Boot camp: el entrenamiento para las más exigentes

'Boot camp': el entrenamiento para las más exigentes

¿Te atreverías a realizar un curso de preparación física para militares? Ejercicios de fuerza, saltos, circuitos de obstáculos y de agilidad… De eso tratan los 'Boot Camps', un sistema de entrenamiento que triunfa con la llegada del buen tiempo.

by Cristina Soria

La máxima de este tipo de workout es utilizar el entorno para ponerte en forma. Así que, ahora que hace buen tiempo, sal y haz ejercicio por parques, entornos urbanos o las afueras de las ciudades para dar lo mejor de ti.

Los Boot Camps han sido inspirados por los sistemas de preparación física que utiliza el ejército americano. Básicamente, de lo que tratan estos campamentos es de hacer un deporte en un espacio abierto utilizando los elementos que nos encontramos en él para hacer ejercicios de todo tipo: fuerza, saltos, trepas, carrera, ejercicios en pareja… se trabaja con el peso del propio cuerpo y en cada sesión puedes quemar más de 800 calorías.

Boot camp: el entrenamiento para las más exigentesVER GALERÍA

Hay un monitor o instructor que guía la sesión y un grupo de más o menos 20 personas a los que se llama reclutas. Hay dos niveles: un básico pensado para gente con poca forma física en el que la exigencia es menor; y otro nivel avanzado, destinado a gente con buena forma física.

Leer: Calistenia para mujeres, ¿por qué no?

Reafirma, pero no muscula en exceso

Los músculos, más que fortalecerse, se tonifican, se ven más firmes y dibujados, pero no perseguimos un aumento de masa muscular, buscamos definir y reafirmar. Y aunque puede parecer que el tren superior se trabaja más, se ejercita todo el cuerpo de manera compensada.

El tiempo pasa muy rápido

Puede que pertenezcas al grupo de personas que para hacer deporte les motiva saber que se va a pasar volando. Pues esto es lo que pasa en una clase de Boot Camp, diseñada para que se pase rápido, sea divertida y lo pases bien con tus compañeros de entrenamiento. Así que, aunque su referente sea un entrenamiento militar, lejos de sufrir, disfrutarás haciendo ejercicio.

Leer: Por qué debes incluir los estiramientos en tu rutina diaria de ejercicios

Desestresa mucho

Flexiones, burpees, cuerdas, ruedas de tractor que saltar, barras, cambios de ritmo… es imposible aburrirse en una clase de Boot Camp y mucho menos no conseguir relajarse. Dicen sus devotos que es una montaña rusa y una de las metodologías más desestresantes que existen.

Es detox

Todas las prácticas deportivas son depurativas, pero Boot Camp es una de esas en las que se suda la gota gorda. Y eso, hace que expulsen toxinas, se segreguen endorfinas y se termine la clase con esa sensación de sentirse mejor y más activo.

Los resultados son visibles

Con la práctica constante de Boot Camp se obtiene un cuerpo más tonificado, con músculos más dibujados pero no excesivamente musculados. Sin embargo, y aunque esos resultados son visibles, es necesario ser constante y empezar de forma progresiva. Los expertos con los que hemos hablado aconsejan empezar con un par de días a la semana y, dependiendo de la persona y de sus objetivos, incrementar el número de sesiones a 3 o 4 días a la semana. Otra alternativa, si preferimos combinarlo con otras disciplinas, es intercalar un par de sesiones semanales de Boot Camp con otras de Body Pump o algo más relajado como yoga o pilates.

Leer: Por qué no debes maquillarte para ir al gimnasio

Más sobre: