Cómo puedes recuperar tu flora intestinal

Cómo puedes recuperar tu flora intestinal

El correcto funcionamiento del sistema digestivo puede verse alterado a causa de nuestro estilo de vida o de hechos puntuales, como la toma de medicamentos. Pero puedes ponerle solución y cuidar de tu flora intestinal de manera sencilla y efectiva.

by Cristina Soria

La flora intestinal es un grupo de bacterias que viven en nuestro organismo, en concreto en el aparato digestivo, y que son completamente beneficiosas y necesarias para nuestra salud. 
Existen razones de peso para cuidar nuestra flora intestinal, ya que  la necesitamos para la correcta absorción de vitaminas y minerales, y está estrechamente relacionada con nuestro sistema inmunológico. 

Cuando nuestra flora intestinal está dañada somos más vulnerables a las infecciones y a las enfermedades; por no hablar de cómo afecta de manera directa a nuestro aparato digestivo ocasionando numerosas molestias, como hinchazón abdominal, cólicos, estreñimiento, diarreas frecuentes, gases y flatulencias, etc. 

Leer: Alimentos aliados de tu hígado

Cómo puede dañarse la flora intestinal

Nuestra flora intestinal puede dañarse y verse alterada por numerosos motivos, como los cambios de horario frecuentes en los ciclos de sueño y comida, que favorecen el crecimiento de bacterias relacionadas con la obesidad, según un estudio realizado en Instituto Weizmann de Ciencias; también está demostrada la alteración que sufre nuestra flora intestinal tras un tratamiento con antibióticos, ya que las bacterias que la integran tienen menos capacidad para producir proteínas. Es inevitable tomar medicamentos siempre que sea necesario, pero cuando llega el momento es necesario prestarle especial atención al cuidado de la flora intestinal.

Cómo puedes recuperar tu flora intestinal VER GALERÍA

Una mala alimentación también puede resultar muy perjudicial:  el uso de edulcorantes, el exceso de azúcares, o la ingesta continuada de grasas saturadas perjudica a nuestra flora intestinal, causándole daños y alteraciones. También los hábitos de vida como el tabaco, el consumo de alcohol, la ausencia de ejercicio físico, la contaminación o la falta de sueño son factores de riesgo.

En ocasiones, nuestra flora intestinal puede dañarse a causa de los viajes que realizamos. De hecho, es muy habitual tener problemas digestivos cuando pasamos tiempo fuera de casa, especialmente cuando viajamos a otros países. Normalmente tenemos que afrontar un cambio de clima, horarios o tipo de alimentación que influyen en nuestra flora intestinal.

Leer: Problemas del aparato digestivo causados por los excesos

Qué podemos hacer para recuperarla

Si notas alguno de los síntomas que hemos señalado más arriba y que te hacen pensar que puedes sufrir desequilibrios o daños en tu flora intestinal, puedes mejorar la situación y hacer que se recupere introduciendo algunos cambios en tu dieta y estilo de vida. Acude al médico para contarle tu problema y comienza a ponerle solución desde hoy mismo.

Lo más importante de todo es que cuides tu alimentación atendiendo a diferentes aspectos. Para empezar, establece un horario más o menos fijo de comidas, que te permita saber qué comes, a la vez que evitas posibles atracones que te puedan perjudicar. Sé consciente de qué alimentos te estás llevando a la boca y mastícalos despacio. 

En cuanto a qué comes, es necesario que mantengas una ingesta óptima de fibra (sin pasarte, para no conseguir el efecto contrario) que ponga al día tu tránsito intestinal. Incluye en tu alimentación diaria verduras, frutas (piezas enteras, no zumos), legumbres, frutos secos, cereales integrales… Apuesta por carnes magras, como las de pavo y pollo, toma más pescado y reduce el consumo de carnes rojas. No dejes de lado los lácteos, sus bacterias ayudarán a tu flora intestinal a recuperarse. Y, por supuesto, bebe el agua suficiente para mantenerte hidratada y ayudar a los procesos gastrointestinales.

Revisa tus hábitos de vida y deja a un lado el tabaco y el alcohol. Y, muy importante para tu salud en general, realiza ejercicio físico: fortalecerás la musculatura abdominal, mejorarás el tránsito intestinal y ayudarás a tu organismo a sentirse bien en general. 

Leer: Alimentos con un saludable efecto laxante

Más sobre: