¿Es normal la caída del cabello en la mujer?

La alopecia es más frecuente en hombres pero, últimamente, más mujeres la sufren por problemas de estrés, agresiones externas como los tintes o factores hormonales.

Dr. Eduardo Junco


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

La pérdida del cabello es un proceso constante y natural que acompaña a la edad y que,  hasta la fecha, era mucho más frecuente en hombres que en mujeres. Pero un reciente estudio estadístico realizado en España revela que la pérdida patológica del cabello afecta a más de un 30% de las mujeres y que los factores que provocan esta alopecia son comunes a ambos sexos.

Además de los ya conocidos factores genéticos y hormonales, cada día adquieren mayor importancia los de tipo ambiental, debido a los cambios en la vida social y laboral de en la mayoría de las mujeres.

Asimismo, esta misma encuesta indica que las repercusiones sobre la salud y el bienestar que esta patología genera en las mujeres son mucho más intensas que en los hombres, con pérdida de la autoestima, alteraciones y conflictos en las relaciones personales y tendencia a la depresión.

Leer: Alopecia nerviosa: cuando el pelo se cae debido a la ansiedad

Alopecia en la mujer

El pelo es una estructura orgánica viva en renovación permanente y, como tal, cada pelo, cada folículo piloso, tiene un ciclo biológico determinado que comprende el nacimiento, el crecimiento y la caída. 

El problema de la alopecia comienza cuando, a determinada edad o en determinada circunstancia, la caída y la pérdida supera al nacimiento del cabello nuevo y, por lo tanto, la densidad en el cuero cabelludo comienza a disminuir.

La pérdida del pelo es un fenómeno más frecuente en hombres que en mujeres, estando en la mayoría de los casos genéticamente determinada y sujeta a un claro patrón hereditario. Sin embargo, cada día son más las mujeres que padecen este problema. Se sospecha que algunos factores como los cambios en la vida social y laboral de la mujer en las últimas décadas puede agravar el problema.  

Leer: La alopecia por quimioterapia, un miedo injustificado

¿Por qué se cae el pelo?

La caída del cabello es un hecho natural, pues el cuero cabelludo se encuentra en una renovación permanente. La alopecia, en cambio, se presenta cuando la pérdida de pelo es superior al nacimiento de pelo nuevo y hay zonas del cuero cabelludo que empiezan a aclararse, perderse y no renovarse.

Hay determinados factores que influyen a la hora de poder tener un cabello sano y prevenir o retrasar su pérdida. Por ejemplo, alimentación, las características de la piel, las infecciones, los factores ambientales, las dietas hipocalóricas, los embarazos, la menopausia, las alteraciones hormonales, el estrés y, sobre todos ellos, la herencia.

Herencia. La alopecia, tanto en hombres como en mujeres, está sujeta a un claro patrón hereditario. Las clásicas ‘entradas’ frontales y de comienzo temprano, tienen una evolución crónica y progresiva.

Edad. Los folículos pilosos en fase de telogen (que no producen crecimiento de pelo) aumentan con la edad y no se sustituyen por aquellos en fase de anagen (que producen crecimiento de pelo).

Características de la piel. Las pieles atópicas, las seborreicas y las características del cuero cabelludo influyen sobre el aumento de la caída del cabello.

Hormonas. Los andrógenos, los cambios hormonales, los embarazos y/o la menopausia son factores que pueden producir caída del cabello.

 Alimentación. Debe ser sana y equilibrada. La desnutrición, las dietas para perder peso, las carencias alimenticias, los déficits de vitaminas y minerales influyen notablemente en el metabolismo del pelo.

Ambiente. La higiene periódica con productos adecuados para cada tipo de pelo retrasa la caída del cabello. Las agresiones externas, tintes, lavados con productos inadecuados, algunos medicamentos, el estrés, las enfermedades y la sobrecarga física y psíquica también influyen en la caída.

Leer: La contaminación también provoca pérdida de cabello 

Cómo prevenir la caída del cabello

La mejor manera de prevenir la pérdida de cabello es ponerse en contacto con un médico o con un especialista en dermatología cuando se empiece a notar que se cae más cabello de lo normal. Sin embargo, existen medidas fáciles de poner en práctica que pueden ayudaros a prevenir esta situación.

  • Higiene regular y periódica del cuero cabelludo con lavado y masaje con productos cosméticos adecuados a nuestro cuero cabelludo.
  • Uso de acondicionadores adecuados a cada tipo de pelo.
  • Evitar agresiones externas y proteger el cabello de las radiaciones solares y de otros productos químicos potencialmente perjudiciales para el cabello.
  • Realizarse tratamientos periódicos revitalizadores, aplicados por un experto.
  • Tratar los cambios hormonales potencialmente perjudiciales para el cabello, pero siempre bajo prescripción médica.
  • Seguir una dieta variada y sana, compuesta por alimentos frescos y naturales.
  • Si el médico lo considera necesario, tomar suplementos de vitaminas y minerales (cisteína, hierro, zinc, etc)
  • Evitar el estrés, la ansiedad o las situaciones de fatiga física o psíquica.

Leer: Tratamientos para la alopecia en mujer

caida-del-cabello-VER GALERÍA

Nuevos tratamientos

Los tratamientos con medicamentos y con diferentes técnicas están ganado terreno últimamente y, en la actualidad, son los más utilizados, junto a los tratamientos quirúrgicos.

Higiene capilar personalizada. Se pretende mejorar y corregir los problemas del cuero cabelludo a través de productos dermoestéticos, restableciendo el buen funcionamiento del folículo piloso, estimulando los folículos en su fase de crecimiento (fase anagen) e inhibiendo aquellos en fase de caída (telogen).

Masaje linfático capilar. Este tipo de masaje mejora la circulación sanguínea y linfática en el cuero cabelludo.

Ozonoterapia. Se pretende mejorar la oxigenación de los folículos pilosos aplicando ozono en estado puro sobre el cuero cabelludo.

Bioestimulación con Minoxidil. El aminexil, sustancia derivada de la aminoxidina, tiene una acción directa sobre el metabolismo y la buena salud del folículo piloso, estimulando su crecimiento y aumentando la densidad capilar.

Bioestimulación con plasma rico en factores de crecimiento. Se trata de una nueva terapia de estimulación transdérmica con plasma rico en plaquetas.

Tratamientos hormonales. Siempre bajo control médico, se utilizan progestágenos antiandrogénicos que  frenan la acción de la testosterona a nivel folicular y eliminan la seborrea.

Aminoácidos, vitaminas y minerales. Están indicados en las alopecias de origen nutricional.

Laser de baja potencia (LLLT).  La radiación láser estimula el metabolismo del cuero cabelludo aumentando la producción de queratina por el folículo piloso. La duración del tratamiento es de varios meses y se aplica semanalmente a través de un casco especial.

Leer: ¿Por qué se cae más el pelo con el cambio de estación?

Tratamientos quirúrgicos

El trasplante de pelo con auto injertos es una técnica utilizada hace más de cuarenta años. Suele aprovecharse el cabello de la nuca del paciente (menos propensa a la caída).  Existen diferentes tipos:

Miniinjerto. Se trasplanta en cada injerto una pequeña porción de cuero cabelludo que contiene más de seis folículos pilosos.

Microinjerto. Se trasplantan en grupo, no más de cuatro folículos pilosos en cada injerto.

Unidad folicular. Se realiza a través de aplicación láser, que individualiza cada folículo piloso y lo trasplanta pelo a pelo, a la zona de alopecia.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie