pelis-terror

¿Por qué nos gustan tanto las películas de terror?

¿Sabías que ver películas de terror reduce el estrés y nos ayuda a enfrentar nuestros miedos? Atrévete con un maratón de cine clásico de terror para celebrar la noche de Halloween

by J.G.

Uno de los mejores planes por excelencia para la noche de Halloween es un maratón de cine de terror. Pero, ¿te has parado a pensar cuál es la razón por la que la mayoría personas se sienten tan atraídas por este género cinematográfico a pesar del mal rato? ¿Por qué, en cambio, hay otras que no son capaces de aguantar ni cinco minutos delante de la pantalla?

El miedo, desde el punto de vista de la psicología, es una emoción aflictiva que, sin embargo, cumple una función importante en nuestro bienestar psicológico. De hecho, el miedo es la emoción más básica y antigua de todas; por lo que también ha sido la más estudiada por la ciencia. Así, desde que el hombre es hombre se ha grabado en nuestros genes como mecanismo de protección y de defensa, sin la cual no hubiéramos conseguido sobrevivir como especie.

- Lee: ¿Se puede vivir sin emociones?

“Recordemos que el miedo es una emoción que se activa ante la presencia o percepción de un peligro real o imaginario. Es un mecanismo de prevención del daño potencialmente ocasionado por una circunstancia determinada. Es una reacción frente a una amenaza a nuestros intereses de orden vital”, explica el Dr. Daniel López Rosetti en su libro ‘Emoción y sentimientos’.

La comunicación no verbal también cobra especial importancia en cómo expresamos ese miedo. Tanto nuestra expresión facial como las reacciones fisiológicas que produce nuestro cuerpo cuando nos asustamos, cumplen la función de alertar sobre lo que está pasando. “Nuestro cuerpo reacciona hiperativándose físicamente, y poniendo en marcha ciertos neurotransmisores como la adrenalina y la dopamina, que son los que nos hacen experimentar esa euforia. Además, nuestro ritmo cardíaco se acelera, sube la presión arterial, puede aumentar el tono de los músculos…”, apunta la psicóloga Pilar Conde, directora de las Clínicas Origen.

El miedo como herramienta de mejora

Aunque existen diferentes tipologías de miedo, y a pesar de que sus mecanismos se han modificado y evolucionado a lo largo del tiempo, seguimos conviviendo con ese carácter biológico del miedo que provoca respuestas automáticas como reacción de lucha o huida. Después, existe un miedo que nace del pensamiento, “una especie de miedo razonado que no guarda relación con la situación externa, sino con la construcción mental interna que hemos elaborado. A menudo, lo expresamos con frases generalistas e inespecíficas como: ‘Tengo miedo a que mi vida vaya mal’”, dice la socióloga experta en neurolingüística Alicia Aradilla.  De hecho, el miedo también busca la comprensión y el soporte social de quienes nos rodean y establecer la empatía con los demás.

Por tanto, el miedo en su justa medida –y siempre que no lo confundamos con, por ejemplo, un trastorno de ansiedad- tiene una función vital positiva que podemos aprovechar para desarrollar nuevos aprendizajes y afrontar y sortear las dificultades con nuevas respuestas conductuales. Esta es una de las razones por las que cada vez más psicólogos y terapeutas emplean la filmoterapia como técnica terapéutica para ayudarnos a enfrentar a nuestros miedos, resolver problemas y buscar y encontrar soluciones.

- Lee: ¿Por qué llorar viendo una película nos sienta tan bien?

Según los expertos, los filmes de terror, por ejemplo, nos hacen enfrentarnos a nuestros mayores temores y sacar a flote nuestras emociones permitiéndonos ser más conscientes de ellas. De esta manera, reducen el estrés y ayudan a enfrentar esos miedos antiguos a través de la catarsis sin necesidad de revivir lo sucedido. “Es como un entrenamiento con red, ya que se trata de emociones autoinducidas por un estímulo externo que es muy próximo a la realidad, pero con un final. Ver una película es lo más aproximado a vivir esa experiencia que en nuestra realidad no nos atreveríamos, pero sabiendo que podemos salir de ella en cualquier momento. Eso nos hace sentir seguridad”, apunta Aradilla.

8 clásicos de terror para celebrar la noche de Halloween

Para exprimir todos los beneficios psicológicos del cine de terror, hemos seleccionado a través de FilmStruck, los mejores títulos del cine clásico del género para disfrutar de la noche de Halloween.

- Además: 30 libros de terror y novela negra para una noche de miedo

La Momia (The Mummy, 1959)

La figura de la momia que despierta tras millones de años es, desde los años 50, uno de los grandes monstruos clásicos que un buen amante de las películas clásicas de terror no puede perderse. Un clásico de terror y misterio dirigido por Terence Fisher, en el que un grupo de arqueólogos británico profana el sueño de la princesa egipcia Ananka, un sacrilegio que hará volver de la tumba al guardián encargado de proteger sus restos.

La Mano (The Hand, 1981)

¿Qué pasaría si una parte de tu cuerpo se convirtiera en la protagonista de una película de terror? La Mano narra la historia de un dibujante de cómics que pierde una mano en un accidente. La gente de su entorno empieza a morir asesinada, y el protagonista empieza a sospechar que su miembro amputado podría ser el culpable de tales crímenes.

Häxan: la brujería a través de los tiempos (Häxan, 1922)

Un clásico escandinavo lleno de magia y brujería, que mezcla ficción y documental repasa la historia del ocultismo.

La parada de los monstruos (Freaks, 1932)

En este clásico de culto, interpretado por actores con deformidades reales, Cleopatra es una hermosa trapecista que accede a casarse con el enano Hans, líder de la compañía circense, para asesinarlo y cobrar la herencia. ‘Repugnante" era uno de los adjetivos más empleados por el público para describir la película. A pesar de los muchos detractores en un principio, la película se ha convertido en una obra legendaria que ha inspirado a directores como Tim Burton o David Lynch.

Jóvenes ocultos (The Lost Boys, 1987)

No se puede entender una noche de terror sin la figura del vampiro. Este exitoso título de terror de los 80 mezcla el cine de adolescentes con el de vampiros. Lucy y sus dos hijos, Michael y Sam, se mudan a una pequeña ciudad de California en la que, bajo la apariencia de una banda de moteros, se oculta un grupo de criaturas de la noche….

Equinox (1970)

El gran artista de los efectos especiales Dennis Muren, conocido por su trabajo en Star Wars o Parque Jurásico, realizó mucho antes este clásico de monstruos donde cuatro jóvenes, tras descubrir un libro de hechizos en el bosque, son atacados por horribles criaturas.

Los ojos sin rostro (Les yeux sans visage, 1960)

Una joya de culto que mezcla el terror con un lirismo tenebroso altamente recomendable para la noche de los muertos vivientes. Los ojos sin rostro narra la historia de un prestigioso cirujano que no se detendrá ante nada para intentar reconstruir la cara de su hija, desfigurada después de un terrible accidente.

Repulsión (Repulsion, 1964)

Un film de terror psicológico que narra la escalofriante crónica del descenso de una mujer hacia la psicosis. En Repulsión, la protagonista es una frágil y hermosa joven francesa que vive con su hermana en Londres y que, al quedarse sola en su apartamento, empieza a desquiciarse mentalmente. El filme es considerado por muchos como la mejor película de terror psicológico junto a Psicosis.

Más sobre: