navidades-salud-dental

¿Cómo influyen los excesos de Navidad en tus dientes?

En esta época de excesos, tomamos más dulces, cambiamos la rutina de comidas y bebidas, y no atendemos lo suficiente nuestra salud dental. Por eso, es importante que sepas cuáles son los principales enemigos de nuestra boca en Navidad

by hola.com

Cenas copiosas, dulces, copas con amigos y todo tipo de reencuentros que, generalmente, celebramos rodeados de banquetes de comida. Ya sabemos que todo esto influye directamente en nuestro peso, pero ¿sabes cómo afectan las navidades a tu salud dental? Aunque no seamos del todo conscientes, seguramente nuestros dientes sean de los más perjudicados, ya que los alimentos en los cuales más nos excedemos son los que más dañan nuestra dentadura, aumentando la placa bacteriana, el esmalte y favoreciendo la aparición de caries y manchas en los dientes.

-Lee: ¿Dientes sanos, brackets limpios y Navidad? Un trío compatible si cuidas la higiene

Hablamos de alimentos y sustancias que, si se consumen de forma moderada, no deberían dañar el color blanco de tus dientes ni provocar ningún daño más significativo, pero que, en momentos como la Navidad, al ingerirlos y consumirlos en exceso, pueden resultar muy perjudiciales. Según la nutricionista y colaboradora de ¡Hola!, Marta Lorenzo, lo cierto es que hay varios factores en la alimentación tradicional de esta época que avalan esta posibilidad:

  • Dulces y caramelos. Durante estas fechas el consumo de dulces navideños, caramelos y otras recetas ricas en azúcar, como los postres, hacen que la probabilidad de aparición de caries y la sensibilidad dental se multipliquen considerablemente.
  • Alcohol. Seguramente el vino sea una de las bebidas alcohólicas más consumidas durante las comidas y cenas navideñas y, a la vez, la más perjudicial para el color blanco de tu dentadura. De hecho, es el vino tinto, más que el blanco, el mayor motivo de la aparición de las manchas. La acidez, el contenido en taninos y los compuestos cromógenos son los responsables de esta pigmentación.

-Lee: Recibe la Navidad ¡con tu mejor sonrisa!

  • Bebidas con gas. Son perjudiciales principalmente por su estado. Es decir, al ser líquidos con alta cantidad generalmente de azúcares y ácidos, este estado físico condiciona a la hora de integrarse al diente, ya que aprovecha la porosidad del esmalte consiguiendo entrar con más facilidad. Estas bebidas también se consumen en exceso en navidades, ya sean solas o junto con bebidas alcohólicas.
  • Café y té. Ambos, si se toman en altas cantidades, pueden llegar a amarillear los dientes. En el caso del té se debe a los taninos y en el café a los cromógenos. Seguramente, su consumo aumente debido a las tertulias y a los cambios de horario por las fiestas.
  • Tabaco. Para los llamados fumadores sociales, sobre todo en estas fechas, su consumo de tabaco se dispara y esto puede dar lugar a la aparición de manchas en la dentadura y graves daños en el esmalte por la nicotina.

-Lee: Hacer una mala dieta puede tener consecuencias nefastas para tus dientes

Pero no sólo son estos los alimentos y sustancias los únicos responsables de nuestros problemas bucales. Y es que, con el revuelo de las navidades se relaja la atención, se alteran los horarios y con ellos las rutinas, como el mantenimiento de una adecuada higiene dental, lo que hace que los dientes sufran más de lo habitual. Además, se come mucho entre horas y, en ocasiones, fuera de casa, por lo que el cepillado de los dientes después de cada comida se vuelve más complicado.

Como con todo, también nos encontramos con los que dicen que hay alimentos que blanquean tus dientes, pero eso no es del todo verídico. Ningún alimento aumenta el color blanco característico de cada uno, pero sí es cierto que si controlas y consumes con moderación los alimentos que acabamos de ver, puedes conseguir mantener una dentadura sana y con su color y brillo natural. Algunos como las zanahorias, las manzanas o los lácteos (sobre todo si ingieres el yogur natural después de comer) pueden ayudarte a mantener los dientes pulidos, libres de placa y protegidos, ayudándote a reconstruir el esmalte.

-Lee: Esta Navidad, no olvides cuidar la dentadura de los niños

Más sobre: