Jengibre

Jengibre, el gran aliado de tu dieta

Las numerosas propiedades de esta raíz de origen asiático han hecho que su uso se haya popularizado en todo el mundo.

by Cristina Soria

Puede que el aspecto de la raíz de jengibre, pequeña y redondeada y de color marrón, no te resulte apetecible, pero posee muchísimas propiedades medicinales y culinarias que la hacen muy valiosa. Tiene un sabor fresco y picante que lo hace inconfundible, y es una muy buena fuente de potasio, vitamina C, magnesio, cobre y manganeso. Si aún no forma parte de tu alimentación, te conviene conocer todos los beneficios que te contamos a continuación, y las distintas formas de tomarlo:

Diurético y acelerador del metabolismo

El té de jengibre es un buen aliado para eliminar la retención de líquidos y la hinchazón que esta provoca ya que es un excelente diurético. Tiene, además, propiedades antiinflamatorias y es termogénico (aumenta la temperatura corporal y acelera el metabolismo). Sin duda, es un gran aliado para ayudarnos a mantener un peso saludable.

Leer: ‘Superalimentos’ para la operación bikini: el kale

Mejora  la circulación sanguínea

El jengibre contiene magnesio y zinc, que son claves para mejorar la circulación sanguínea. También posee propiedades que inhiben la acumulación del colesterol malo en el hígado. Además, te ayuda a prevenir posibles problemas cardiovasculares, ya que cuenta con propiedades que inhiben la acumulación del colesterol malo en el hígado.

Infusión de jengibreVER GALERÍA

Una mayor absorción de nutrientes

Provoca la estimulación de la secreción del estómago y las enzimas pancreáticas, y eso garantiza una mejor absorción de nutrientes esenciales en el organismo. Si tienes falta de apetito, prueba a masticar un poco de jengibre antes de las comidas y podrás estimularlo.

Leer: Alimentos para levantar el ánimo

Previene las gripes y resfriados

El jengibre cuenta con propiedades expectorantes, antitusivas, antiinflamatoria y antibióticas que ayudan a combatir los resfriados y gripes. Una taza de jengibre caliente puede ayudar a controlar la tos fuerte y eliminar la mucosidad bronquial. También es muy útil para prevenir y tratar la afonía.

Ayuda con la digestión

Se ha demostrado que en algunos casos favorece la secreción de los jugos digestivos, por lo que se reducen problemas como cólicos, diarreas, espasmos intestinales, gases e indigestión. Uno de los mayores beneficios en su capacidad para reducir las náuseas y los vómitos, por lo que es común recomendar su consumo a mujeres embarazadas.

Leer: Estos son los alimentos que te ayudarán a subir tu autoestima

Refuerza el sistema inmunitario

Al ser rico en nutrientes como potasio, niacina, fósforo y vitamina C, también ayuda a fortalecer el sistema inmunitario para combatir los virus y bacterias que pueden invadir nuestro cuerpo y afectar a nuestra salud.

Cómo tomarlo

Ya ves que el jengibre tiene numerosas propiedades pero, además, tienes distintas formas de tomarlo, según tus preferencias y para qué quieras usarlo:

  • Raíz cruda: la podemos rallar e incluir en recetas de todo tipo (sopas, ensaladas, sofritos, asados, etc.).
  • En polvo: se utiliza igual que la raíz rallada y se consume mucho de esta manera por lo fácil que es de conservar y lo cómodo que resulta su uso.
  • En infusión: es la forma más común de tomarlo. Añade un pequeño trozo de la raíz en láminas a una taza con agua hirviendo y deja reposar 3 o 4 minutos. Pasado ese tiempo añade una rodajita de limón, o miel si refieres endulzar.
  • En zumos: incorpora algo de ralladura a tus zumos y les añadirás ese toque fresco y ligeramente picante que posee el jengibre.
  • En aceite: se utiliza para dar masajes que mejoren la circulación sanguínea y problemas digestivos, en terapias con vapor para aliviar constipados, para aliviar dolores musculare, etc.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie