cacao-desayuno

El alimento que querrás incluir en tus desayunos

Contiene antioxidantes, sacia, te da energía para enfrentarte al día a día y su sabor es irresistible. Si lo incluyes dentro de una dieta saludable y equilibrada te ayudará a mantener un peso óptimo. ¿Sabes de cuál hablamos?

by Nuria Safont

Desayunar bien mejora el rendimiento físico e intelectual y reduce la prevalencia de obesidad. Existen multitud de alimentos que podemos incluir en nuestra primera comida del día. Y hay algunos que, además de aportarnos nutrientes esenciales, combaten el cansancio y son un deleite para el paladar. Hablamos, por ejemplo, del cacao natural. Es 100% vegetal y tiene un alto contenido en fibra, que ayuda a saciarnos. También tiene propiedades antioxidantes -gracias a su elevado contenido en polifenoles, entre los 10 mg y los 50 mg por gramo- y, tomado con moderación dentro de una dieta equilibrada, no tiene por qué engordar. Es más, hay estudios que están investigando su posible relación en la lucha contra la obesidad. Aunque aún hay que tomarlos con cautela. 

- Relacionado: Dieta de la felicidad: Un buen desayuno, clave para ser más feliz

"Si bien es cierto que se ha visto que la ingesta de cacao natural rico en flavanoles (los polifenoles característicos del cacao), podría reducir el riesgo de obesidad y también de diabetes tipo 2, se trata de estudios muy preliminares y se necesitan más estudios para corroborar esta asociación”, explica la doctora María Izquierdo, profesora titular de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Barcelona. La especialista en alimentación recuerda que, aunque exista dicha relación, no hay que olvidar que las estrategias que han demostrado, a día de hoy, que funcionan para perder peso y no engordar son “comer lo que nos corresponde (ni en exceso ni en defecto), hacer ejercicio diariamente, dormir entre 7 a 8 horas diarias y respetar unos horarios de comidas, que incluyan ni comer ni cenar demasiado tarde”.

- Relacionado: Desayunos que te ayudan a adelgazar

Contra el cansancio  

Al cacao también se le atribuyen funciones energéticas, por lo que puede ayudarnos a luchar contra el cansancio de forma natural, sin afectar al sistema nervioso central. “Una buena manera de tomar cacao natural es en el desayuno, combinado con los cereales, la fruta y el vaso de leche de toda la vida, ya que es una fuente importante de nutrientes y un alimento recomendable para todas las edades. Además, este primer vaso de leche por la mañana nos aporta un 30% de la cantidad de calcio recomendada al día, que es de 1.000 mg”, explica la doctora Izquierdo, que es también miembro del comité científico del Observatorio del Cacao.

"Además, el hecho de combinar todos estos alimentos hace que aprovechemos todas sus propiedades y estemos aportando una serie de nutrientes clave para un buen desarrollo, como carbohidratos, proteínas de alto valor biológico, grasas, vitaminas A, B2, B12 y D y minerales, sobre todo calcio y fósforo”, continúa la especialista.

Pero, ¿es mejor que el café contra la fatiga? En realidad, no. Solo es diferente. Así nos lo aclara la nutricionista: "el café es rico en una base xántica, la cafeína, que ejerce un efecto estimulante sobre el sistema nervioso central y nos baja la sensación de fatiga. El cacao también contiene una base xántica, en concreto, la teobromina, pero esta sustancia no tiene el efecto estimulante que tiene la cafeína del café, por tanto, si lo que se busca es combatir el sueño, el cacao no sería la opción, ya que no es estimulante ni excitante. Ahora bien, frecuentemente lo que buscamos es más un alimento reconfortante que estimulante y, en este sentido, una bebida preparada con cacao natural y leche o bebida vegetal caliente puede ser una opción excelente para combatir, de forma natural, el cansancio", afirma. 

- Relacionado: ¿Así es tu trabajo? ¡Así debe ser tu alimentación!

Recetas para desayunar con cacao 

La experta en nutrición propone que "podemos salir de casa habiendo tomado un lácteo con cacao natural y en una segunda fase, completarlo con un bocadillo de pan integral con queso fresco y una fruta. Otra idea es empezar con un tazón de leche con cacao y avena y tomar una fruta a media mañana. Cualquier combinación es buena si optamos por lácteos, cereales preferiblemente integrales y fruta fresca". Estas son algunas de las propuestas para introducir este delicioso alimento en tus desayunos: 

Porridge-de-cacao-natural-y-avenaVER GALERÍA

 

Porridge de cacao y avena

Ingredientes (para 6 personas)

  • 2 cucharadas de cacao natural
  • 1 taza de avena troceada
  • 4 tazas de leche
  • 1 cucharada de semillas de chía
  • 4 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete
  • Sal
  • Fruta fresca: plátano, caqui, fresas, naranja…

Preparación: 

Mezclar el cacao, la avena, la leche, la chía, la miel y una pizca de sal. Calentar a fuego lento hasta que hierva despacio durante unos 10 minutos. Retirar del fuego y añadir la mantequilla de cacahuete y mezclar bien. Servir en cuencos cubiertos con la fruta pelada y troceada.

Smoothie-de-cacao-natural-y-aguacateVER GALERÍA

 

'Smoothie' de cacao natural y aguacate

Acompáñalo con una tostada con pan de semillas y aceite de oliva virgen

Ingredientes (para 6 personas)

  • 2 cucharadas de cacao natural
  • 1 aguacate
  • 1 plátano
  • 1l de bebida vegetal de avellanas
  • 6 dátiles
  • 2 cucharadas de lino dorado

Preparación:

Triturar con una máquina de cuchillas el cacao, el aguacate, el plátano, la bebida de avellanas y los dátiles. Debe quedar todo muy bien triturado. Servir recién hecho con un poco de semillas de lino por encima.

Mug-Pie-de-cacao-naturalVER GALERÍA

 

'Mug pie' de cacao natural

Acompañálo con una taza de leche con canela, macedonia de frutas (kiwi, fresas, uva morada, naranja)

Ingredientes (para 6 personas):

  • 4 cucharadas de cacao natural
  • 2 huevos
  • 4 cucharadas de harina
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 1/2 cucharada de levadura
  • 4 cucharadas de aceite de girasol
  • 6 cucharadas de leche
  • Sal

Preparación: 

Triturar con una máquina de cuchillas el cacao, el huevo, la harina, el azúcar, la levadura, el aceite de girasol, la leche y una pizca de sal.  Rellenar tazas medianas hasta la mitad. Meter en el microondas a máxima potencia 30 seg., comprobar, meter 30 segundos más y servir recién hecho.

Más sobre: