disruptores-endocrinos

Productos químicos que usas a diario y que son malos para la salud

Plásticos, esmaltes, tintes, botellas de aluminio... pueden contener productos químicos, denominados disruptores endocrinos, y que pueden dañar tu salud. Entrevistamos a una experta para que nos explique sus peligros y las precauciones que debemos tener.

by Nuria Safont

Seguro que habrás oído hablar de los disruptores endocrinos, ya que en los últimos años se está alertando de sus riesgos para la salud y, en concreto, para la fertilidad. De hecho, se dice que pueden disminuirla. Hablamos con la doctora Naira González Lopez, ginecóloga y obstetra de la Unidad de Reproducción Humana Asistida del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima (Vigo) sobre cuáles son los riesgos y qué medidas debemos adoptar para protegernos de ellos. 

- Leer: Limpieza 'eco': estos son los productos para limpiar tu casa

¿Qué son los disruptores endocrinos?

Los denominados disruptores endocrinos (EDC de las siglas en inglés Endocrine Chemical Disrupting) son sustancias químicas, ajenas al cuerpo, capaces de alterar el sistema endocrino, es decir, alteran algunos procesos fisiológicos controlados por hormonas, lo que puede llegar a causar diferentes enfermedades o trastornos en el desarrollo.

Aunque muchos de estos compuestos están prohibidos o muy regulados y no llegan a entrar en contacto con la comida o el aire, hay un posible riesgo en productos muy comunes: las botellas de plástico, los envases de alimentos, la crema solar, cosméticos o incluso ciertos alimentos que contienen disruptores endocrinos de forma natural.

- Leer: Todo lo que necesitas saber sobre los parabenos

¿Qué riesgos hay para la fertilidad de la mujer?

Los estudios en animales han mostrado que la exposición a disruptores endocrinos químicos en etapas tempranas del desarrollo pueden causar alteraciones en la glándula mamaria y el desarrollo uterino, también se ha asociado con pubertad precoz, ciclos anovulatorios y miomas uterinos.

Es razonable sospechar que los EDC pueden afectar igualmente al ser humano, los Policlorinatos bifenilos PCBs, dioxinas y ftalatos son las principales sustancias estudiadas, de hecho, se ha relacionado la exposición a estas sustancias químicas con pubertad precoz el aumento de incidencia de cáncer de mama, alteraciones en el ciclo menstrual, endometriosis y parto pretérmino. Sin embargo esta relación no es tan fácil de establecer, los estudios se basan en población adulta y sin tener en cuenta factores de confusión como la edad, el peso y cuidado prenatal.

- Leer: Hogar sin tóxicos: 6 trucos para conseguir una casa más saludable

¿Y para la del hombre?

La exposición de la mujer embarazada a estrógenos o disruptores hormonales que interfieren con la acción de las hormonas masculinas (BPA, pesticidas con efecto antiandrogénico) se ha asociado con criptorquidia, una alteración en el descenso testicular, que causa empeoramiento de la calidad seminal e incrementa el riesgo de cáncer de testículo en la edad adulta. La criptorquidia se asocia en ocasiones con malformaciones en el pene (hypospadias).

- Leer: Cómo hacer que tu ropa dure más (y sea más sostenible)

disruptores-endocrinos-2VER GALERÍA

 

¿Cuáles son las sustancias más peligrosas?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en un informe publicado en 2013, ha elaborado una lista en la que contemplan aproxidamente unas 800 sustancias químicas que son sospechosas de actuar como disruptores endocrinos. Sospechosas ya que en la mayoría de los casos no hay investigaciones que permitan determinar una clara relación causa-efecto en el ser humano.

No solo importa la sustancia, es también muy importante reconocer a la población más vulnerable a su exposición que son especialmente niños y mujeres embarazadas.

Los principales compuestos identificados como EDC son:

Ftalatos (BBP, DBP, DEHP). Podemos encontrarlos en plastificantes de PVC, en insecticidas, repelentes, perfumes, esmalte de uñas, laca de pelo y otros cosméticos. También se usa como agente lubricante en textiles.

Bisfenol A (BPA). Se usan, principalmente, para la fabricación de pinturas y plásticos (por ejemplo, algunas botellas y envases de almacenamiento de alimentos). También en la fabricación de fungicidas, antioxidantes, tintes, pirorretardantes.

Estireno. Uso principal es la fabricación de poliestireno y copolímeros de estireno. También se utiliza para la fabricación de pinturas, lacas y barnices. Por otro lado, también puede utilizarse en la industria de papel, y la de polímeros.

PCBs. Pueden estar en pinturas, plásticos, entre otros. La incineración de residuos es. por su parte, una fuente importante de PCBs.

- Leer: Este es el jabón 'eco' que protege mejor tu piel

¿Qué consejos nos da para reducir la exposición?

La exposición a disrruptores endocrinos es inevitable. El riesgo está en la frecuencia y en la dosis; hay que ser conscientes de que hay otras cosas que tienen mayor influencia en nuestra salud. Aún así, es fácil seguir una serie de consejos prácticos para limitar la exposición:

  • Evitar artículos fabricados de policarbonato o cloruro de polivinilo, en particular si se utilizan para envasar alimentos o productos dirigidos a niños (jueguetes, ropa, etc.). Ojo con los chupetes y las tetinas del biberón. Hay que asegurarse de que no se hayan fabricado con bisfenol A. 
  • Debido a que los pesticidas son una fuente conocida de disruptores, en la medida de lo posible se recomienda el consumo de alimentos de producción ecológica. Las bandejas de poliuretano en las que se entregan los alimentos y los films de PVC también deberían evitarse o reducir su uso.
  • Utilizar botellas o envases de vidrio o acero y evitar los de materiales plásticos, ya que liberan ftalatos y bisfenol A. Cuando se utiliza el microondas emplear siempre contenedores de vidiro o cerámica, ya que el calor facilita la liberación de bisfenol A desde el plástico a la comida. No reutilizar los vasos, contenedores, platos y cubiertos desechables
  • Las latas de conservas también pueden ser un peligro si no se usan adecuadamente. Estas están recubiertas en su interior por una película película plástica que libera bisfenol A. No las uses para almacenar comida durante mucho tiempo. Tampoco calientes la comida con ellas.

En conclusión, mantener unas precauciones básicas no está de más y la mejor arma disponible es la información.

Libro recomendado: 

Medioambiente y salud  de Carme Valls-Llobet. Ediciones Cátedra. 

Más sobre: