Remedio caseros contra las ojeras

Remedios caseros contra las ojeras

Las ojeras no siempre son producto del cansancio y el estrés, también pueden ser parte natural de nuestra expresión facial, e incluso pueden venir heredadas y ser un rasgo fisiológico familiar.

by Cristina Soria

Sin embargo, como generalmente se aprecian en personas con estrés, problemas de sueño, deficiencias nutricionales o asma, no gozan de buena fama y al “ensombrecer” nuestras facciones es normal que se busquen remedios para minimizar la presencia de ojeras en nuestro rostro. Nuestro primer consejo es que no te obsesiones con su eliminación. Y el segundo: utiliza remedios naturales y saludables, que no resulten agresivos contra tu piel y que no implique un gran desembolso.

Una infusión de manzanilla no solo es buena para tu estómago

La manzanilla es una hierba medicinal con propiedades hidratantes, antiinflamatorias, calmantes y purificantes. Por estas razones también se utiliza en cosmética y cumple una función muy concreta ayudando a minimizar las ojeras y las bolsas en los ojos, porque sus ácidos orgánicos reducen la hinchazón y el enrojecimiento de la piel, descongestionándola, calmándola y refrescándola. Además, contiene flavonoides, que son antioxidantes naturales, lo que previene el envejecimiento y sus síntomas, como las bolsas.

Una infusión de manzanilla no solo es buena para tu estómagoVER GALERÍA

Utiliza un disco de algodón para aplicar sobre el párpado una infusión de manzanilla fría. Es recomendable haber utilizado dos bolsitas en el agua hirviendo, haberlas dejado infusionar entre tres y cinco minutos y luego enfriar en el frigorífico. Aunque puede ser suficiente con aplicar el disco de algodón humedecido sobre el párpado, dando leves toques, otra forma de aplicarlo puede ser mientras duermes, deja los discos sobre los párpados mientras echas una pequeña siesta tumbada bocarriba. 

Leer: La postura en la que duermes puede acelerar la aparición de arrugas en la piel

Aceite de almendras

Cada vez se utiliza en más el aceite de almendras en productos dermatológicos, por su gran facultad para reparar los tejidos, hidratarlos y por sus propiedades antiinflamatorias. Por eso resulta ideal para luchar contra las ojeras y las bolsas. 

Este aceite se obtiene de forma natural prensando las almendras, es en ese momento cuando liberan un aceite dulce que contiene un alto aporte de nutrientes y vitaminas E y B-6, que aplicados sobre la piel ayudan a protegerla y la suavizan. Es un hidratante natural, que no bloquea los poros, y al ser absorbido por la piel facilita que las células muertas o secas se depuren y facilitan su eliminación por los poros.

El aceite de almendras tiene una consistencia similar al aceite que segrega tu propia piel, eso hace que pueda ser absorbido rápidamente y se integre naturalmente en tu hidratación. También ayudará a reducir las arrugas y líneas de expresión alrededor de los ojos y en el resto de la cara, como las líneas de la risa. Además, el olor de este aceite no es tan fuerte como otros, y resulta muy agradable.

Leer: Identifica los síntomas de la soriasis

El pepino en los ojos, un clásico

Hemos visto tantas películas y series donde se muestra una rodaja de pepino en los ojos, que ya forma parte de la cultura popular que esta hortaliza es buena para nuestra piel. El pepino contiene vitamina C, ácido cafeico y nutrientes que ayudan a eliminar la hinchazón del ojo, lo refrescan e hidratan.

El pepino en los ojos, un clásicoVER GALERÍA

Para aplicarlo, asegúrate que el pepino está fresco para que mantenga todas sus propiedades, lávalo bien y déjalo en el congelador durante una hora, su temperatura sea fría pero no llegue a la congelación. Después, corta diez rodajas, ni muy finas ni muy anchas. Te preguntarás ¿porque no cortar las rodajas antes de pre-congelarlo? Si lo hiciéramos la lámina que estará en contacto con nuestra piel se resecará, por eso es importante que el corte sea posterior a su enfriamiento.

Lava primero el contorno de tus ojos, para eliminar restos de maquillaje e impurezas y coloca dos rodajas, aún frías, sobre tus párpados. La temperatura es importante, cuando notes que se calientan, cámbialas por otras. Y así, durante 15 minutos. Puedes repetir el proceso una vez al día.

Leer: Descubre los secretos de las aguas termales

Más sobre: