Las señales de que tu perro te quiere

Las señales que indican que tu perro te adora

El mejor amigo del hombre expresa su amor de variadas formas, mantente atento

by Gtresonline

Los perros son, ante todo, un miembro más de la familia. Una familia de 2, de 4 o de 8… el número no importa, es cuestión de sentimientos. Precisamente porque nuestra mascota es una parte importante de nuestra vida, debemos aprender a interpretar lo que nos quiere decir. Los canes, animales cercanos y protectores, también encuentran maneras de expresar su cariño hacia los dueños. Podría ser interesante conocer en profundidad las señales que indican si es o no feliz, y más concretamente, si está contento con su amo o, por el contrario, desea más atención. 

Salta de alegría

La que podría ser la conducta más obvia es también la más divertida. Si tu perro salta de alegría al verte es que eres una pieza importante en su vida. Esa emoción que quiere compartir es un indicador de una buena relación entre ambos.

Lame tus pies

Esta zona del cuerpo es la más propensa a sufrir las caricias de un can. Dichas muestras de afecto suelen venir en forma de lametazos, no solo en los pies sino por cualquier parte que roce. Aunque a algunos les disguste, es la manera más sincera que tienen de expresar amor.

Duerme contigo

El placer de una cama, una habitación aclimatada -ya sea por frío o calor- y un cuarto en silencio convence habitualmente a estos animales. Por ello, disfrutan cuando pueden descansar cerca de sus amos, con la comodidad que ello conlleva.

Se relaja sobre tu regazo

Aunque no esté dormido, estas mascotas buscan una excusa para recostarse sobre las piernas de quienes les cuidan. Se trata de un síntoma de bienestar y, si bien en ocasiones podrían parecer insistentes, su actitud demuestra un deseo real de estar a nuestro lado.

Quiere jugar contigo

Por muchos años que pasen, los cachorros que fueron siempre permanecerán en su interior. Esta podría ser la respuesta a las ganas de juguetear que tiene un perro, una actividad que crea un vínculo muy especial. Ya sea con pelotas, comida, nuestras propias manos u objetos de todo tipo, merece la pena vivir la experiencia.

Perros cariñososVER GALERÍA

Coge tus zapatos

El sentido del olfato, muy desarrollado en estos animales, los lleva a terminar cometiendo alguna travesura. La más común es robar prendas de la ropa, fundamentalmente cercanas a los pies, como calcetines y zapatos. ¡Cuidado con las babas!

Te persigue

Allá donde vaya uno siempre encuentra su escudero fiel. Los perros pueden llegar a convertirse en compañeros de vida y de batallas. Muchos de ellos persiguen a sus amos con intención de no perder detalle como si de un guardaespaldas se tratara.

Menea la cola

La cola puede ser considerada, con diferencia, como el medidor del estado de ánimo de nuestra mascota. Por ejemplo, en los momentos en los que nos ausentamos de casa, ya sea unos minutos o una temporada larga, algunos de ellos estarán esperando el regreso, en la puerta, y acabarán moviendo su cola cuando ocurra.

Le encanta que le saques de paseo

Si los humanos podemos encontrar un agradable placer en pasear o hacer deporte al aire libre, de igual forma sucede con estos animales. El buen tiempo, además, les invita a correr y a estar sanos.

Si estás triste, acude a apoyarte

Cualquier persona que tenga un mal día, llegará a casa agotada y, aunque suela buscar el consuelo en su entorno, en ocasiones, puede sentirse sola. Sin embargo, los canes saben cómo dar cariño, simplemente con su presencia, por ello se conocen como “compañero fiel”.

Bosteza cuando bostezas

El bostezo, ese movimiento involuntario tan contagioso, del mismo modo surte efecto en la expresión de un perro. Simplemente un gesto espontáneo que puede estar provocado por esa compatibilidad entre el amo y su cachorro

Cuando le hablas parece entenderte

La mirada llena de curiosidad que muchos de ellos utilizan puede hacernos pensar que están comprendiendo a la perfección lo que queremos decir. Ante una riña por un mal comportamiento o un premio por una buena acción, su rostro es capaz de expresar emociones que podrían creerse impensables en ellos.

Se alegra cuando vuelves a casa

Si se oyen ladridos de felicidad o pequeños golpes de patas en la puerta, antes de entrar en el hogar, se puede estar satisfecho. La relación de fidelidad entre un perro y su dueño puede llegar a ocupar un espacio muy valioso en el corazón.

Deja que le abraces

En el momento en el que la mascota se vuelva reacia a nuestros mimos debemos preocuparnos por la situación. El poder de un abrazo, si bien podría resultarles molesto en un principio, permite crear un clima cálido, un aura positiva entre los dos.

No se entristece cuando vas a trabajar

Al contrario de lo que podría pensarse al respecto, algunos perros no lloran cuando alguien de su familia sale durante un tiempo, frente a otros que presentan síntomas de estrés. Este hecho no supone que no quieran estar con ellos, sino que, al haber adquirido una rutina, podrían ser conscientes de que estas personas regresarán más tarde.

Más sobre: