Gimnasio

Razones para ir al gimnasio (y pasártelo bien)

No dejas de repetirte que deberías empezar a ir al gimnasio, pero nunca encuentras el momento. A lo mejor te faltan los siguientes motivos.

by Cristina Soria

Hay dos tipos de personas: las que no pueden vivir sin ir al gimnasio y lo consideran su segunda casa, y las que no encuentran la motivación suficiente para poner el pie en una sala de entrenamiento. Si perteneces a este último grupo, tranquila. Solo tienes que pensar en aquellas cosas que harán que el esfuerzo merezca la pena.

Sentirás alegría y bienestar

Así, como suena. Y es que está comprobado que la realización de ejercicio físico libera cantidades suficientes de endorfinas, responsables de la sensación de alegría y felicidad que experimentamos tras hacer deporte.

También producimos dopamina, que es la encargada de la sensación placentera que hace que queramos volver al gimnasio, llegando a convertirlo en “adictivo”.

Leer: La sentadilla definitiva para tu dolor de espalda

Escucharás música

Si decides entrenar por libre en la sala de máquinas, será sin duda el mejor momento del día para escuchar tus canciones favoritas y, de paso, descubrir nuevas playlist enfocadas a las sesiones de gimnasio. Las hay cañeras para tus sesiones de elíptica, o más relajantes para tus estiramientos finales. Sin lugar a dudas, una buen ocasión para ponerse musicalmente al día.

La ropa deportiva estiliza

Y no porque sea negra. Ahora puedes combinar todo tipo de colores hasta encontrar la opción que te hace sentir mejor.

Además, ya no es privilegio de las grandes marcas deportivas ofrecer ropa atractiva y de calidad. Casi todas las marcas de ropa low y mid cost cuentan con una sección deportiva que te hará sentir muy favorecida.

Leer: El último (y súper efectivo) ejercicio para tus glúteos

Tu ropa te sentará mejor

Y no es una cuestión de báscula. El peso puede variar por mil razones aunque hagas ejercicio diario. Pero donde empezarás a notar los resultados será en tu ropa, ya que perderás volumen y tonificarás musculatura, lo que hará que todo lo que te pongas te siente mucho mejor.

Adiós al dolor de cabeza

Está demostrado que el ejercicio regular moderado previene los dolores de cabeza e incluso las migrañas en aquellas personas propensas a padecerlas. Además, las endorfinas también funcionan como analgésico natural, dispuestas a aliviar esos pequeños dolores que a veces nos acompañan.

Calentamiento de gimnasioVER GALERÍA

Conocer gente

¿Por qué no ampliar tu círculo de amigos? Las clases colectivas son una gran oportunidad para conocer gente. De entrada, encontraros en una clase de zumba o pilates ya denota muchas cosas en común. Así que sonríe y déjate sorprender por esas personas que comparten contigo abdominales y sentadillas.

Leer: ¿Hipopresivos o Pilates? Mejor, una mezcla de ambos

Duerme mejor

Una buena sesión de gimnasio hará que generes serotonina, la hormona del sueño, en cantidades suficientes como para asegurarte un descanso placentero y reparador. Y pocas cosas nos ponen de tan buen humor como despertarnos tras haber dormido toda la noche como un lirón.

Mejora tu salud

La práctica continuada de ejercicio tiene como principal objetivo la mejora de nuestra condición física: mantiene e incrementa la densidad ósea, regula la presión arterial, mejora la movilidad de las articulaciones y reduce la fatiga.

Más sobre: