Potencia tus defensas y come sano en pleno invierno

Esto es lo que deberías hacer para potenciar las defensas de tu organismo

Es necesario cuidar nuestra alimentación y estilo de vida para garantizar el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunitario, especialmente en los meses de invierno.

by Cristina Soria

Nuestro sistema inmunitario tiene la noble función de protegernos de posibles infecciones y enfermedades. Generamos continuamente células inmunitarias y nuestra alimentación es fundamental para que así ocurra. Una dieta variada, saludable y rica en nutrientes es imprescindible para conseguir un sistema inmune fuerte y equilibrado, que nos ayude a pasar el invierno con nuestras defensas incrementadas.

Presta atención a tu dieta

Evita sentirte débil y con falta de energía manteniendo un aporte calórico suficiente en tu dieta. Si te faltan calorías, las energías desaparecen e inevitablemente te sientes mal. En principio no es necesario que te preocupes de contar calorías, siempre que te alimentes de manera variada y tomes las cantidades de comida que te dicte tu apetito y el sentido común.

El problema suele estar en las dietas hipocalóricas que se siguen a veces con la intención de perder peso. Con ellas es muy posible que nos falten tanto nutrientes como calorías, y que finalmente sintamos que nuestras fuerzas comienzan a flaquear.

Leer: ¿Gripe o resfriado? Cómo diferenciarlos por sus síntomas y remedios que funcionan

Cuida el aporte de minerales

Evita las temidas anemias que tanto afectan a las mujeres (ya sea por la menstruación, embarazo o carencia nutricional.) asegurando el aporte necesario de hierro al organismo. Si este falta, lo normal es que sintamos fatiga y cansancio sin causa aparente, además de la ya nombrada anemia. El cuerpo absorbe con más facilidad el hierro procedente de la carne, las aves y el pescado, que el de las verduras, cereales y frutas. Para ayudarle a obtener la máxima absorción, es conveniente ingerir alimentos ricos en vitamina C, como las naranjas o tomates,  junto a los que contengan hierro.

Cuida el aporte de mineralesVER GALERÍA

El Zinc es otro mineral muy necesario para mantener el sistema inmunológico en buen estado. Puedes encontrarlo en la carne y el marisco, pero también en el ajo, el chocolate y las semillas (como las de calabaza, sandía o sésamo). 

Leer: Combatir el frío y los síntomas del resfriado 

Las vitaminas que no pueden faltar

La vitamina C es la más demandada cuando bajan las temperaturas. Si bien no sirve para “curar” infecciones, sí es una buena ayuda para nuestras defensas. Además, la vitamina C es un poderoso antioxidante que protege a nuestras células corporales. La vitamina C se encuentra en las frutas cítricas (como naranjas y pomelos), y en verduras como los pimientos y el brócoli.

Las vitaminas que no pueden faltarVER GALERÍA

Se considera que la vitamina A también tiene un efecto directo sobre el sistema inmune, ya que influye en la formación y diferencia de los glóbulos blancos, y combinada con la vitamina D forman un fuerte equipo que protege nuestras defensas. Encontramos la vitamina D en carnes, pescados, mariscos, huevos y leche. La vitamina A se encuentra en vegetales como la zanahoria, el brócoli, la col y las espinacas, en lácteos, y en carnes, aves y pescado.

Tus hábitos de vida influyen en tus defensas

Para cuidar tus defensas, una buena alimentación ha de ir acompañada de unos hábitos de vida saludable: 

  • Evita el sedentarismo y practica ejercicio moderado de manera regular para impedir que bajen tus defensas.
  • Cuida los niveles de estrés y, si es necesario, practica disciplinas como el yoga, el pilates o la meditación.
  • Elimina el tabaco de tu vida para mantener sano el sistema de defensa de tu aparato respiratorio. Dejar de fumar mejorará tu sistema inmune y tu calidad de vida en general.
  • Descansa un mínimo de 7 horas para sentirte llena de energía y cuidar tu salud.

Leer: ¿Por qué hay más gripe en invierno?

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie