión.
  • Lavanda: Muy famosa por sus propiedades sedantes, en especial, su aceite esencial
  • Caléndula: Se usa para tratar úlceras y heridas externas por sus propiedades antisépticas, desinflamatorias y cicatrizantes.
  • Hinojo: Masticar sus semillas o tomarlo en forma de infusión es un remedio muy eficaz contra los gases o para hacer la digestión
  • Menta: Se emplea en procesos digestivos para favorecer la digestión, pero también es usada como antiséptico y descongestionador nasal en forma de vahos

Más sobre: