alimentos-deshidratados

¿Se puede deshidratar el brócoli y conservar todos sus nutrientes?

Cada vez encontramos más productos desecados en el supermercado y son muy prácticos para un consumo rápido. Pero, ¿conservan los mismos nutrientes? Te lo explicamos

by hola.com

Sí, se puede desecar brócoli así como cualquier otro alimento. De hecho, en la industria alimentaria existen cada vez más productos desecados o liofilizados (fruta, carne, huevos, pescado y leche), ya que es alta la demanda por parte del consumidor, debido la facilidad de consumo en cuanto a comodidad se refiere. 

¿Qué es un alimento deshidratado? 

Un alimento deshidratado es aquel que se somete a un proceso o tratamiento para reducir al máximo su cantidad de agua, bajo unas condiciones controladas. Según nos explica la nutricionista y colaboradora de ¡HOLA! Marta Lorenzo, estas son sus ventajas:

  • Conservación: al eliminar un alto porcentaje del agua que contiene, se reduce también la posibilidad de contaminación del alimento y, por lo tanto, del crecimiento de microorganismos, haciendo que los alimentos deshidratados sean menos perecederos y alargando su vida útil.
  • Transporte: son fáciles de llevar y, al no considerarse alimentos perecederos, no requieren la necesidad de tener que llevarlos en un recipiente adecuado, a una temperatura y humedad concreta.
  • Ideales para tentempiés: una buena opción, por ejemplo, son los arándanos, albaricoques, uvas pasas o higos. Existen otros alimentos deshidratados como la piña o el plátano, pero pueden llevar azúcar añadido.

- Relacionados: Los beneficios de la fruta deshidratada

¿Son igual de saludables?

Depende, principalmente, "del método utilizado en el proceso de la deshidratación, siendo la temperatura la principal responsable de la pérdida de nutrientes, en particular de vitaminas como la A y la C. Esto se debe a que son termolábiles, es decir, sensibles a altas temperaturas, causando la pérdida de estas y disminuyendo su valor nutricional", indica la experta en nutrición.  

Sin embargo, si se secan en condiciones adecuadas, por ejemplo, al sol o con una máquina deshidratadora que no supere los 45ºC se pueden conservar la mayoría de los nutrientes. De hecho, se concentran en el alimento. Es más, los seguidores de la dieta crudivegana apuestan por deshidratar los alimentos para poder disfrutar de ellos durante más tiempo, sin tener que añadir conservantes ni otros productos que alteren su valor nutritivo. 

- Relacionado: Frutos secos: ideas muy sencillas y sabrosas para su uso en cocina

alimentos deshidratados VER GALERÍA

 

Cómo desecar frutas y verduras en casa 

El secado al sol es una de las prácticas más antiguas de conservación. Además, también saludable, puesto que no se añade ningún conservante al alimento, ni se utilizan métodos más agresivos como el ahumado. 

Existen diferentes maneras de hacerlo pero todas tienen algo en común: deben escogerse los productos cuando se encuentren en su estado óptimo de maduración, asegurarse de que no están deteriorados, y esparcirlos en un superficie sin amontonar.

  • Secado al sol: como el nombre indica, el proceso de deshidratación al consiste en exponer el producto al sol, en un lugar aireado y con un clima seco, sin humedad. 
  • Al horno: la temperatura del horno no puede superar los 45ºC. Como la mayoría de los hornos convencionales parten de 50ºC debes colocar las frutas y verduras en una bandeja o la rejilla, colocar un termostato dentro del horno para vigilar la temperatura y dejar la puerta entreabierta.  
  • Deshidratadora: hay máquinas especiales que deshidratan los alimentos de forma cómoda y aptas para todo tipo de alimentos, desde frutas, verduras y setas hasta carne o pescado. 

- Relacionado: Tomates secos: ¿cómo se preparan?

¿Qué son los productos liofilizados?

La liofilización es un proceso de deshidratado industrial por frío. Consiste en congelar un alimento de forma rápida y después, en condiciones especiales de presión y temperatura, extraerle todo el agua sin que el producto pase por la fase líquida. El alimento conserva sus propiedades organolépticas y la mayoría de sus nutrientes. 

"Muchos de estos productos liofilizados deben ser rehidratados al consumirlos. En este caso, puede haber pérdida de minerales y otras vitaminas hidrosolubles, quedando estas en el agua. Por ello, se debe beber o utilizar el líquido para no perder nutrientes, ya sea con el alimento o utilizando el agua para cocinar otra comida", concluye Marta Lorenzo. 

- Relacionado: La gran dulzura de los dátiles es más beneficiosa de lo que crees

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie