¿Es posible cuidar el medio ambiente mientras haces deporte? Descubre el plogging

¿Es posible cuidar el medio ambiente mientras haces deporte? Descubre el 'plogging'

Prepárate para hacer el 'running' de toda la vida, pero incorporando una novedad: incluye en tu equipamiento una bolsa de basura y a la vez cuidarás el medio ambiente.

by Cristina Soria

Dicen que los países nórdicos siempre van un poco más avanzados que el resto del planeta. En Escandinavia, por ejemplo el cuidado por la naturaleza es primordial, y el plogging viene a demostrarlo. En Suecia saben cómo cuidar y proteger el medio ambiente o, al menos, lo intentan con todas sus fuerzas: purifican el agua hasta hacerla potable, reciclan todo y han conseguido que un 99% de sus residuos se reutilice. El grado de prevención y concienciación es tal, que solo allí podía surgir una iniciativa como el plogging.

¿En qué consiste el 'plogging'?

La palabra plogging resulta de fusionar jogging con la expresión sueca plocka upp, que significa 'recoger'. Se trata de algo tan sencillo, pero beneficioso para ti y para la naturaleza, como practicar running mientras recoges los desperdicios que ensucien que te encuentres por el camino. Para ello has de llevar una bolsa de basura (o varias) en las que guardar la basura para llevarla después a su contenedor correspondiente.

Leer: Todo lo que necesitas para empezar a practicar 'running' sin riesgos

Al correr con este objetivo ya no son tan importantes las marcas de la carrera, sino la suma de tu esfuerzo físico y la ayuda a conservar nuestro entorno lo mejor posible. Así, combinando el cuidado de tu cuerpo y el de la naturaleza, desparece el tabú de pensar que estás recogiendo basura: estás preservando tu salud y el planeta en el que vives. Tiene, además, la ventaja de que puede practicarlo cualquier persona, tenga la edad que tenga, que quiera hacer deporte y cuidar del medio ambiente a la vez.

Correr no es la única opción

La práctica del plogging no se centra únicamente en correr. Cualquier deporte al aire libre, en tierra o mar, puede servir para practicarlo siempre que la recogida de residuos esté presente. Así que puedes, caminar, ir en bicicleta, practicar senderismo, realizar deportes acuáticos, etc, y llevar tu bolsa contigo dispuesta a llenarla. A raíz de esta iniciativa, se han constituido distintas asociaciones que colaboran con la causa compartiendo multitud de recursos online para facilitar a los ploggers la recogida de residuos.

Una práctica cada vez más extendida

El plogging nació en el año 2016 en Estocolmo y pronto se propagó por todo el país. Sin embargo, es ahora cuando empieza a traspasar fronteras y ya ha llegado a más de cien países como Inglaterra, España y Estados Unidos. La preocupación por la invasión del plástico en los océanos es cada vez mayor y tiene mayor alcance, por eso este tipo de iniciativas tienen una difusión cada vez mayor.

Leer: Recoge plásticos de la playa para salvar el medio ambiente

¿Resulta efectivo como deporte?

Los ploggers aseguran que puede ser má efectivo que solamente correr,  ya que se pueden quemar hasta 300 calorías con tan solo 30 minutos de práctica. El motivo es que se combina correr con hacer sentadillas cada vez que se recoge un desperdicio del suelo y puedes incorporar saltos cuando te levantes. Los grupos que lo practican comparten en redes imágenes de sus carreras y dan trucos para recoger más basura en menos tiempo y aumentar la efectividad del ejercicio físico. También se proponen pequeñas competiciones por equipos en las que se combinan rapidez y cantidad de basura recolectada.

Si quieres puedes visitar la página oficial de esta iniciativa.

También puedes echar un vistazo en Instagram al hashtag #plogging, donde los ploggers muestran con orgullo sus bolsas de basura para viralizar el fenómeno y concienciar de forma lúdica sobre la importancia de cuidar el medio ambiente.

Leer: El porqué de la guerra contra las bolsas de plástico

Más sobre: