Desprenderte de los objetos de recuerdos es una crisis que vivirás varias veces en tu vida

Desprenderte de objetos que simbolizan recuerdos es una crisis que vivirás varias veces en tu vida

Haz el ejercicio de pensar en cuántos objetos guardas en casa solamente porque te recuerdan a momentos felices, pero que ya no tienen ninguna utilidad, y solo están ocupando espacio y cogiendo polvo. Tal vez ha llegado el momento de decirles adiós.

by Cristina Soria

Es una costumbre muy humana atesorar objetos que nos recuerdan a momentos importantes de nuestra vida. Conceder una importancia relevante y emocional a lo material forma parte del ADN de la psicología del ser humano. Porque es una llave para transportarnos a aquellos momentos en los que fuimos felices, tratando de que existan rastros que no se borren y que nos permitan mantener vivos y frescos esos momentos.

Sin embargo, hacer acopio de objetos y detalles que están anclados en recuerdos no siempre tiene una utilidad muy clara. Principalmente porque cuando se van cumpliendo años la cantidad de cosas que podríamos atesorar se va haciendo insostenible. Existen detalles de todo tipo, desde un billete de tren que utilizamos cuando viajamos por última vez con alguien muy especial, hasta una prenda de ropa que nos pusimos en los días más felices de nuestra adolescencia.

Atesorar objetos que simbolizan recuerdos puede acabar siendo un tipo de acopio que realmente no implica beneficios, ni emocionales ni prácticos. Porque si lo ves con perspectiva, es muy difícil que encuentres un momento para repasar esos detalles y ensimismarte al recordarlos. Pueden acabar siendo objetos sin utilidad, que no aporten nada y que, incluso, cuando los vayas a revisar descubras que están envejecidos por el paso del tiempo, que ya no mantienen su textura u olor original, y sentir de forma más aguda esta pérdida.

Leer: Si continuamente vives en el recuerdo, debes fomentar tu resiliencia

El único recuerdo necesario está en tu mente

Mantener los recuerdos vivos es un ejercicio que tiene más consecuencias mentales que físicas. Es decir, los recuerdos materiales nos atan a ser los custodios de que aquello que queremos conservar no se malogre, nos confiere una responsabilidad externa a nuestro propio recuerdo y nos sitúa en el brete de saber que en cualquier momento tal vez lo perdemos o debemos deshacernos de ellos.

Desprenderte de los objetos de recuerdos es una crisis que vivirás varias veces en tu vidaVER GALERÍA

Atesorar recuerdos físicos de los momentos importantes de nuestra vida nos confiere una responsabilidad que puede ser negativa, porque en el momento de deshacernos de ellos nos podemos sentir traidores de los que significaron.

Leer: ¿Puede una persona vulnerable ser resiliente?

Aprovecha las mudanzas y las limpiezas generales

Ese es el problema de “personalizar” objetos que simbolizan recuerdos, que establecemos con ellos una relación de reliquia, en la que se desdobla nuestra responsabilidad inicial, de ser fieles custodios del recuerdo, para convertirnos en deudores de un respeto al objeto físico.

Casi aplicando los principios de Marie Kondo a nuestra forma de acumular recuerdos, ten en cuenta hasta qué punto te es útil esta relación con objetos físicos y afronta que puede ser más valioso para tu vida depender únicamente del poso que dejaron esos acontecimientos y vivencias en tu vida, en tu recuerdo, que focalizando ese amor y respeto por los momentos en objetos que cogen polvo y ocupan espacio.

Desprenderte de los objetos de recuerdos es una crisis que vivirás varias veces en tu vidaVER GALERÍA

Aprovecha cada mudanza o los momentos en los que te tomas en serio una limpieza y reorganización general de tu casa, para sumergirte en esos recuerdos, disfrutarlos y rendirles tributo, y hacer una limpieza de todo aquello que realmente no necesitas para recordar, pero que puede servirte en esta ocasión para honrar unas emociones vividas que aun te importan.

Si en estos casos, ante una mudanza o una limpieza, dedicas algo más de tiempo y cuidado a este tipo de detalles, puede servirte para disfrutar de esa rememoración y, a la vez, para desprenderte de cosas que realmente no tienen más función que coger polvo. 

Leer: Cómo la pérdida de un amigo puede cambiar nuestra vida

Más sobre: