Decoración exterior

De este verano no pasa: pon una piscina desmontable en el jardín

Su principal ventaja es que no necesita apenas obras para instalarse. Se coloca sobre el suelo bien nivelado y está lista para disfrutar.

Se han disparado las búsquedas y las ventas relacionadas con este tipo de piscinas para el jardín, patio, incluso, terraza. Se trata de modelos desmontables que te permitirán darte un baño este mismo verano. Su principal característica: no requieren apenas obras -algunas las puedes montar tú mismo- por lo que las tendrás listas para usar en tiempo récord ya que se colocan directamente sobre el suelo de tu espacio exterior. Te damos las claves para elegir el modelo más adecuado dentro de estas piscinas.

Piscinas desmontables: tipos

Podríamos decir que son piscinas de quita y pon, aunque algunos diseños más que otros. En cuanto descubras los tipos que hay entenderás el motivo por el que decimos esto. La mayoría de estas piscinas se instalan directamente sobre el suelo aunque según el modelo se pueden semienterrar.

Todas estas piscinas están disponibles en varios tamaños, formas y precios, lo que hace que puedas escoger según las dimensiones de tu espacio exterior y el presupuesto que tengas. Escoger un tipo de piscina desmontable u otro, es decir, de un material o forma determinados, es cuestión de si la piscina permanecerá montada todo el año o quieres recogerla y guardarla al acabar el verano.

-Piscinas desmontables de plástico o PVC

Dentro de este grupo hay dos tipos: las piscinas hinchables convencionales, que son económicas (desde 75€ modelos en los que entran 4 personas) pero poco resistentes; y las tubulares (280€ un modelo para 5-6 personas), que cuentan con una estructura vista de aluminio y una lona que "soporta" el agua, más resistente que el plástico de las anteriores.

Es recomendable recoger ambos tipos de piscinas hinchables cuando acaba el verano. Se guardan fácilmente en relativo poco espacio. En el caso de las tubulares, puedes crear una estructura vista alrededor con madera o tarima sintética que oculte la estructura. Eso sí, diséñala de manera que puedas recoger la piscina.

Leer: ¿Cuál es tu estilo de piscina?

- Piscinas desmontables de acero

Están compuestas por una estructura metálica y sobre ella se fija el liner o lona. Esa estructura rígida  y robusta se puede revestir de materiales que la hacen más estética como la madera, piedra, ratán o composite. Son duraderas por lo que no hace falta desmontarlas, aunque podrías hacerlo para llevártelas a otro sitio.

Leer: Cómo cuidar el jardín y la piscina en otoño, para poder disfrutarlos todo el año

- Piscinas desmontables de madera

Es un tipo de piscina de características muy similares a la piscina de acero pero está revestida de madera específica para aguantar al aire libre, que suele ser madera con tratamiento en autoclave -que se puede pintar-, la variedad nórdica del pino o madera tropical. No hace falta desmontarlas al terminar el verano. Basta con cubrirlas con una lona específica.

- Piscinas desmontables de hormigón

Las más resistentes de esta lista. Están integradas por piezas de hormigón que se ensamblan y se revisten con un liner a medida.

Leer: Todo lo que necesitas saber para tener una piscina perfecta, cristalina y bien equipada

- Piscinas desmontables semienterradas

Son un tipo de piscina o minipiscina modular. Este tipo es muy adecuado para una terraza, por ejemplo. Concretamente este modelo de Laghetto by AstralPool de Fluidra incorpora hidromasaje, es completamente personalizable y está disponibles en varios tamaños. Los paneles de la piscina están hechos de ratán sintético tejido. El interior también se puede elegir en varias tonalidades. Aquí la vemos con una zona de tumbona con cojines en tejido náutico.

¿Dónde colocar una piscina desmontable?

Las piscinas desmontables deben colcocarse sobre una superficie nivelada y lisa. Esto implica que el suelo sea compacto y si no lo es habrá que realizar una base sólida de cemento u hormigón. Por lo general, tanto las piscinas de plástico como las de acero se sitúan sobre un tapiz protector que ocupa toda la base del modelo elegido y sobresale por los laterales unos 50 cm. Es recomendable que la piscina se ubique en el jardín, patio o terraza en un lugar que garantice que recibirá el mayor número de horas de sol posible; y que al mismo tiempo quede resguardada del viento.

Leer: Una casa familiar, moderna y con piscina. ¡No se puede pedir más!

¿Puedo colocar una piscina desmontable en una terraza?

Cuando la piscina se ubica en un patio o jardín a ras de suelo no hay problema en el peso extra que “suma” la piscina (salvo que el patio o jardín se encuentre sobre un garaje). Pero en el caso de las terrazas debes asegurarte de que la estructura soporte la carga. Ante la demanda de esta solución para refrescarse este verano a nivel particular, muchas comunidades de vecinos están enviando una circular para informar acerca del peso específico que soportan las terrazas correspondientes. Para calcular, 1 litro de agua pesa 1 kilo y 1 metro cúbico son 1.000 litros. El peso sería de 3.534 kilos  que repartidos en la superficie de una piscina  de  3 metros de diámetro serían 500 kg/m2. Es recomendable consultar con expertos la sobrecarga que soporta una terraza, es decir, solicitar un estudio previo. Y siempre es recomendable contratar un seguro de responsabilidad civil para estar cubiertos en caso de accidentes ya que, si se pincha o revienta, el agua descontrolada puede causar daños.

¿Qué más debes saber para instalar una piscina desmontable?

Que las piscinas desmontables llevan un sistema de filtrado, denominado skimmer, que precisa de conexión a una toma eléctrica por lo que tendrá que haber una cerca. También necesita una toma de agua y un desagüe.

Que según el tamaño de tu espacio exterior podrás escoger una piscina más o menos grande (donde entran más personas bañándose al mismo tiempo o menos), pero calcula que alrededor de la piscina -independientemente de su forma- deben quedar 1,5 m de espacio hasta paredes u otros elementos estructurales.

No olvides, aunque parezca obvio, que el tamaño de la piscina desmontable también está relacionado con la capacidad de la piscina –medida en metros cúbicos-, es decir, la cantidad de agua que se necesita para llenarla.

Que toda piscina de este tipo necesita de una depuradora para mantener el agua en perfecto estado. Las hay de arena o de cartucho. La primera tiene una  calidad de filtrado mayor que la segunda, que es más económica. Cuando vayas a comprar tu piscina desmontable fíjate si incluye en el precio depuradora. También  necesitarás otros accesorios como limpiafondos, cloradores salinos, escalera, lona o cobertor térmico o liner de repuesto.

Leer: Reglas para tener (y mantener) una piscina perfecta

El uso de piscinas ante la COVID-19

Las principales conclusiones de diversos estudios científicos indican que un correcto tratamiento del agua de la piscina garantiza la ausencia del virus. Tanto el cloro como la electrólisis de sal usan el ácido hipocloroso para la desinfección. Este es capaz de eliminar no solo virus de la familia COVID-19, sino otros virus y bacterias. David Tapias, director de I+D de Fluidra, explica que “aunque nos enfrentamos a un virus nuevo, los estudios indican que el agua de las piscinas será un entorno seguro siempre y cuando se aplique el tratamiento de desinfección adecuado que además es el mismo que se ha recomendado siempre”.

Más sobre

Read more