Cistitis: ¿se puede tratar de forma natural?

Los arándanos ayudan a prevenir las cistitis y otras infecciones de las vías urinarias bajas no complicadas

Dr. Eduardo Junco


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

La mayoría de la población ha padecido, alguna vez en su vida, una cistitis: una infección que produce quemazón al orinar y aumenta la necesidad de ir al baño, aunque no se orine nada, produce gran malestar a quienes la padecen. Hay varias causas que pueden producirla y diferentes formas de abordarla, incluso una muy natural como el zumo o suplementos de arándanos. Lo más importante en este problema, que suele ser benigno, pero que puede ocasionar complicaciones si no se trata, es la prevención. El doctor Eduardo Junco te explica por qué aparece la cistitis, qué medidas higiénicas debes adoptar si la sufres y cómo tratarla.

- Relacionado: Llega el calor, ¡ojo con las cistitis!

¿Qué es la cistitis?

La infección de las vías urinarias inferiores, ya sea por virus o por bacterias, que afecta a la uretra y a la vejiga urinaria, se conoce como cistitis. La causa más frecuente es la presencia de bacterias, que ascienden por al tracto urinario y colonizan la vejiga, dando lugar a la sintomatología clínica. La más común es la Escherichia coli, una bacteria presente en el intestino y en las heces.

Es más frecuente en mujeres que en hombres. Solo en los lactantes, la proporción es mayor en niños. Pero en el resto de edades, el predominio es femenino, afectando a más del 50% de la población femenina a lo largo de la vida.

- Relacionado: Alimentos para prevenir las infecciones de orina este verano

cistitisVER GALERÍA

 

¿Por qué se produce?

Los factores que favorecen la infección de las vías urinarias son:

  • Edad avanzada.
  • Diabetes.
  • Embarazo.
  • Relaciones sexuales, en el caso de la mujer.
  • Tener la uretra corta y sin defensas, en el caso de las niñas.
  • Incontinencia intestinal.
  • Obstrucción y retención (hipertrofia de próstata en el hombre).
  • Baño en aguas contaminadas.

Síntomas

  • Polaquiuria: micciones escasas y repetidas.
  • Disuria: escozor y dolor al orinar.
  • Nicturia: micciones repetidas durante la noche.
  • En ocasiones, puede aparecer febrícula, dolor abdominal y orina turbia o con sangre (hematuria).

Diagnóstico

Además de los síntomas, el médico necesita datos analíticos para realizar el diagnostico. Un análisis simple de orina con estudio de sedimento urinario y una tira reactiva con determinación de leucocitos, gérmenes y nitritos, suele ser suficiente.

El urocultivo debe tenerse en cuenta cuando aparecen más de 100.000 col/ml a un solo germen, y será muy útil para la elección del antibiótico adecuado.

- Relacionado: ¿Qué nos dice un análisis de orina?

Tratamiento

Cuando la infección del tracto urinario está producida por bacterias, el tratamiento consistirá en antibioterapia por vía oral (se fundamenta en antibióticos).

Las dosis, las pautas y la duración del tratamiento deben ser controladas por un médico, debiéndose verificar, posteriormente, la esterilidad de la orina.

Otras medidas son las recomendaciones de higiene íntima, el baño en la zona íntima, el uso de ropa adecuada, no ajustada y que transpire, la ingestión de abundante cantidad de agua, y también es eficaz, la toma de jugo o de tabletas de arándanos.

Prevención de la cistitis con arándanos

Los arándanos son una fruta considerada como una ‘falsa baya’, y que en nuestro país se encuentra en forma de tres variedades diferentes: arándano común, negro y rojo. El arándano rojo, o arándano americano, es el que más propiedades tiene para combatir esta infección.

Los arándanos tienen dos compuestos con propiedades antiadherentes muy marcadas, lo que dificulta que las bacterias y, sobre todo, las E. Coli, se adhieran a las células epiteliales de la vejiga y el tracto urinario. De este modo, es mucho más fácil y más probable que las bacterias sean expulsadas más rápidamente de la vejiga con la orina y se reduzca así el riesgo de infección.

Por tanto, hoy en día, se admite, tras multitud de trabajos científicos bien diseñados, que el zumo y las tabletas de arándanos son un tratamiento eficaz a la hora de prevenir las cistitis y las infecciones de las vías urinarias bajas no complicadas.

- Relacionado: Los beneficios de los frutos rojos 

Más sobre: