INSPIRACIÓN 'DECO'

Cabeceros: el otro lado de la cama

Diseños que acaparan el protagonismo de los dormitorios, reivindicando su capacidad para crear espacios íntimos, confortables y llenos de atractivo. La cama no es sólo el colchón.

Ninguneados a la hora de montar las habitaciones, los nuevos modelos reclaman su capacidad para crear dormitorios estéticamente bellos, con grandes dosis de funcionalidad y diseñados a imagen y semejanza de sus moradores. Vienen empujando fuerte, dispuestos a recuperar su protagonismo en los dormitorios.

Lee: Marisa Gallo: “Diferenciar la pared del cabecero es fundamental en un dormitorio”

Lee: Melania Rebull: “Si no quieres poner cabecero, existen infinitas combinaciones: fotos asimétricas, una puerta en horizontal…”

Secundarios de lujo

Aunque las tendencias les han relegado a un segundo plano e, incluso, les han eliminado de un plumazo, lo cierto es que poseen un papel fundamental y tienen mucho que ofrecer en el diseño y decoración de un espacio. Cambia el cabecero de tu dormitorio y habrás renovado la imagen del ambiente más íntimo de la vivienda sin tocar el resto de componentes, ni siquiera la ropa de cama.

Los nuevos cabecerosVER GALERÍA

Al servicio de la decoración

Su papel decorativo es fundamental, ya que se adapta tanto al estilo de la habitación como a los gustos de su inquilino. Los hay clásicos, modernos, ‘retro’, rústicos… Y todos ellos cuentan con un gran potencial y un atractivo especial. De obra, ‘pintados’ en la pared o modelos en madera, tela o hierro. Pueden ir a juego con la parte de los pies, formar una estructura única o ser un elemento independiente del resto de la cama. No importa, siguen siendo aliados de la decoración y del confort. Hay modelos que se ajustan al ancho del colchón; otros que sobresalen unos centímetros (20-40) a ambos lados; y otros que abarcan todo el plano de la pared y se convierten en una pieza con entidad propia, robando el protagonismo al resto de elementos. Su poder está en el toque mágico que poseen.

Los nuevos cabecerosVER GALERÍA

Madera: un clásico con mil caras

Pintada, al natural, envejecida… Los cabeceros de madera son un clásico, que se integran sin problema en distintos estilos decorativos: ponen la nota más romántica en dormitorios ‘folk’; encajan en decoraciones nórdicas; otorgan carácter a atmósferas ‘retro’ o frescura a interiores rústicos. Además, los nuevos cabeceros pueden ser muchas cosas a la vez, sin renunciar a su belleza interior. Reinterpreta los diseños y exprime su potencia. Algunos son prácticas repisas, otros albergan en su interior cajones o compartimentos secretos. También pueden elevar su altura y actuar como biombos o ser a la vez cabecero, mesilla o cómoda.

Lee: Dormitorios con mucho 'charme'

Los nuevos cabecerosVER GALERÍA

Opciones ornamentales

Di adiós a lo sencillo, hoy por hoy no tiene nada que hacer. Las camas actuales tienen mucho poder visual, en detrimento del minimalismo imperante en otras estancias de la casa. Los nuevos o renovados cabeceros adoran las formas clásicas, los tamaños XL y las florituras decorativas. El hierro, normalmente pintado de blanco, se convierte en una buena opción. Los dorados recuperan el esplendor y ponen una pincelada de ‘glamour’ y lujo.

Los nuevos cabecerosVER GALERÍA

Pero el triunfo, sin duda, se lo llevan los cabeceros tapizados. Tradicionales –véase el capitoné– o modernos en terciopelos o algodones, suben enteros en un dormitorio que busca la calidez a través de la cama y sus componentes principales, para irse a dormir, siempre, en buena compañía.

Más sobre

Read more