perros-alergia

¿Pueden sufrir alergias nuestras mascotas?

Pueden sufrir alergia a los alimentos, a parásitos como pulgas o garrapatas, incluso, a productos de limpieza que usamos en el hogar

by Nuria Safont

Las alergias no solo nos afectan a nosotros. Nuestras mascotas también las sufren. Es más, se trata de una de las consultas más habituales en las clínicas veterinarias y una de las mayores preocupaciones de sus propietarios, ya que no siempre es fácil identificar qué alergeno es el que produce esta respuesta inmunitaria. Sin embargo, si observamos que nuestro animal de compañía sufre picores con frecuencia o crees que no le sienta bien un alimento, deberías consultar con tu veterinario para que pueda determinar si sufre algún tipo de alergia alimentaria, a algún parásito externo u otro tipo de alergia. "Las principales alergias en perros y gatos son la alergia a la saliva de las pulgas, las alergias ambientales (atopia) y las alergias alimentarias", afirma Sandra Suárez, veterinaria de Tiendanimal.  

- Relacionado: Alimentos que pueden ser malos para tu perro

¿Qué son las alergias? 

Las alergias son las respuestas exageradas del sistema inmunológico al entrar en contacto con determinadas sustancias denominadas alergenos y que el organismo percibe como nocivas. Normalmente, los glóbulos blancos, centinelas del sistema defensivo, se encargan de vigilar la entrada en el cuerpo de agentes patógenos (virus, bacterias y parásitos). Así, cuando uno de estos agentes se introduce en el organismo, el sistema inmunológico actúa generando anticuerpos y otros mecanismos de defensa contra ellos.

Sin embargo, en el caso de las alergias el sistema inmunológico reacciona de forma desmesurada. Ocurre en algunas personas genéticamente predispuestas y frente a agentes específicos que para otras resultan inocuos. Así, las defensas de los alérgicos producen una clase de anticuerpos, una proteína llamada inmunoglobulina E (IgE) que varía dependiendo con el alérgeno que ha entrado en el organismo. Este es el único anticuerpo que se une a unas células que se encuentran en el tejido denominadas mastocitos y a otras que se encuentran en la sangre conocidos como basófilos. Ambos entran en contacto con el alérgeno a través de la IgE, y  reciben señales que estimulan la producción de sustancias químicas inflamatorias, las citocinas, histamina y leucotrienos. Son ellas las que originan la inflamación y producen los síntomas de la alergia.

¿Cómo saber si mi mascota tiene alergia?

"El principal síntoma de la alergia en las mascotas es el prurito (picor, rascado…), que suele aparecer principalmente en la mitad posterior del cuerpo en el caso de las pulgas y en la cabeza, muslos y abdomen en las alergias ambientales y alimentarias. Además, en estas últimas pueden aparecer también síntomas digestivos como gases, diarrea, etc", señala la experta. 

Es importante diagnosticarla para tratarla y mejorar la calidad de vida de las mascotas, así como de sus propietarios, puesto que puede producir mucho malestar en ambos. "El tratamiento ideal sería evitar los alérgenos desencadenantes, lo cual puede resultar complicado según el tipo de alergia. Lo ideal es mantener a nuestras mascotas correctamente desparasitadas y proporcionarles una alimentación de buena calidad y, en cualquier caso, acudir al veterinario ante cualquier sospecha para que pueda administrarles un tratamiento etiológico o sintomático", indica Sandra Suárez. 

- Relacionado: ¿Tienes alergia a los perros? Hay razas que sí puedes tener

Alergia a los alimentos 

Esta se produce cuando algún alimento provoca una respuesta exagerada del sistema inmunitario de nuestra mascota, es decir, actúa como alérgeno. Se puede dar en perros y gatos de cualquier raza y edad, aunque es más frecuente que aparezca en jóvenes y de mediana edad. Los alimentos que son más susceptibles de provocar alergias son los que mayor contenido proteico tienen. Por ejemplo: el huevo, el pescado, la leche, la soja o el trigo. Sobre este último, en los últimos años se ha observado que hay una respuesta inmunitaria mayor ante los alimentos que contienen cereales. De ahí que muchos piensos los eviten en su composición. 

Como decíamos, el diagnóstico es difícil y puede alargarse en el tiempo. En general, si nuestro perro o gato sufre una dermatitis, es posible que el veterinario vaya descargando posibles causas. Puede empezar por administrar un tratamiento para la eliminación de pulgas y garrapatas. Posteriormente, recomendará una dieta de eliminación en la que se suprimirán algunos alimentos de la dieta habitual. También puede recomendar la realización de análisis para detectar posibles alergias. 

- Relacionado: Ácaros en los perros: cómo les afecta y qué hacer

Dermatitis por parásitos externos 

Como decíamos, la alergia a la saliva de las pulgas suele ser también una de las responsables de las dermatitis en los animales domésticos. La prevención es la mejor arma para combatirlas. En este sentido, contamos con un amplio arsenal de manera de atacar estos parásitos. Nuestro veterinario nos recomendará cuál es la más apropiada para nuestro animal de compañía y nuestros hábitos de vida. Estas son las diferentes opciones: 

  • Pastillas orales: se trata de una opción bastante efectiva, y su efecto dura de uno a tres meses
  • Pipetas: contienen un líquido que es absorbido por la piel y que se aplica en la nuca del perro y a lo largo de su dorso (espalda) una vez al mes
  • Collares: el principio activo es liberado progresivamente y se distribuye por todo el cuerpo del animal. Tiene una duración de 3 a 12 meses según el collar
  • Sprays: suelen utilizarse para eliminar en poco tiempo los parásitos cuando ya hay una infestación importante. Una vez eliminados, se debe elegir uno de los productos de larga duración para proteger al animal de una nueva infestación

- Relacionado: ¿Cómo eliminar garrapatas en nuestras mascotas?

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie