naturopatia-ansiedad

5 remedios naturales para tratar la ansiedad

La naturopatía puede ser una opción para tratar los síntomas de determinados trastornos como la depresión y la ansiedad

by JULIA GIRÓN

Yoga, medicina ayurvédica, hierbas medicinales, mindfulness, hidroterapia… Cada vez son más los expertos que, desde el ámbito científico, abogan por una ‘nueva medicina’, que -sin renunciar a la tradicional- sí tenga en cuenta una visión más holística de la salud capaz de aunar alma, mente y cuerpo.

- Lee: Cómo puede ayudarte el yoga terapéutico

Uno de los defensores a ultranza de las terapias naturales es el reconocido doctor alemán Andreas Michalsen, miembro del Hospital universitario Charité de Berlín, y recientemente de paso en nuestro país para presentar su exitoso trabajo ‘Curar con la fuerza de la naturaleza’ (Editorial Planeta). “La medicina necesita, con más urgencia que nunca a la naturopatía. No se trata de dividir, sino de integrar y combinar, siempre sobre una base científica. Hoy en día la mayoría de los pacientes que acuden al médico es porque una o varias enfermedades crónicas están limitando considerablemente su calidad de vida. Es en ese punto donde la medicina convencional no tiene gran cosa que ofrecer, dado que descuida las relaciones holísticas. Sus expertos tratan, cada uno desde su perspectiva, multitud de aspectos concretos con medicamentos que en la mayoría de casos solo sirven para aliviar a corto plazo los síntomas, y a cambio de ello generan nuevos problemas a largo plazo: efectos secundarios, sobrediagnóstico, sobretratamiento…”, explica.

Es por ello que el experto apuesta por una medicina integrativa, es decir, que combine la naturopatía con la ‘medicina convencional’, para tratar algunas de estas enfermedades crónicas más comunes como la artrosis, la hipertensión o la ansiedad y la depresión. “En el caso de la depresión y la ansiedad el tratamiento más frecuente, junto con la psicoterapia, es la administración de fármacos, sobre todo los antidepresivos tricíclicos y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Desde luego, cuando se padece una depresión grave, es una suerte disponer de estos medicamentos. Sin embargo, cuando la depresión es leve se debería prestar atención a la naturopatía. Se trata de no contemplar el cuerpo y el alma como entidades separadas. Parece evidente que una alimentación sana, una cantidad suficiente de actividad física y la práctica de técnicas de reducción del estrés pueden influir en el estado de ánimo. De igual manera, hay terapias naturales como la acupuntura que también actúan contra la ansiedad”.

- Lee: Una mala alimentación, causa de depresión

Estos son algunos métodos muy eficaces que nos recomienda Michalsen para tratar sus síntomas (aunque, recuerda: nunca deberían sustituir una consulta médica):

  • Vivir la naturaleza, darse ‘baños de bosque’, practicar jardinería… Realizar actividades al aire libre y estar en contacto con la naturaleza tiene una eficacia demostrada contra la depresión. Por ejemplo, los ‘baños de bosque’ (caminar por el bosque) se han convertido en una terapia muy eficaz para reducir los niveles de estrés y, en algunos países como Japón los servicios de salud lo prescriben en sus tratamientos.   
  • Fototerapia con luz artificial o con sol. La terapia de luz blanca resulta muy eficaz, sobre todo en el caso de las depresiones estacionales, es decir, de los trastornos depresivos que suelen aparecer durante los oscuros meses de invierno. En ella se utilizan lámparas especiales, con un espectro de luz similar a la solar, y que se recomienda tomar treinta minutos al día. Y es que tomar el sol directamente (aunque no con demasiada frecuencia y siempre tomando las precauciones debidas) también mejora el estado de ánimo y puede ser una medida complementaria al tratamiento con fármacos.  
  • La terapia de Kneipp. Las diversas aplicaciones con agua activan el sistema nervioso vegetativo, dan fuerza y levantan el ánimo. Los chorros alternados, la aplicación de fajas y los baños completos pueden combinarse con el uso de extractos de plantas de efecto relajante (lavanda, melisa) o estimulante (romero, jengibre). Lee: Talasoterapia, el poder terapéutico del mar
  • La meditación y el entrenamiento de la atención plena. Muchos casos de depresiones leves, de síndrome de burnout o desgaste profesional y otros cuadros de agotamiento son la consecuencia de un estrés mantenido en el tiempo. La práctica de meditación puede ayudar a recobrar fuerzas y abordar de un modo diferente el estrés provocado por nuestro estilo de vida. Lee: 3 ejercicios de 'mindfulness' para alejar el estrés
  • Terapia de aplicación de calor y la hipertemia. Una sola sesión sistémica de sobrecalentamiento mediante un equipo de hipertemia mejora el estado de ánimo durante dos semanas aproximadamente. Si no tienes posibilidad de someterte a esa terapia, acude regularmente a la sauna.  

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie