Cómo influyen los cambios de estación en nuestra salud física y mental

Cansancio, dificultad para concentrarse, una cierta apatía... Estos son los efectos de lo que se conoce con el nombre de astenia primaveral, unos síntomas banales y pasajeros que no se deben confundir con enfermedades como la depresión, la fibromialgia o la fatiga crónica.

Dr. Eduardo Junco


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

La prolongación de los días, el aumento de las horas de sol, la subida de las temperaturas, los cambios horarios y el diferente ritmo de vida son factores que influyen sobre nuestro organismo, que  necesita un tiempo para adaptarse. Hasta que esto se produce y corregimos los hábitos adquiridos durante el invierno podemos sentir una sensación de cansancio y fatiga, que suele venir acompañada de una falta de interés por el entorno, de una dificultad para concentrarse y de realizar trabajos o actividades mantenidas. Y son precisamente el conjunto de estos síntomas, que aparecen en algunas personas en esta época del año, lo que se conoce como astenia primaveral.

La astenia suele ser más frecuente en mujeres

La causa de esta situación no es bien conocida, pero se sospecha que su origen tiene mucho que ver con los cambios climatológicos y ambientales, que influyen sobre nuestro metabolismo. Suele ser, además, un tipo de trastorno que se da de manera más frecuente en mujeres y, muy especialmente, en mujeres jóvenes, porque cuanto más inmaduro es el organismo menos recursos tiene para adaptarse a los cambios ambientales.

Lee también: Cuáles son los síntomas de la astenia primaveral en los niños

Pautas para combatir el cansancio y el decaimiento

Conocer el síntoma y saber cuáles son sus causas es una gran ayuda para tratar la astenia. Llevar una vida ordenada, dormir el tiempo necesario, alimentarse correctamente con una dieta sana y equilibrada, administrar la energía y tomarse tiempo para las labores cotidianas, descansando por cortos periodos de tiempo nos ayudará a superar el cansancio y a vencer con facilidad la fatiga, que sabemos que es un síntoma temporal y transitorio.

¿La astenia primaveral está relacionada con otras enfermedades?

Hay que decir que el cansancio es una sensación individual y subjetiva, que muchas veces depende de nuestro estado de salud, del grado de estabilidad emocional o de nuestro equilibrio psíquico y biológico. 

Existen determinadas alteraciones como, por ejemplo, la depresión, la fatiga crónica o la fibromialgia que también cursan con manifestaciones de cansancio y fatiga, pero en ningún caso pueden ser confundidos con la astenia primaveral, una alteración que, como hemos comentado anteriormente, es totalmente banal y pasajera. A continuación, se enumeran algunos de los síntomas que caracterizan a cada uno de estos trastornos:

Depresión:
 

  • Tendencia a la tristeza
  • Sentimientos de desesperanza y culpabilidad
  • Llanto espontáneo incontrolado y baja autoestima.
     

Lee también: El tratamiento de la depresión, ¿cuestión de sexos?

Fatiga crónica:
 

  • Fatiga permanente y ante esfuerzos mínimos.
  • Dolor de cabeza.
  • Dificultad para recordar y concentrarse.
  • Dolores musculares y articulares.
  • Febrícula (fiebre).
  • Dificultad para dormir.
  • Sueño no reparador.
     

Fibromialgia:
 

  • Dolores generalizados.
  • Existencia de más de 10 puntos simétricos dolorosos.
  • Fatiga matutina.
  • Agotamiento vespertino.
  • Trastornos del sueño.
  • Tendencia a la depresión.

Lee también: Qué es la fibromialgia, síntomas y tratamientos

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie