El contacto físico con tu perro es muy importante

El contacto físico con tu perro es muy importante

Si tienes un perro, no le prives de las caricias y del contacto físico. Es fundamental para su salud (y para la tuya).

by Cristina Soria

Los cachorros al nacer, al igual que el resto de mamíferos, buscan el contacto físico con la madre. Y, a pesar de que crecen y se separan de ella, nunca dejan de disfrutar de ese contacto físico como muestra de afecto y cariño. Ser afectuosa con tu perro os hará sentir mejor a ambos, más relajados, y hará crecer la confianza mutua. Si no dejas que tu perro suba al sofá o la cama contigo (son lugares en lo que suelen buscar pegarse físicamente a sus dueños), encuentra los momentos en que tú puedas agacharte a suelo para proporcionarle una buena dosis de caricias. Ambos saldréis beneficiados.

Cómo te beneficia acariciar a tu perro

Al parecer, las personas que conviven con perros y tienen una relación de afecto con él, expresada a través de las caricias, tienen una presión arterial más baja. El hecho de hablar con nuestra mascota, desahogarnos con ella y acariciarla, mejora la salud cardiovascular y hace que diminuyan los niveles de estrés. 

El contacto físico con tu perro es muy importanteVER GALERÍA

También ayudan a que nos relacionemos mejor con otras personas. Por un lado es cierto que cuando salimos a pasearlos es fácil que acabemos entablando relación con otros dueños de perros y que incluso acabemos cuadrando los horarios de paseo con personas afines. Por otro lado, el hecho de cuidar de un ser vivo y de demostrarle afecto, sabiendo que depende por completo de ti, te convierte en una persona más empática capaz de entender mejor también a otras personas y, por lo tanto, de relacionarte mejor con ellas.

Leer: Estas son las razones por las que tu perro te come a lametazos

Y cómo le beneficia a él

Cuando un perro es acariciado por personas, su presión sanguínea y su ritmo cardíaco disminuyen. Esto, evidentemente, le relaja y le provoca sensación de bienestar. De hecho, un estudio realizado en la Universidad de Arizona demostró que los perros sentían apego y buscaban la compañía de aquellas personas que les acariciaban con afecto, y que ignoraban a las que no mostraban en ellos ningún interés.

Puedes tocar a tu perro de distintas formas

Puedes tocar a tu perro sin acariciarle, solamente manteniendo un punto de contacto físico con él. Esto, por sí solo, genera muchos beneficios para tu mascota. A los perros, por instinto, les gusta apoyar su cuerpo sobre otros perros con los que convive, o sobre sus dueños, para sentirse arropados por su calor corporal y para notar el latido del corazón del otro ser.

Leer: Las señales que indican que tu perro te adora

A algunos perros, en cambio, no les gusta sentir el contacto físico de las personas, ya sea porque se están recuperando de una experiencia traumática, ya sea porque no está en su carácter. En cualquier caso, debemos respetar que sea así. Podemos mostrarle nuestro afecto manteniendo con él una mirada calmada que le apacigüe, y con el tono cariñoso y amable de nuestra voz. Es muy importante que sepamos reconocer las necesidades de nuestro perro para respetarlas, aunque esto no significa que no mantengamos una relación de afecto manifiesto con él.

Pero si tu perro está dispuesto a dejarse acariciar, no dudes en hacerlo y en probar masajes caninos que le harán sentirse muy querido. Y, por supuesto, tú también te sentirás mejor de mostrar afecto a un ser vivo con el que convives y al que cuidas. Existen técnicas profesionales de masaje para perros, pero siempre es mejor que aprendas a realizarlas con expertos antes de probar con tu mascota.

Leer: Consejos para disfrutar paseando a tu perro

Más sobre: